Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comUn recuento una a una de las trayectorias -algunas más breves que otras- y el vínculo con camiseta de Alianza Lima de los jugadores que fallecieron en la fatídica tragedia que enlutó a un país entero el 8 de diciembre de 1987: estos fueron algunos hitos de los 'Potrillos' que viajaron a la gloria en el mar de Ventanilla.
Daniel Orrego | @dorrego1411
Redactor

La tragedia aérea de Alianza Lima acaecida un 8 de diciembre de 1987 marcó a una generación entera. A la que se fue y a la que quedó llorando a sus jugadores caídos, cuyas carreras en adelante fue imposible evaluar bajo estándares convencionales: se convirtieron en héroes inmateriales, espíritus metidos en el corazón de un pueblo que los recuerda año a año sin que el cariño por muchos apellidos a los que nunca vieron jugar mengüe.

Ya DeChalaca ha hecho distintos análisis, desde los más emotivos hasta los inclusive desmitificadores, sobre la dimensión de la tragedia y del equipo que perdió la vida en ella. A continuación, lo que se propone es un repaso nombre a nombre, apellido a apellido, del aporte de cada uno de los dieciséis hombres caídos a Alianza Lima durante sus carreras, en la mayoría de los casos breves pero igualmente ilustres.

José Manuel Gonzales Ganoza (Lima, 10/07/1954): ‘Caíco’ cumplió catorce temporadas ininterrumpidas en Alianza Lima. Además, el arquero fue campeón en tres oportunidades: 1975, 1977 y 1978, y fue parte de la selección peruana en la Copa América disputada el mismo año de la tragedia. Junto con Paulo Hinostroza, comparte un récord absoluto en Matute: son los dos únicos jugadores que han sido campeones nacionales -de 1966 en adelante, y con obvia excepción del plantel actual- con Alianza habiendo cumplido su carrera profesional íntegramente en el club.

José Mendoza Ísmodes (Chincha, 16/11/1961): Llegó al club íntimo procedente del Mayta Cápac, finalista de la Copa Perú en 1981. El portero chinchano se ubicó como el suplente habitual de Gonzales Ganoza en la portería durante los seis años en los que estuvo en el equipo, al cual llegó en 1982 para debutar al año siguiente. Sus hermanos Orlando (defensa) y Mauriño (también arquero) siguieron su ejemplo como profesionales.

Tomás 'Pechito' Farfán y Luis Escobar en la última foto tomada dentro del estadio de Pucallpa. (Recorte: diario El Nacional)César Sussoni Lancho (Lima, 27/09/1964): Al lateral derecho barranquino lo conoció como ‘Peluca’ y se mantuvo cuatro temporadas en el club. Antes, cuando aún era juvenil, fue prestado para disputar la Finalísima de la Copa Perú 1983 con el Gonzales Prada de Surquillo.

Ignacio Juan Garretón Bravo (Lima, 12/07/1968): El lateral derecho de 19 años pereció en el primer viaje en avión que hizo con el equipo. El técnico Marcos Calderón contaba con él -quien acababa de debutar en Primera en el Metropolitano de ese mismo año- como alternativa a Sussoni en el lateral derecho. Cuando calichín, había tenido un paso por las infantiles de Universitario como arquero.

Tomás Lorenzo Farfán Farfán (Tarma, 10/08/1961): ‘Pechito’ vistió la casaquilla blanquiazul durante ocho años, luego de haber jugado en liga en su tierra natal y enrolarse en las divisiones menores íntimas en 1979. El zaguero central llevó la cinta de capitán durante varias temporadas y a pesar de desempeñarse de manera aguerrida en la marca, solo fue expulsado en dos ocasiones durante su carrera.

Daniel Reyes Medina (Callao, 02/04/1966): En cuatro años con los íntimos, tras ser promovido de las canteras, se ganó un puesto en la oncena titular. El tipo de juego del defensor central no comulgaba con lo que buscaba Marcos Calderón, quien pedía más agresividad y menos juego, pero supo ganarse un puesto a pesar de su juventud: apenas tenía 21 años cuando se produjo la tragedia.

William León Paz (Lima, 11/08/1961): ‘Tripita’ cumplía su sexta temporada como profesional con el cuadro blanquiazul, al que se había enrolado como juvenil en 1978 y el que nunca dejó salvo un breve préstamo para jugar Copa Perú con Sport Áncash. Dentro del campo fue un zaguero central sobrio y de rendimiento regular a lo largo de su tiempo en el club. Alternaba en la oncena titular.

 

   

 

Gino Peña Escudero (Lima, 08/08/1963): Nacido en el Rímac pero de corazón blanquiazul, fue otro que llegó a cumplir cuatro temporadas en el equipo. Empezó jugando como volante, pero Waldir Pereyra ‘Didí’ lo ubicó como lateral izquierdo y no lo defraudó, pues tenía una salida elegante por la banda. Su hermano Enrique, también lateral pero derecho, jugó en Defensor Lima y Cienciano.

José Casanova Mendoza (Lima, 12/05/1964): A ‘Pelé’ se le consideró como uno de los máximos exponentes del juego quimboso que caracterizaba a los de La Victoria. El volante central, nacido en Barrios Altos, estuvo seis años en el club, al que llegó a los doce años de edad y en el que en sus inicios se desempeñó como zaguero central.

Aldo Chamochumbi Argote (Lima, 28/10/1967): Era la segunda temporada del volante central de 20 años, identificado con el distrito de San Miguel, en Primera División. Tanto ‘Didí’ como Marcos Calderón confiaron en él y ya le había tocado participar en varios partidos del equipo principal, incluso en la Copa Libertadores.

'Pacho' Bustamante marcó el gol decisivo ante Deportivo Pucallpa, aunque el destino determinó que sea el último. (Recorte: diario El Nacional)Carlos Bustamante López (Lima, 05/09/1965): Fue un volante que solía llegar al área contraria con regularidad; prueba de ello es que marcó el último gol de ese equipo ante Deportivo Pucallpa aquel fatídico 8 de diciembre de 1987. 'Pacho', nacido en el Rímac, también vistió los colores de Alianza Lima durante cuatro años desde su debut en Primera División.

Milton Cavero Carozzi (Lima, 10/09/1966): En cuatro años con el conjunto aliancista llegó a vestir el dorsal número ‘10’, y hasta alguna vez Teófilo Cubillas le había dado su camiseta. Era uno de esos jugadores con habilidad que podían sacar adelante a un equipo si contaban con confianza en ellos mismos. Sus hermanos Sandro y Aldo prolongaron su estela en el fútbol profesional.

Braulio Tejada Guzmán (Lima, 30/07/1970): No contó con muchas oportunidades en el once titular, pero a sus diecisiete años el delantero -victoriano de pura cepa, como su hermana Jessica, exseleccionada nacional de vóley- esperaba una ocasión para mostrar el desempeño que lo convirtió en el goleador de los torneos interescolares que disputó. Era el más joven del plantel.

Alfredo Salvador Tomassini Aíta (Lima, 29/06/1964): Miraflorino, había iniciado su carrera en el Esther Grande de Bentín en la Liga Mayor de Lima, mientras aún estudiaba en el colegio Markham. De allí saltó a Sporting Cristal, club con el que debutó en Primera pero en el que había perdido chances de jugar, por lo que pasó a Alianza el mismo 1987 para convertirse en referente y socio de Luis Escobar en el ataque.

Luis Antonio Escobar Aburto (Lima, 19/07/1969): El ‘Potrillo’ es, sin duda, el jugador más recordado de esta generación perdida y era considerado como una de las promesas del fútbol peruano. Firmó su primer contrato profesional a los 16 años de edad y la de 1987 era su cuarta temporada con el equipo, en el que ya se había convertido en ídolo de la afición.

Johnny Watson Navarro (Lima, 12/03/1962): Puntero derecho, se había iniciado en las divisiones menores de Deportivo Municipal, pero antes de debutar jugó Copa Perú en Pacasmayo y luego por el Tejidos La Unión. Alberto Levy lo llevó a Sport Boys, club en el que se convirtió en uno de los delanteros más codiciados de la campaña del título rosado en 1984: eso lo convierte, junto con Gonzales Ganoza, en el único jugador caído en el Fokker que había sido campeón nacional. Llegó a Alianza en 1986, y acabó reencontrándose con Marcos Calderón, quien había sido su guía en filas rosadas.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: diario El Nacional


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy