Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSe creyó que el Torneo del Inca, por su menor relevancia, reduciría el número de entrenadores cesados. En la práctica, ya van cinco DT que dijeron adiós en 2014, manteniendo el promedio de los cinco años anteriores.

 

Se creía que uno de los pocos beneficios que podía traerle el Torneo del Inca al fútbol peruano era reducir las noticias de despidos y renuncias de entrenadores, al menos durante el primer semestre. Ingenuos fuimos. Los dirigentes peruanos abrigan una mentalidad cortoplacista, que ahora es respaldada por el regreso a los torneos cortos. El Torneo del Inca, pese a tener nula o poca relevancia en la pelea de títulos y descensos, sostiene el promedio de entrenadores que son despedidos o renuncian.

Mario Viera no pudo resistir el embate de los malos resultados con Cienciano y se convirtió en el quinto técnico en ser cesado (Foto: Vanessa Álvarez Sancho)Cinco de dieciséis: casi un tercio de los equipos ya cambió a suestratega jugadas trece fechas. Haciendo un paralelo con las primeras ruedas de los Descentralizados entre 2009 y 2013, hasta la fecha 15 (es decir, concediéndole al actual Torneo del Inca dos jornadas menos), puede observarse que el actual microtorneo tiene una cantidad de técnicos cesantes igual a la de 2012, algo superior a la de 2009, 2010 y 2011, y solo inferior a la de 2013, cuando la guillotina cayó sobre siete DT.

Ángel David Comizzo, Rafo Castillo y Mario Viera venían del año pasado, con lo cual ratifican que cualquier proyecto en el fútbol peruano que tenga más de doce meses ya es un lujo. En clubes como Unión Comercio, medio año sería una epopeya: es increíble cómo el club riojano, desde que subió a Primera en 2011, ha despedido a su técnico antes de las 15 primeras semanas (Hernán Lisi en 2011, Julio César Uribe en 2012, Fernando Nogara en 2013 y Alberto ‘Chochera’ Castillo en 2014). Allí nomás, entre las dirigencias impacientes, destacan Cienciano y Sport Huancayo, por lo cual no estaría de más sugerirle al argentino Daniel Córdoba estar pendiente incluso de la sombra de sus shorts y bividís.

Si en un torneo calificado como inocuo ya cayeron cinco cabezas, los presagios son más que pesimistas para cuando acabe del Apertura. En el fútbol peruano, el cementerio de entrenadores siempre tiene las lápidas abiertas.

 

 

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: Vanessa Álvarez Sancho

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy