José Gálvez acumuló su sétima derrota consecutiva, e igualó su peor racha en los últimos quince años. Aquella vez perdió la categoría, ¿cómo acabará esta vez?

 

José Gálvez se fue a Huancayo y no pudo contener al 'Rojo Matador' para evitar otra derrota (Foto: Jhefryn Sedano)En 1997, José Gálvez ensartó siete caídas en fila ante Cristal (1-2), Pesquero (3-1), Alianza Lima (4-0), Boys (1-2), Melgar (3-0), Municipal (0-2) y Cienciano (3-1). Esta seguidilla de terror sucedió durante el torneo Clausura de aquel año que terminó con el descenso del cuadro chimbotano, suerte que compartió con Alcides Vigo, Atlético Torino y el recordado La Loretana de Pucallpa, más por los estrafalarios colores de su camiseta que por sus buenos resultados deportivos. Aquella racha del equipo de la franja no se repitió hasta este Descentralizado que ha resultado siendo un verdadero tobogán descendiente para Gálvez.

Luego de terminar las primeras treinta fechas con mucha solidez, se ubicaba cómodo en zona de clasificación a Copa Sudamericana y mostraba argumentos futbolísticos sobrados como para sostener la posición hasta el final del torneo. Por ejemplo, demostró que no era dependiente de su figura y goleador, Martín Arzuaga, quien estuvo fuera del once varias fechas por lesión y el equipo cubrió su ausencia con variantes de gol. Todo un logro pues se esperaba que fuera a luchar solo por mantenerse en la división de honor, sin embargo algo se perdió en el camino y no volvió a hallar el rumbo correcto.

Gálvez, con su derrota ante Sport Huancayo, ha vuelto a completar una nefasta racha de siete derrotas seguidas. En esta ocasión no va a perder la categoría, pero parece que se va a quedar con las manos vacías. El último equipo al que venció fue justamente al Huancayo hace casi cincuenta días y ve lejana la posibilidad de llegar a la Copa Sudamericana. Más bien “la otra mitad de la gloria” coquetea cada vez más descaradamente con el Rojo Matador, verdugo de Gálvez, que no ha vuelto perder desde aquel choque con los chimbotanos hace siete fechas. Sin duda que el siete es un número misterioso, así como es un misterio cómo pueda acabar esta historia.

Foto: Jhefryn Sedano

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy