Foto: AFPInfluenciado por los horrores del paraguayo Carlos Amarilla, Boca dejó en el camino a Corinthians y se cobró la revancha de la final de 2012. A los ‘Xeneixes’, a punta de linaje, les bastó igualar 1-1 en el Pacaembú para instalarse en cuartos de la Libertadores.

 

El capo: El capitán frío

Si bien no pudo aguantar el rigor del partido por lo que se fue cambiado a los 67’, Juan Román Riquelme fue vital para Boca Juniors al manejar el trámite del cotejo en el primer tiempo pues se encargó de administrar el balón en el campo rival y se lució con un golazo que desconcertó a Corinthians. Una mención para Walter Erviti, quien fue el jugador todoterreno que se encargó de anular a Paulinho y alejó el peligro de su área en la medida que le fue posible.

La clave: La inocencia de Tité

Romarinho fue víctima del mal arbitraje del paraguayo Carlos Amarilla cuando un gol suyo fue anulado por un inexistente fuera de juego (Foto: AFP)Ambas escuadras saltaron al campo de juego con un esquema 4-2-3-1. Tité pensó que Boca Juniors saldría a proponer como en Argentina cuando lo lógico era que se repliegue atrás y apelara al contragolpe dada la ventaja conseguida en la ida. Bianchi envió a Riquelme como enlace respaldado por Sánchez Miño y Erviti que se encargaron de tapar la salida de los laterales Alessandro y Fábio Santos. Por ello, Tité replanteó para el segundo tiempo y cambió su formación por un 4-cuadrado-2 en el que Pato fue ubicado como segundo delantero para que acompañe a Guerrero. Lamentablemente, el ex delantero de AC Milan tuvo una jugada desafortunada y no fue la solución esperada.

La joyita: No hay bien que por mal no venga

No es un error en la redacción de esta frase célebre pues a los 25’, Juan Román Riquelme anotó un golazo tras recibir un pase de Cristian Erbes: el cerebral volante se perfiló por la banda derecha y, sin levantar la cabeza, envió un remate elevado que colgó a un descolocado Cássio. Sin embargo, la jugada nació a partir de un horror del primer juez asistente Rodney Aquino que cobró un fuera de juego totalmente inexistente a Romarinho, quien había anotado un gol para Corinthians. 

La calamidad: Reloj malogrado

Remate o centro, lo cierto es que Juan Román Riquelme sorprendió a todos con un fuerte remate que colgó al arquero Cássio del Corinthians (Foto: AFP)Si hay un jugador que estuvo irreconocible en el campo de juego, ese fue Cássio. El portero de Corinthians -que fue figura en el último Mundial de Clubes- transmitió demasiado nerviosismo durante el cotejo y tuvo un error en el segundo tiempo que pudo traer abajo a su equipo, al dejar un rebote que no supo aprovechar Blandi. Otro jugador que estuvo por debajo de su nivel fue Romarinho, quien sólo apareció en la jugada que fue mal sancionada por Aquino. Por ello, fue reemplazado por Pato en el entretiempo.

El tapadón: San Agustín

A los 59’, Paulinho recibió un centro de Fábio Santos en el área chica de Boca Juniors. El volante definió con el pecho y, cuando parecía que llegaba el segundo gol local, el portero Agustín Orión se estiró y logró desviar la pelota al tiro de esquina.

El blooper: ¿El cóndor? No, Pato

Paolo Guerrero tuvo un opaco partido al recibir pocos balones en función ofensiva, además de ser absorbido por la pegajosa marca de Boca (Foto: AFP)A los 75’, Edenilson desbordó por la banda izquierda y envió un centro al área visitante. Alexandre Pato se sacó la marca de Matías Caruzzo y con una hábil finta eludió al portero Orión. Sin embargo, cuando estaba solo frente al arco, Pato no pudo añadir el balón con la pierna izquierda y la jugada terminó con un saque de meta para Boca Juniors.

El debut: Un ‘pibe’ al ruedo

En un partido tan caliente y con un Corinthians que atacaba con desesperación al tratar de conseguir la ventaja que le permitiera seguir con vida, Carlos Bianchi decidió el ingreso de Nahuel Zárate, quien marcó su debut a nivel internacional. El jugador de 20 años entró a los 84’ por Nicolás Blandi y se encargó de apoyar a Walter Erviti en las labores de marca en el campo visitante.

Kazuki Ito: ¿Hasta cuándo Amarilla?

La actuación del paraguayo Carlos Amarilla y, en general, de la cuarteta arbitral fue desastrosa. En el primer tiempo, a los 10’, Amarilla no cobró un penal por una mano clarísima de Leandro Marín que, además, hubiera significado la segunda amonestación para el mencionado jugador. Por su parte, a los 24’, el primer árbitro asistente Rodney Aquino cometió un horror al sancionar un fuera de juego inexistente en la jugada que culminó con un gol de Romarinho. Lamentablemente para los intereses brasileños, la jugada prosiguió y Riquelme estableció el 0-1 para Boca Juniors.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (1)add
...
escrito por Arnaldo , mayo 16, 2013
Partido tipico de copa libertadores. Tenso, luchado en cada centimetro del terreno, pero lamentable la actuación del arbitro. Ya muchos clubes y seleccionadoa han cuestionado (y con base y fundamento) de la falta de calidad y profesionalismo de amarilla, un arbitro que pese a ello viene siendo programado para partidos trascendentes, como el de anoche. Una mano clarisima e intencional, y dos fuera de juegos que anularon goles del timon, mas la ineficacia mostrada por los delanteros albos, fueron el corolario de la eliminación del vigente campeon del torneo.

Si no fuera la vergonzosa y hasta sospechosa actuacion de la terna arbitral, este triunfo seria inobjetbale, pues aunque el Corinthians dominó mas y tuvo mas la pelota, el efectivo y el que se defendió bien fue el Boca. Esos que pregonan que el que gana debe jugar bonito y agradar a la tribuna, mejor que se dediquen a ver los supercampeones y mirarse la cara, pues ahi seguramente belleza y perfección van encontrar

Saludos
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy