Foto: Dimensión Deportiva IcaY menos si es de lágrimas. Con dignidad y tesón, Marino se quedó afuera de la Copa Perú pese a derrotar 2-0 a Torino. El cuadro de Comatrana encontró la ruta del gol demasiado tarde, merced a un zapatazo de Arroyo, pero le faltó tiempo para complicar más a un 'Taladro' que priorizó cuidar la ventaja de la ida.

Roberto Castro | @rcastrolizarbe
Director General

El partido fue...

REGULAR. Dio la impresión de que a Sport Marino le costó creerse eso de que en Copa Perú no hay resultado irremontable, y desde el arranque el partido lució no como uno que empezaba con el marcador en blanco, sino con los tres goles de la ida claramente a cuestas del equipo local. Si bien la iniciativa, naturalmente, fue cedida por un Atlético Torino cauto al cuadro de Comatrana, los dirigidos por Marco Martínez lucieron bastante enredados en los últimos metros, sin esa verticalidad que los había caracterizado en instancias anteriores.

El negocio del 'Taladro', bajo esas condiciones, fue esperar. Marcial Salazar, a diferencia por ejemplo de lo que había propuesto contra León en Huánuco, esta vez colocó a Armando Farfán de cuarto volante, y dejó a César 'Chiquito' Flores como protagonista más solitario de las luchas con la zaga rival, pues Raúl Cunya se recostó bien a la raya para distraer marcas. Podrá parecerle rácano a algunos, pero la idea del 'Charapa' fue eficaz, ya que logró quemar tiempo en unos primeros 45' bastante sosos, con apenas alguno que otro desborde de Serafín Anyosa -ganándole la banda a Yoshi Shimokawa- causando peligro, pero con poca conexión hacia José Luis Coronado, el goleador de los azules.

Así, el primer tiempo se extinguió con pocas chances realmente claras de que la cuenta se abriera, salvo un disparo cruzado de Kevin Mendoza que exigió a Álex Aquino. El complemento -iniciado con retraso por un problema con zonas del campo de juego intencionalmente mojadas- no vio variar demasiado la historia: Coronado seguía peleado con el mundo, Romario Hernández tampoco conseguía penetrar y el 'Taladro' salía bien librado.

César Flores y Junior Cahua se volvieron a encontrar en un duelo intenso. (Foto: Dimensión Deportiva Ica) 

En situaciones así, los cercos se rompen de una sola manera en el fútbol: el remate franco desde donde sea. Eso lo comprendió el lateral Juan Carlos Arroyo a los 56', con un disparo de otro partido que reventó el pórtico de Aquino y despertó de un modoso letargo a las tribunas del José Picasso Peratta. Fue entonces, solo entonces, que el coloso iqueño y los jugadores locales cayeron en la cuenta de que la reversión de la llave sí era una posibilidad.

Por eso, los 34 minutos y monedas que sucedieron al gol de Arroyo fueron los de otro partido: los del que se quería ver a priori. Salazar tomó precauciones con el ingreso de Sinclair García, y para eso sacrificó a Cunya quizá demasiado temprano. Torino optó por cerrarse, y se expuso a los arrebatos cada vez más incesantes del local. A Marino, igual, siguió fallándole la pieza clave: Coronado, bien marcado, no tenía esa chance limpia que tantas otras veces le permitió facturar.

El segundo tanto llegó, por eso, quizá demasiado tarde: a falta de solo 5', en una de esas iluminaciones individuales que caracterizan al pisqueño Hernández. La intensidad se extendió hasta el final, pero el tiempo era breve y cruel: el 'Rey de Copas' sigue en camino hacia la sexta, a costa de un muy digno Marino que hizo la mejor campaña de sus 95 años de historia y que, de mantener este plan, podrá navegar en mejores aguas en un futuro no muy lejano.

Fotos: Dimensión Deportiva Ica


Leer más...

La ficha del Marino 2 - Torino 0

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy