Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comSport Aguila cayó en El Tambo ante Fuerza Minera que con Moisés Machaca como figura logró el pase a la final con Sport Loreto gracias a un 1-2 que comenzó el martes y se postergó por causas naturales.

El partido fue...

MALO. El gol de Amílcar Lobón a los 5' presagiaba una nueva cita heroica en la Copa Perú. Tras lo visto en Pucallpa el pasado domingo, lo increíble pasaba a ser muy probable en este torneo surreal para el fútbol global, pero aterrizado en los grandes complejos y vicios de nuestro fútbol. Pese a ello, la emoción generada por la expectativa de una nueva remontada en semifinales, esta vez de Sport Águila, se mantenía incluso hasta después del gol de Villavicencio a los 30'. El cuadro huancaína, pues, terminó el primer tiempo encima de su rival y ocasionó apuros en la defensa de Unión Fuerza Minera. Luego del desacanso, con los jugadores en la cancha y Yovani Quevedo a punto de empezar el segundo tiempo, un fenómeno natural casi termina en tragedia para Joao Contreras, pero sí fue trágico para el periodismo deportivo nacional.

Aun así el fútbol sigue vivo y el segundo tiempo empezó a las 10:30 de hoy jueves 11 de diciembre, treinta minutos luego de lo pactado por irregularidades propias de la informalidad con la que se realiza el torneo. El retraso se debió a que no se observaban garantías de seguridad en el estadio, debido a la gran cantidad de público presente que ingresó gratis y sin control de asistencia permitido en el Mariscal Castilla de El Tambo. Una irresponsabilidad que debe investigarse, ¿o solo se sanciona si ocurre algo que lamentar? La cuarteta arbitral liderada por Quevedo y el comisario conversaron unos minutos y el partido recibió el visto bueno.

Pasamos al fútbol del segundo tiempo y hay poco qué destacar. Sport Aguila, desesperado por conseguir tres tantos en 45', no tuvo orden en ningún instante y jugó al como sea. Táctica de recreo. Atacamos todos y defienden los que pueden. La pelota al área no importa cómo. Jugadores que chocaron entre sí, amontonados por zonas. Un equipo sin idea de cómo jugar, que solo sabía qué tenía que conseguir. Las mejores llegadas fueron gracias a dos balones parados rematados por Lobón, capitán y uno de los más ansiosos, además, algunos balones ganados a la fuerza y con rebotes favorables. El rival, Unión Fuerza Minera, agrupó sus líneas y se mantuvo estático. Hizo poco para ir al frente. No tuvo intención colectiva y solo Zeta, Villavicencio, Portugal y las buenas rupturas de Machaca llevaron peligro al arco huancaíno. Precisamente una jugada de Machaca terminó en el área y pase gol a Zeta a los 89': 1-2 y clasificación para Unión Fuerza Minera.

Las Fotos

El Capo: Moisés Machaca

El volante tuvo un buen rendimiento y lo sostuvo de martes a jueves. Fue importante para tapar su banda con mucha disciplina e incesante para mostrarse como opción de pase en los pocos contraataques que armó Unión Fuerza Minera. Participó del segundo gol de su equipo tras un veloz recorrido al área de Sport Aguila y el pase de gol a Héctor Zeta.

La Pizarra

Sport Aguila mantuvo su 4-trapecio-2 aunque esto es en teoría, porque en la práctica fue un 2-3- acomódense como puedan. Desordenado para mantener un sistema y siempre con líneas disparejas. La visita, a su vez, no movió el 4-3-1-2. Zeta y Villavicencio, los dos delanteros, trabajaron mucho sin balón para suplir la poca dinámica de Walter Portugal. Por momentos era un 4-3-3 con tres atacantes empezando su recorrido pasando la media luna del campo rival.

Kazuki Ito: Yovani Quevedo

El machismo en un nivel de expresión más cavernícola se puede dar en una cancha de fútbol. La confusión de valentía con violencia e imprudencia suele caer en la cobardía de algunas entradas hacia el rival en busca del balón. Este partido fue un claro ejemplo de que la Copa Perú parece contar con reglamento propio. Hubo más de una acción que mereció amarilla y roja pero Yovani Quevedo no se "complicó" y por ello fue injusto con lo visto. Primero, un pisotón de Pineda al tobillo izquierdo de Chacón que pudo causarle una fuerte lesión. No hubo tarjeta. Segundo, una carretilla de Lobón con las dos piernas por delante y a las espalda de Machaca. No hubo tarjeta. Finalmente, hasta dos golpes con el brazo de Campos para "aguantar" la marca de Añamuro. No hubo tarjeta. Así mantuvo los ánimos tranquilos, Quevedo.

Fotos: Cristhian López Huaroc, diario Primicia de Huancayo
 


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy