Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comDeChalaca se viste de gala para presentar un gran esfuerzo de recopilación histórica: recrear a nuestro estilo la Copa del Mundo México 1970, en las bodas de oro de la competición. Del 31 de mayo al 20 de junio, todas nuestras plataformas se dedicarán a revivir el Mundial azteca con la mayor dosis de realismo posible en tiempo presente.

Cada persona tiene su juicio sobre la mejor Copa del Mundo que le tocó vivir. En muchos casos está amarrada a la ilusión de la infancia; en otros, a la atención plena a algo que solo puede concentrar la adolescencia; o de repente a la observación madura o en el lugar de los hechos de la adultez. A los televisores blanco y negro, a las figuritas pegadas con cola David, al primer Trinitron a color, a las radios portátiles escondidas en clase, los primeros autoadhesivos, la pantalla plana; para una generación de peruanos, el ansia por ver a la selección regresar a esas épocas doradas de las que hablaban papá y abuelo y el éxtasis colectivo de conseguirlo luego de 36 largos años.

Pero por diversos que sean los recuerdos, suelen converger a un punto de quiebre. Una barrita marcada modo especial en la línea del tiempo, a partir de la cual hay un después. Para el Perú, se cumple medio siglo de esa inflexión. Y posiblemente para el resto del planeta. Porque los 32 partidos y los 95 goles del Mundial México 1970 tuvieron un carácter indudablemente transformacional para el fútbol en general.

Sucede que desde el reglamento, todo cambió. ¿Ha pensado en el fútbol sin posibilidad de ejecutar cambios? ¿Sin poder mostrar tarjetas a los jugadores que cometen faltas graves? Eso ocurría hasta que México 1970 introdujo ambos elementos. Sucedió también que llegaron Brasil con el jogo bonito, Italia con el cattenaccio, Alemania a lo panzer, Uruguay con la garra a flor de piel, Inglaterra con la WM; que México le mostró al mundo esa maravilla llamada estadio Azteca, que la URSS fue como siempre perjudicada por los árbitros y que Perú, nuestro Perú, le mostró al planeta al mejor de sus Nenes. Pero también a un extraordinario árbitro peruano que pitó nada menos que el mejor partido de fútbol disputado en el siglo XX. Y por supuesto, que 'O Rei' fue coronado por tercera y decisiva vez para que la copa Jules Rimet quedara en el baúl de sus recuerdos -al menos hasta que un truhán la sustrajera en Rio de Janeiro-.

 

 

Del 31 de mayo al 21 de junio, DeChalaca revivirá para ustedes México 1970. Es un gran esfuerzo por compartirles una de nuestras mejores recopilaciones históricas y reflejar, en tiempo absolutamente real -ya que empezará un domingo y terminará un domingo, como ocurrió hace medio siglo-, lo que fue esa extraordinaria Copa del Mundo. A nuestro estilo: con transmisiones vía Twitter, reportes en otras redes, fichas y crónicas; programas especiales de análisis con invitados internacionales. Un diario del Mundial que siempre quisimos ver.

Creemos que este esfuerzo valdrá la pena porque, sobre todo, en estos tiempos en que el hogar es nuestro refugio, los recuerdos de los mejores tiempos simbolizan la esperanza de vivir con intensidad nuevos momentos memorables. Se tenga la edad que se tenga. Que disfrutemos todos este nuevo esfuerzo de DeChalaca por rescatar la historia y las tradiciones del planeta fútbol. (EL DIRECTOR)

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy