Foto: José Salcedo / DeChalaca.comAurich guapeó en Matute y consiguió uno de los resultados más importantes de su historia. A Alianza le quedó el sinsabor de una cadena de momentos adversos que lo deja mal parado para el tercer y definitivo partido.

 

ENTRE LA CONFIANZA Y LA DESCONFIANZA. Para muchos rostros cariacontecidos este domingo en Matute, Alianza Lima había sido presa de su apuesta por el juego rácano y ratonero. Uno que maniató durante casi 55 minutos a Aurich y que permitió ver durante buena parte del partido de vuelta una réplica de lo que había sido el trámite de la ida en Chiclayo. Se reclamaba que el cuadro íntimo debió ir al frente y plantear un partido ofensivo y ambicioso, por estar en casa. No obstante, para muchos a la vez Alianza había sido presa de su propio exceso de confianza, ese que acaso lo empujó a autorizar a un hincha pedirle matrimonio a su novia vía la pantalla electrónica de Matute. ¿Adecuado cuando quedaban 45 minutos por jugarse? Quedará en la anécdota, tanto como el handicap que los íntimos tenían antes de saltar al campo de Matute y que ahora perdieron con claridad más allá de cuánto se hayan confiado -o desconfiado de sí mismos-.

BAZÁN, PUNTO DE QUIEBRE. En Chiclayo, Jorge Bazán fue protagonista fundamental con un gol que en el momento equivalió a medio campeonato para Alianza. Ahora, en Matute, volvió a quebrar el partido -y casi a alguno que otro rival- con su innecesaria doble plancha que acabó granjeándole dos amarillas y la consecuente roja, bien mostrada por el árbitro Carrillo. Con la expulsión del '15' íntimo, la final de vuelta comenzó a cambiar: la intensidad se adueñó del partido y lo que era una invitación al cero cambió de cariz por completo.

SUMA DE MOMENTOS. La verdad es que desde ese momento, la sucesión de circunstancias decisivas se tiñó de color rojo. El gol anulado a Fernández, el gol de Zúñiga, la tijera de Viza, la roja a Montaño. En cada momento en que el partido pudo quebrarse, fue haciéndolo de forma de inclinar la balanza a favor de los de Umaña. Especialmente capital fue el gol anulado a Fernández, por una descarada mano que el delantero tuvo el cuajo de reclamar -y luego la hombría para disculparse por ello vía Twitter-: lo había celebrado todo el estadio y para el propio 'Zlatan' era un envión anímico del cual lo bajó la oportuna advertencia de Manuel Garay desde su posición de cuarto árbitro. Fue tal la sucesión de golpes que Alianza ni siquiera tuvo el nervio suficiente para capitalizar a su favor las expulsiones de Zúñiga y Rojas.

EL FACTOR CICILIANO. La gran figura del campo fue excluyente. Si en Chiclayo su ingreso en el segundo tiempo se caía de maduro por la desconexión que tenían entre sí las dos líneas del mediocampo aurichista, en Matute lo de Ricardo Ciciliano pasaba, de cara al complemento, por algo aun más trascendente en la historia de esta final: sumar jerarquía. Con el colombiano, el 'Ciclón' tiene otro peso en el medio. Administra pelota y reparte de manera ducha e inteligente. Gracias a su concurso, Cueto pudo pegarse a la banda que conoce -la izquierda-, Merino logró emerger y sacarse todo el peso creativo de encima y, sobre todo, la ausencia de Chiroque pasó de ser capital a prácticamente no sentirse. Para este Aurich que está al borde de hacer historia, Ciciliano es un crack en todo el sentido del término y si no juega los 90' ello debe ser únicamente atribuible a temas de arresto físico.

EXPULSIÓN BISAGRA. Fue tan decisivo Ciciliano que incluso su maña -esa que hace ganar finales- provocó la expulsión de su compatriota Johnnier Montaño, por un manotazo alevoso e el que acaso el '20' íntimo cayó en la provocación del '10' del 'Ciclón'. Como fuere, si líneas arriba se decía que un gol como el de Bazán en Chiclayo es de esas circunstancias que definen a favor finales, también cabe decir que una roja a un jugador como Montaño que no tiene reemplazo en el Alianza de hoy es de esas circunstancias que comienzan a hacer perder finales. Está dicho: mientras Aurich no sintió la ausencia de Chiroque y posiblemente no la sienta el miércoles en el Nacional, a nadie se sorprende si se afirma que hoy en día Montaño no tiene sustituto aparente en un Alianza que depende en enorme medida de con qué pie se despierte Johnnier por la mañana. Por eso, queda claro quién parte con ventaja el miércoles.

Foto: José Salcedo / DeChalaca.com

Comentarios (5)add
...
escrito por Carlos , diciembre 12, 2011
Buen análisis.

Sin embargo, no creo que haya razón para incluir la pedida de mano del hincha aliancista en su análisis. Una cosa no va con la otra. ¿En qué otro momento iba a hacer eso el hincha? ¿Al final del partido cuando ya todos se han ido?

De verdad no me parece nada serio incluir ese acontecimiento en el análisis de la final.
...
escrito por david ucv , diciembre 12, 2011
alianza lo tenia todo: jugaba d local, tenia ventaja, pero hasta ahora no entiendo como es posible q se esten alistando pal tercer partido. bien x aurich q se jugo un partidazo, a ver como sale el tercer partido con todas las bajas.
...
escrito por martin , diciembre 12, 2011
el que pidió matrimonio en el descanso es el salado del año, sin duda. no creo haber sido el único al que en ese momento se le cruzó la idea de qué pasaba si al final alianza perdía hahaha. aparte, no es la primera vez que en la victoria celebran antes de tiempo, el 2001 hicieron lo mismo en el apertura cuando los dirigía autuori, en la semana previa anticiparon que iban a dar la vuelta en el callao y al final se fueron con un 3-0 en contra luego del partidazo que se mandaron ese día kukin y tempone.

...
escrito por Leo , diciembre 12, 2011
A mi parecer la pedida de matrimonio esta bien incluida en el análisis de dechalaca, si bien no fue un acto directamente influyente "dentro del campo de juego" como lo es un gol, un cobro arbitral, una jugada polémica, etc, si fue un signo de confianza por parte de la dirigencia del Alianza respecto a este partido luego del buen resultado que consiguieron en Chiclayo. He visto por tv que pedidas de mano u otros shows de este estilo se realizan contadas veces en Europa, pero, en partidos amistosos, no recuerdo en alguno oficial y especialmente en donde se juega tanto como un título.
...
escrito por the power metal , diciembre 13, 2011
no se de que hablan cuando dicen que alianza se confio,acuerdense que son profesionales, alianza sabia la importancia y logico que la tenia mas facil ya que con el empate era campeon, aurich gano porque jugo mejor o porque asi es el futbol, de oportunidades, no digan que alianza se confio o que aurich saco la disque garra, ni lo uno ni lo otro, todos los equipos salen a ganar, porque aurich no jugo asi en chiclayo o porque alianza no jugo asi como en chiclayo, es simplemente futbol, ni alianza fue mu superior a aurich en el partido de ida ni aurich fue mucho mas que alianza en el partido de vuelta....a ver que pasa en la final.....
pd:por ahi se puede entender por conafiarse de un rsultado de ida cuando vas a jugar el partido de vuelta con 5 goles de diferencia y se juega a goles y no a puntos.......aprovecho para recomendar que los proximos play off deberian de jugarse a goles como en la libertadores o la sudamericana
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy