Solo dos finales en la historia del Descentralizado se han repetido de manera consecutiva. Ambas con Cristal como protagonista: en 2003 y 2004 frente a Alianza Lima, y en 2015 y 2016 frente a Melgar. ¿Cuál es la diferencia entre ambas?
Jair Villanueva | @Jair_Villanueva
Editor

Tras la erupción mediática de la crisis de Universitario luego del tricampeonato 1998-2000, el camino quedó llano para que Alianza Lima y Sporting Cristal se compartan los torneos cortos restantes hasta el 2004, salvo los lunares de Cienciano en el Clausura 2001 y la misma 'U' en el Apertura 2002. Alianza se llevó los Apertura 2001, Clausura 2003 -tras una suspensión temprana del campeonato que lo declaró como ganador- y el Apertura 2004. Mientras que los celestes se proclamaron campeones en el Clausura 2002 -a la postre nacionales porque la 'U' no quedó entre los cuatro primeros-, Apertura 2003 y Clausura 2004.

En ese lapso, se enfrentaron para definir los títulos nacionales del 2003 y 2004 con el mismo resultado: Alianza campeón. Primero, derrotó 2-1 a Cristal con un recordado gol de Jefferson Farfán en el tiempo suplementario; luego, vía penales tras el fatídico remate de Norberto Araujo por encima del arco defendido por Leao Butrón. Ambas finales, pese a los resultados finales, tuvieron matices distintos, empezando por un Alianza que cambió más ante un Cristal reforzado.

Sin 'Foca' también alumbra

El 31 de enero del 2004 en el Estadio Nacional y con arbitraje de Manuel Garay, Gustavo Costas envió un 4-cuadrado-2 con Leao Butrón en el arco; como laterales estuvieron Guillermo Salas y Wenceslao Fernández; en la zaga central compartieron funciones José Soto y Walter Vílchez. Metros más adelante, la dupla de volantes centrales la conformaron Marko Ciurlizza y Juan Jayo. Mientras tanto, los encargados de la creación fueron Aldo Olcese y Junior Viza. Finalmente, en el ataque blanquiazul anduvieron Jefferson Farfán y Wilmer Aguirre.

Por el lado celeste, Wilmar Valencia envió a Erick Delgado al arco; luego una línea de cuatro defensores con Amilton Prado, Miguel Villalta, Alberto Rodríguez y José Moisela. En la volante formó un rombo con Norberto Araujo como eje central, mientras que Henry Quinteros y Carlos Zegarra se compartían los lados derecho e izquierdo, respectivamente. Finalmente, suelto detrás de los dos delanteros, Sergio Junior y Luis Alberto Bonnet, quedó ubicado el capitán de Cristal, Jorge Soto.

El mismo año, pero el 29 de diciembre del 2004, Alianza y Cristal se volvieron a enfrentar en el Nacional de Lima también con el arbitraje de Manuel Garay e incluso a la misma hora (20:00). En esta ocasión, sin embargo, Alianza cambió más jugadores que Cristal, pero mantuvo a su técnico Gustavo Costas, mientras que los celestes cambiaron a Wilmar Valencia en plena temporada por Edgardo Bauza. Con el 'Patón', Cristal también cambió su estructura de cara a una nueva final con los blanquiazules.

Cambio y fuera

Aquella final del 2004 en Alianza hubo hasta cinco cambios en su once titular, siendo uno de ellos un ex Cristal: Flavio Maestri, quien junto al ecuatoriano Johnny Baldeón reemplazó a la dupla del 2003 conformada por Jefferson Farfán -partió a PSV a mitad de año- y Wilmer Aguirre -fue a la banca de suplentes-. Metros detrás, Aldo Olcese dejó su lugar a Rinaldo Cruzado para formar un 4-rombo-2, y si bien Junior Viza estuvo en el plantel, el argentino Claudio Sarria tomó su lugar en el once inicial, mientras que 'Cuchara' ingresó en el segundo tiempo. Otro cambio importante fue el ingreso de Martín Hidalgo, lateral de selección en ese momento, quien reemplazó a Wenceslao Fernández. En defensa, finalmente, Ernesto Arakaki tomó el lugar de Walter Vílchez.

Edgardo Bauza, a su vez, hizo solo dos cambios respecto a la pasada final, uno de ellos desde que empezó el 2004 con la llegada de Juan Cominges, quien no solo tomó el lugar de Sergio Junior, sino que permitió el cambio de esquema a un 4-2-3-1 con Henry Quinteros y Jorge Soto en su misma línea ofensiva. El otro cambio de Bauza para este partido fue de Erick Torres por José Moisela en la banda izquierda, sobre todo para tomar la marca de Aldo Olcese quien no era un jugador de banda, mientras que Cominges sí podía acompañar el recorrido de Guillermo salas.

Ambos partidos tuvieron pocas diferencias en el nivel y las propuestas, ambos compartieron protagonismo en las dos finales, pues tuvieron planteles de casi el mismo nivel, aunque Cristal con más peso en su banca que Alianza para la segunda final, pues llegó Rainer Torres -ingresó-. Eso sí, un jugador marcó la diferencia en el 2003 y rompió, por ello, la paridad: Jefferson Farfán, el diferente de todos los mencionados entre el 2003 y 2004. Luego, fueron planteles de mucha jerarquía en cada línea y sin mayores sorpresas.

Diferencias estimadas

Las dos finales del 2003 y 2004 al ser a partido único, dejaron poco para la estrategia a Gustavo Costas y Edgardo Bauza. Salvo el ingreso de Erick Torres, tuvieron que apostar por lo mejor que tuvieron en sus planteles sin guardar, además, ningún esfuerzo ni calculo sobre los 90'. No obstante, ambos no acabaron en los 90', al ser dos equipos que se conocían entre sí sobre todo en el 2004. La final que se repetirá con Cristal y Melgar el próximo domingo en el Nacional, tiene condimentos distintos a las repetidas en el 2003 y 2004, aunque de parte de los técnicos dos apuestas parecidas a las del 2015.

Carlos Lobatón no jugó las finales del 2015. Puede ser clave por su talento disruptivo. (Foto: Iván Carpio / DeChalaca.com)

Lo similar a las anteriores finales repetidas, en términos estadísticos, es que Cristal cambiará nuevamente de técnico, mientras que su rival Melgar mantiene a Juan Reynoso. Ello ha sido una ventaja durante el año, pues a Mariano Soso le ha costado definir su propuesta y encontrar el plantel adecuado. Sin embargo, como Edgardo Bauza con la inclusión de Torres por Moisela, le ha dado más espacio a lo estratégico para suplantar la falta de consolidación de su idea. Así lo hizo en Arequipa con un planteamiento muy aplicado que puede ser clave en la llave.

En cuanto a los jugadores que repetirán en la final, en Cristal solo lo harán ocho jugadores en el plantel Diego Penny, Renzo Revoredo, Jorge Cazulo, Josepmir Ballón, Horacio Calcaterra, Édinson Chávez, Luis Abram y Pedro Aquino. En Melgar, entretanto, serán doce jugadores: Édgar Villamarín, Alexis Arias, Minzum Quina, Bernardo Cuesta, Patricio Álvarez, Jonathan Acasiete, Patricio Arce, Hernán Hinostroza, Omar Fernández, Gustavo Torres, José Aurelio Gonzales Vigil y -si es que se recupera de su lesión- Ysrael Zúñiga.

Hay una diferencia entre ambas finales entre Cristal y Melgar, y es el jugador con un talento más disruptivo en ambos planteles: Carlos Lobatón. El '27' celeste no participó de ninguna de las dos finales del 2015 y sí estuvo en Arequipa, con una vocación netamente defensiva, pero que puede aparecer para romper cualquier esquema desde su posición y función. Un factor parecido al que tuvo Alianza con Jefferson Farfán en 2003 para romper el empate, y no en 2004 cuando tuvo que esperar a los penales.

Farfán puso la diferencia en la final del 2003 a favor de Alianza. Con su gol, los blanquiazules consiguieron el título ante Cristal. (Foto: El Gráfico Perú)

Son finales repetidas con sabores de revancha, algún condimento distinto y otro parecido, pero que tienen planteles consolidados, uno por experiencia -Cristal- y otro por juego colectivo -Melgar-. Sin embargo, en duelos tan parejos, el elemento creativo y la sorpresa pueden quebrar todo lo previsto: en ese círculo se encuentra Carlos Lobatón.

Foto: Iván Carpio / DeChalaca.com, El Gráfico Perú


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy