Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comMelgar se enfrenta a una misión compleja si quiere clasificar a la final del Torneo de Verano: está obligado a derrotar a Sport Huancayo en su casa, en la que jamás ha podido ganarle. No obstante, el 'Dominó' sí ha ganado tres veces en la 'Incontrastable', y alguna de ellas ya en circunstancias decisivas.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

La altura es el lugar común al que los clubes del fútbol peruano más suelen recurrir como factor explicativo de algún resultado o racha. Sin embargo, la historia cambia cuando los dos rivales en cuestión están habituados a ella: generalmente hay mayor equilibrio y, en general, el peso de las localías se reduce. El Torneo de Verano asistió hace poco a un ejemplo clarísimo de esto, cuando Sport Huancayo pasó por encima de Real Garcilaso en el propio Cusco -en el que goleó por tercera vez en su historia-.

Sin embargo, la historia más parece seguir un patrón convencional cuando se revisa el historial de enfrentamientos entre Huancayo y FBC Melgar, equipos que se miden este sábado 28 de abril en el encuentro que decide el segundo finalista del Torneo de Verano. En Huancayo, sede del cotejo, se han enfrentado trece veces, con diez victorias locales y tres empates: una abrumadora paternidad del 'Matador', que dados esos números espera confiado un partido en el que el 'Dominó' requiere ganar o ganar si pretende desplazar a su adversario del primer lugar del grupo B y así llegar a medirse a Sporting Cristal para decidir al campeón del primer certamen del año.

Lo que sí ha conseguido Melgar, no obstante, es ganar en Huancayo, aunque contra otros equipos. Como sugiere el siguiente repaso, el mérito rojinegro en todos los casos fue capitalizar su mejor momento relativo y así adueñarse del resultado; una circunstancia que no necesariamente se condice con el momento actual, en el que el equipo de Marcelo Grioni, pese a sus recientes conflictos internos, llega muy bien cuajado y con impecable desempeño.

1978: Rojo sobre presente negro

Orlando Sánchez anota de penal para Deportivo Junín. Sin embargo, Melgar ganaría al final. (Recorte: diario La Voz de Huancayo) 

La primera victoria de Melgar en la 'Incontrastable' se produjo el 19 de noviembre de 1978, por el Descentralizado. El cuadro rojinegro era uno de los dos grandes animadores provincianos del Descentralizado junto a Juan Aurich, en situación diametralmente opuesta de la de Deportivo Junín, su rival de turno, que deambulaba con 16 puntos por los últimos lugares de la tabla, luchando por evitar el descenso junto a Alfonso Ugarte de Puno.

De hecho, Junín, dirigido por el exvolante de Alianza Lima Armando Lara, la pasaba muy mal en todo aspecto antes del encuentro. El equipo naranja no solo había sufrido la salida intempestiva de dos de sus principales baluartes, Félix Chueca y Francisco Narducci, sino que además adeudaba 3 millones de soles a la ADFP. La estrategia para zafar de la crisis había sido organizar la rifa de un automóvil Volkswagen, pero de los 7,500 boletos puestos a la venta apenas se había logrado colocar poco más de la quinta parte.

En la cancha, no obstante, el local salió con todo y apenas a los 3', Orlando Sánchez capitalizó un penal que él mismo fabricó al ser trabado por Freddy Bustamante. Melgar retrucó rápido: en la jugada inmediatamente siguiente, José Leyva aprovechó una floja salida del meta Santiago Garty y decretó el empate. Pero a los 12', Luis Cruces se mandó una gran apilada individual y con disparo desde fuera del área hizo estéril la estirada de Emilio Campana. La historia sufriría un nuevo giro violento ya en el segundo tiempo, cuando el 'Dominó' revirtió la historia con dos goles en 2 minutos: primero Éver Gamarra a los 66' y luego el ingresante Abraham Medina a los 68' pusieron el 2-3 definitivo que se llevó los dos puntos a Arequipa.

1981: Esto está en clave

Pérez y Jaramillo disputan el balón. Melgar saldría vencedor en la 'Incontrastable'. (Recorte: diario Correo de Huancayo) 

El Descentralizado 1981 se decidió en el verano de 1982, con Melgar como entusiasta protagonista y decidido a conquistar el primer título no limeño de la historia de los torneos nacionales. Una de las paradas más complicadas para la consecución de ese objetivo era en Huancayo, el 17 de enero, frente al Deportivo Junín de Walter Milera, que lo esperaba ávido de complicarle el paso al 'Dominó' y bajarlo de la punta.

El encuentro fue áspero y disputado, aunque Melgar tuvo la maña de lograr lo que conseguía con rapidez y así condicionar el resultado. Sobre los 15', Ernesto Neyra desbordó por derecha, dejó mal parados a Felipe Uculmana y Jaime Motta y tiró un pase bien colocado a Benigno Pérez, quien aprovechó la mala salida del guardameta Gerardo Rubiños para decretar el único tanto de la tarde.

Ya en el segundo tiempo, el local se quedó con diez por expulsión de Roberto Arrelucea, lo cual permitió que el equipo rojinegro -que dirigía Máximo Carrasco- dosificara mejor sus energías. Al final, buena parte de los 6,391 espectadores que llegaron al estadio Huancayo se fue contenta, pues en tribunas se pudo apreciar una ruidosa barra rojinegra que opacó el aliento por los naranjas.

2003: Ven aquí rápido

Manuel Riofrío despeja el balón con los puños ante un Miñan que intenta ganar por arriba. (Recorte: diario El Bocón) 

También por 0-1, pero con mucha menos pompa, fue el último triunfo logrado por Melgar en Huancayo hasta la fecha. Se produjo el 15 de junio de 2003, por el Apertura, y una vez más se repitió un mismo patrón: un gol en el momento preciso que inclinó decisivamente la balanza.

En esta ocasión, el autor de la conquista fue el uruguayo Marcelo Durán, piloto de ataque del cuadro rojinegro, dirigido por Miguel Ángel Arrué y quien con apenas 4 minutos en el campo, tras haber ingresado en el entretiempo, capitalizó un pase de Hilden Salas -también ingresante- para decidir el partido a favor de la visita en el arco de Joel Pinto. Ronald García fue expulsado en filas locales, lo que mermó toda posibilidad del elenco de Medardo Arce.

Aquella vez, además, la interna huancaína estuvo encendida: Aldo Mora le increpó a César Balbín su poca entrega y en el vestuario, ambos se fueron a los golpes durante el medio tiempo, en una riña en la que también intervino Rafael Arnao. Nada muy distinto de lo que ha ocurrido por estos días en Sport Huancayo, con la diferencia de que en aquella ocasión no hubo una directiva que se pusiera fuerte y separara del plantel a los belicosos, como ahora ha ocurrido con Charles Monsalvo luego de su gresca con Grioni. Estilos de gestión distintos que, quién sabe, puedan valer un campeonato.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diarios La Voz de Huancayo, Correo de Huancayo y El Bocón


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy