Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comAsí como su padre Mifflin, aunque con menor trascendencia, Aldhair Bermúdez tiene recorrido por el fútbol del centro del país. El volante de Sport La Vid y su progenitor (ahora en Sport La Vid) han coincidido no pocas veces en varios equipos de la región.

En un artículo publicado hace algunas semanas se habló de la recurrente presencia de Mifflin Bermúdez en los banquillos de equipos del centro en instancias decisivas de la Copa Perú. Pues bien, hoy es el turno del hijo, quien ha ido desarrollando su carrera casi siempre bajo las órdenes de su progenitor.

Aldhair Edshon Bermúdez Rosales (7 de abril de 1993) es, como su padre, un rostro recurrente en las canchas del centro del país. El otrora volante de Unión Minas y La Loretana y su vástago han coincidido no pocas veces en un mismo plantel: En 2009 iniciaron la temporada en León de Huánuco, pero ni uno ni otro terminaron la temporada en tienda crema (y por ende tampoco festejaron el título). Al año siguiente pasaron al Pianto FBC de Huancayo, equipo que se quedó a un tris de llegar a la Regional y en 2011 llegaron con Alianza Universidad hasta las semifinales de la Copa Perú.

En 2012 ambos tuvieron su primera experiencia profesional: Mifflin se mantuvo en el banquillo del clásico rival de León durante toda la temporada (Segunda) y su hijo participó en ocho partidos (anotó un gol ante Coopsol). El inicio del año siguiente no fue nada bueno para los Bermúdez: El huanuqueño asumió en un Sport Victoria que empezó a trabajar tarde y apenas duró tres partidos, mientras que Aldhair solo actuó en dos. En 2014 se rompió la tradición en buena parte del año, pues mientras Mifflin dirigía a Alianza Universidad su hijo disputaba la Copa Perú, pero en la Nacional se volvieron a juntar en Unión Pichanaki.

Mifflin Bermúdez comenzó esta temporada con un tremendo sinsabor (Sport Águila fue eliminado en la Provincial) pero meses después se cobró la revancha y sigue avanzando con Sport La Vid y con su hijo nuevamente entre sus dirigidos. Aunque sin ser gran figura, Aldhair suele tener un espacio entre los 11 (medida que ha generado no pocas críticas) en los equipos que su padre dirige y en la medida de lo posible busca retribuirle la confianza.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (1)add
...
escrito por Antonio Mandujano Antonio , noviembre 23, 2015
Colega Aldo, saludos, respeto su información y comentario, pero no la comparto, porque yo sí he visto de cerca la trayectoria de padre e hijo. Como futbolista profesional, Mifflin Bermúdez Tucto fue bueno y destacó. Pero como técnico, lo vi nacer y lo apoyé cuando llego a Huancayo, como jugador-entrenador del Deportivo Junín. Incluso lo contraté cuando fui gerente deportivo de Sport Huancayo en 2007 y le rescindimos contrato porque obligaba a los jugadores un "diezmo" con el cuento de asistir a una iglesia evangélica, error que ha seguido cometiendo en cuanto equipo ha dirigido. Asimismo ha abusado de la confianza de los dirigentes, exagerando en el pago a jugadores mediocres, y es ¿cuestionado? su "manejo" en resultados pírricos. Su hijo tiene condiciones, pero hay mejores que se ven postergados con el aval de su papá... Ojalá reflexione y no manipule la fe... Dios tarda pero no olvida, un abrazo amigo.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy