Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa Copa Perú conoció este viernes 2, tras exactamente 40 días de espera, el fallo que esperaba para seguir su curso normal en Lima, en el que se venían jugando los cuartos de final de la Etapa Departamental con una llave de menos. ¿Qué lecciones puede sacarse del caso entre Paz Soldán de Aucallama y Laure Sur de Chancay?
    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

En medio de la euforia deportiva de las semanas que vieron a la selección peruana consagrarse subcampeona de la Copa América y al país erigirse como un notable anfitrión de los Juegos Panamericanos, la Copa Perú siguió su curso de manera normal salvo en un caso puntual. En la Etapa Departamental de Lima, el torneo empezó a jugarse de manera incompleta, pues el campeón provincial de Huaral, el Deportivo Paz Soldán de Aucallama, no pudo ingresar a competición por un largo entuerto normativo en el que se vio envuelto por un reclamo del Defensor Laure Sur. Con el certamen a punto de llegar a semifinales y dos clubes que no tenían que ver con el tema -Alianza San Mateo y Walter Ormeño- colateralmente perjudicados, se ha dado un fallo definitivo cuyas implicancias acá se explican.

¿Qué sucedió?

El 23 de junio, Paz Soldán derrotó a Laure Sur por 0-2 en el Rómulo Shaw Cisneros de Chancay, por la ida de las semifinales de la Etapa Provincial de Lima. En ese encuentro, el equipo de Aucallama consignó en lista a siete futbolistas que habían pasado por el proceso de recalificación de profesionales a amateurs: Gonzalo Arellano, Bryan Guerrero, Jack Safra, Kelvin Sánchez, Guillermo Vernal, Alexander Villanueva y Walter Yesán. Las Bases de la Copa Perú, sin embargo, impiden que un equipo emplee hasta seis jugadores recalificados.

¿Cómo se desenvolvieron los reclamos?

- Laure Sur presentó un reclamo inmediato que el 25 de junio, solo dos días después del partido, fue declarado improcedente por la Liga Provincial de Huaral por interpretarse que lo que las bases de la Copa Perú señalan es que un equipo no puede emplear a más de seis jugadores recalificados. Y en el partido en cuestión, de los siete futbolistas recalificados en lista, solo habían ingresado al campo cinco.

Paz Soldán - Laure Sur, el partido con polémica en Huaral. (Foto: Aucallama Deporte) 

- El 5 de julio, la Comisión de Justicia de la Liga Departamental de Lima expidió una resolución que revocó la resolución anterior. En ella adjuntó tres consideraciones jurídicas por las cuales fundamentaba su decisión de dar a Laure Sur como ganador del partido de ida con marcador de 3-0. Como en el partido de vuelta -jugado el 26 de junio- Paz Soldán le había ganado solo 1-0 a Laure Sur, la llave pasaba a manos del equipo chancayano, aun cuando el equipo de Aucallama ya había incluso jugado y ganado la final provincial ante Credicoop Huaral, el otro clasificado a la Etapa Departamental.

- El 11 de julio, la propia Comisión de Justicia de la Liga Departamental de Lima declaró improcedente un recurso de nulidad presentado por Paz Soldán, que se basaba en la extemporaneidad del reclamo de Laure Sur y en el hecho de no haber sido notificado oficialmente.

- Finalmente, luego de tres semanas de incertidumbre, este 2 de agosto la Comisión de Apelación de la FPF decidió aceptar la solicitud de apelación de Paz Soldán y ordenó a la Comisión de Justicia de la Liga Departamental de Lima revertir su fallo original. La razón en la cual funda su fallo es que se habría incurrido en vicios jurídicos al no respetar el ámbito jurisdiccional de la Liga Provincial de Huaral por no notificarla del fallo, así como no se notificó a Paz Soldán para que ejerciera su defensa.

Más allá del enredo normativo, ¿qué problema operativo desató este caso?

El 13 de julio, Hender Morales y Juventud Huaripache rompieron los fuegos de la Etapa Departamental de Lima. (Foto: Sergio Ayala / DeChalaca.com) 

Que la Etapa Departamental de Lima debía iniciarse el 7 de julio. Y como este caso no estaba resuelto y además ese día la selección peruana debía jugar la final de la Copa América, se resolvió postergar el comienzo al 14 de julio. Pero como seguía sin haber un fallo definitivo, tuvo que comenzarse a jugar el certamen con solo catorce de dieciséis equipos, por lo cual la fase de octavos de final no tuvo ocho llaves sino siete; y luego los cuartos de final, que este fin de semana disputan sus partidos de vuelta, solo han tenido tres llaves de cuatro.

¿Qué solución se planteará al calendario?

Este fin de semana, se juegan no solo tres llaves de vuelta de cuartos de final; también se jugará la ida de los octavos entre Alianza San Mateo y Paz Soldán. El reto pasará por equilibrar el calendario, ya que el 25 de agosto tiene que estar resuelto el torneo con los dos clasificados de Lima a la Etapa Nacional.

Así, por lo pronto, la vuelta en Chancay entre Paz Soldán y Alianza San Mateo se jugará el miércoles 7 de agosto. El que resulte ganador de la llave deberá enfrentar en cuartos de final a Walter Ormeño, en partidos que deberán jugarse el domingo 11 y el miércoles 14 de agosto. Lo que se ha señalado extraoficialmente, y que resulta sensato para no alterar más el torneo, es que ese domingo 11 no se jugará la ida de las semifinales, para así sincronizar el calendario a partir del fin de semana del 18 de agosto con la disputa de las dos semifinales, cuyos cotejos de vuelta tendrían que ser el miércoles 21 para llegar a la final provincial a partido único el domingo 25.

¿Qué reflexiones deja este caso?

Desde 2015, año en que campeonó Defensor La Bocana, la Copa Perú ha pasado por un proceso de ordenamiento y calendarización más estricta. (Foto: archivo DeChalaca.com) 

Aun en medio de sus múltiples taras, para nadie que la sigue es un secreto que la Copa Perú ha atravesado por interesantes procesos de ordenamiento y mejor calendarización desde que en 2015 adoptó un nuevo sistema de disputa. Asimismo, la incorporación en el mismo periodo de fallos de oficio ante incumplimientos flagrantes del reglamento como, por ejemplo, la insuficiencia de Sub-20 en una alineación, ha agilizado sobremanera la competición, al suprimir la gestación de reclamos innecesarios.

En Lima, en particular, este 2019 se había seguido un escrupuloso respeto de los calendarios. Las Ligas Distritales se ordenaron para cumplir todas con tener a sus representados al Interligas definidos con suma antelación; y en el caso de Lima Metropolitana, la Liga Provincial incluso innovó el sistema de disputa del Interligas para hacerlo más interesante y sobre todo ágil. Por tanto, no es justo que un caso de demora como el suscitado en Huaral empañe el esfuerzo de todas las demás Ligas Provinciales por presentar un certamen más ordenado y creíble.

De esto se desprenden dos lecciones. La primera, que quizá sea a futuro evaluable introducir una norma en bases de Copa Perú que impida que una Etapa cualquiera, como la Provincial o la Departamental, comience sin los equipos completos. O en todo caso, establecer que si una Liga Distrital, Provincial o Departamental demoró en definir a su representante, exista un día límite según calendario al cabo del cual, lamentablemente, esa Liga pierde el derecho de envío del representante en cuestión y el equipo que deba enfrentársele en la Etapa siguiente es declarado automáticamente ganador.

DIM fue campeón del último Interligas, pero a la semana siguiente ya estaba jugando la Departamental de Lima. ¿No sería mejor que pudiera disfrutar de su título por un periodo más prolongado? (Foto: Sergio Ayala / DeChalaca.com)

La segunda, más de fondo, es que todo esto tiene riesgo de seguir ocurriendo mientras la Copa Perú se siga disputando de manera tan atolondrada y apretujada. Si las Etapas duraran un año o al menos un semestre, no solo se tendría un mucho mejor producto que vender y exponer, sino que además se lograría tanto que los clubes disfruten más de sus rótulos de campeones distritales, provinciales o departamentales -que hoy caducan a la semana siguiente, cuando empieza su participación en la siguiente fase- sino que lleguen mejor preparados a sus siguientes retos.

Con un sistema que, por ejemplo, disputare en un año calendario la Distrital y la Provincial y, en el año siguiente, la Departamental y la Nacional, los clubes sincerarían sus objetivos y estarían en mejores condiciones de prepararse deportiva y económicamente. Además, se evitaría que advenedizos que buscan generar experiencias golondrinas de corto plazo se inserten al sistema con clubes efímeros que mueren apenas el interés del momento caduca. Es una idea que cada vez cobra más fuerza y es necesario respaldar.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Aucallama Deporte; Sergio Ayala / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy