Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl protagonismo en la Copa Perú ha sufrido una transformación estructural al trasladarse fuera de las capitales provinciales. La tendencia se confirma en la Etapa Regional 2014: apenas tres equipos con pasado en Primera de 62 clasificados, y solo la tercera parte de capitalinos.


La Copa Perú ha cambiado en los últimos dos años en claro reflejo de un reacomodo de la economía peruana. Hoy, cada vez más, ese dicho que reza que "el dinero está en provincias" cobra mayor sentido. Pero no solo en "las provincias de Lima", sino también en "las provincias de las provincias", como ya DeChalaca había anticipado el año pasado. Dos datos ilustran claramente esa proposición.

LOS HISTÓRICOS. En primer lugar, entre los 62 equipos ya clasificados a la Etapa Regional -aquella que enfrenta a clubes de unos departamentos contra los de otros-, hay solamente tres que tienen pasado en Primera División: Atlético Grau (Piura), Sportivo Huracán (Arequipa) y Mariscal Nieto (Ilo). No se considera a CNI FC, filial del equipo histórico que fue enviado al descenso por Yván Vásquez para salir de deudas.

Tal cantidad equivale solamente al 4.8% del total de equipos. Este porcentaje podría crecer como máximo a 8.1% si en el Callao los clasificados son los dos equipos históricos que tienen opciones téoricas: KDT Nacional, que está en competencia en la Etapa Departamental con buen desempeño, y Atlético Chalaco, que debería entrar en acción en la Liga Superior que aún no comienza y -todo indica- se jugará en formato relámpago, por lo que el 'León Porteño' podría tener alguna chance pese a su desorden institucional.

Mariscal Nieto, que jugará en la máxima categoría durante los Regionales, accedió a la Etapa Regional (Foto: Ppgol)

LOS PROVINCIANOS.
El otro dato, que es aún más relevante, es que solamente hay, entre los 62 clasificados, un total de 19 equipos representativos de capitales provinciales: La Nueva Alianza (Chiclayo), Atlético Grau (Piura), Sporting Cristal (Tumbes), Defensor Bolívar (Tumbes), CNI FC (Iquitos), Sport Loreto (Pucallpa), Santa Rosa (Pucallpa), Sport Águila (Huancayo), Ecosem (Cerro de Pasco), Sociedad de Tiro N°28 (Cerro de Pasco), Percy Berrocal (Ayacucho), Santa Rosa de Lima (Huancavelica), Sportivo Huracán (Arequipa), Deportivo Credicoop (Tacna), Miguel Grau (Abancay), Minsa FBC (Puerto Maldonado) y Deportivo Maldonado (Puerto Maldonado). Incluso, en los casos de Águila, Ecosem y Sociedad de Tiro, se los asume como capitalinos pese a pertenecer a distritos alejados del centro de sus ciudades.

Esa proporción equivale a apenas 30.6% del total de participantes. Como los clubes del Callao, necesariamente, pertenecerán a la capital del "departamento" (provincia única), se elevará a 33.9% cuando todos los representantes estén completos. Así, puede afirmarse que si en 1998 siete de cada diez clubes en la Etapa Regional de Copa Perú eran capitalinos (72.4%), hoy solo una tercera parte procede de ellas.

Ecosem repite la campaña del año pasado y accedió a la Regional con relativa comodidad (Foto: Kozac Meza / DeChalaca.com)

La realidad y el reto

Así, queda claro que la Copa Perú indefectiblemente se descentralizó. Y que no debería sorprender que el próximo año el porcentaje de capitalinos se siga reduciendo.

Sin duda, hay un factor que ha impulsado el porcentaje a la baja en los dos últimos años: la ampliación de la Segunda División, que cuenta con 14 de 16 clubes no metropolitanos. Pero esa no es la única variable explicativa: la principal tiene que ver con la cada vez mayor acumulación de capitales, producto de actividades de lo más diversas, en distintas zonas del país.

Para efectos del fútbol, esto tiene un gran pro: hay más inversión y, sobre todo, hay participación de futbolistas de zonas cada vez más recónditas del país. Se amplían los universos elegibles de jugadores, se entretiene a más pueblos y, en consecuencia, se promueve la inclusión social, lo que debería redundar en un mejor clima de negocio (juego).

(Ilustración: Roberto Castro / DeChalaca.com)

Pero también para efectos del fútbol, tiene un gran contra: muchos de los proyectos futbolísticos que se erigen no son sostenibles y obedecen a entusiasmos empresariales volátiles. La tradición, aunque no es garantía de fiscalización, sí constituye, a veces -solo a veces en el caso peruano- garantía de que un club pueda subsistir en el tiempo más allá de los vaivenes económicos. Pero claro, tampoco es lo único importante: aunque esto cause escozor a cierto sector, quienes entendemos al fútbol como una actividad que debe ser rentable y modernizarse sabemos que más vale un club sin hinchas con un proyecto claro que uno con hinchas sin él.

Es allí, entonces, donde radica el reto: que la solvencia económica se convierta en proyectos futbolísticos solventes. Esa es la segunda gran transformación que el fútbol de la Copa Perú y el sistema en general requieren. Para eso, el rol de la FPF como ente organizador se hace capital. Y aunque la coyuntura electoral seguramente no permitirá que haya mucho ánimo reformista, sería bueno que el actual presidente y seguro candidato, así como el otro candidato, le echen un ojo a estas cifras.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Kozac Meza y archivo / DeChalaca.com, Ppgol

Leer más...

Los 62 clasificados a la Etapa Regional de la Copa Perú 2014

El anticipo de DeChalaca en 2013: La Copa Perú más descentralizada
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy