Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comCasta y Puerto Chala, tras 90 minutos de alta tensión, prolongaron la incertidumbre y definirán el título en partido extra. Lari, que le ganó sobre el final a Santa Beatriz Junior, es el tercer clasificado al Interligas tras la sorpresiva y aparatosa caída de Real Santa Beatriz ante Sacachispa.


La fecha fue...

VIBRANTE. El fútbol linceño vivió una de sus jornadas más emocionantes en muchos años. El Imperio Rojo recibió un importante contingente de público que alentó desde temprano con sus clubes y alcanzó su primer pico de temperatura cuando a 5 minutos del final del preliminar, Miguel Rojas batió la resistencia de Joshua Cueva y le dio a Lari el triunfo sobre Santa Beatriz Junior. El resultado, que ponía presión terrible para el hermano mayor Real Santa Beatriz en el semifondo, desató un tole-tole que acabó en la expulsión de Juan Astete en filas amarillas y Bryan Fernández en las rosadas.

Así, Real Santa Beatriz salió obligado a ganarle a Sacachispa y el estrés le pasó factura. Los azules jugaron su mejor partido en el torneo y, contra todo pronóstico, lograron un inusitado 5-1 con sendos dobletes de Sebastián Zalazar y Juan Giraldo, y un tanto de Jorge Muñoz. El descuento de Gabriel Ormeño no pudo evitar el descalabro de los realinos en el complemento, y así se consumó un ruidoso golpe a la cátedra. El resultado, de inmediato, desató la fiesta en la hinchada de Lari por su clasificación al Interligas como tercero.

Tras esos emotivos prolegómenos, el estelar no podía ser menos. Porque era una final adelantada y se tenía que decidir como tal. Puerto Chala y Casta lo dejaron todo: en la cancha y en los bancos de suplentes, donde tanto Fiorella Valverde como Jhony Muga gritaron a más no poder para transmitir a sus pupilos la relevancia del cotejo. Los celestes se pusieron en ventaja entrado el complemento, cuando Robert Vilela aprovechó una pelotera para enviar al fondo el esférico y desatar la locura en su parcialidad. Parecía el gol del campeonato, ya que a los verdes -aun teniendo la posesión y el control territorial- les costaba demasiado inquietar el arco de Gianpiere Acasiete. Sin embargo, de tanto insistir se abrió el espacio: Joe Fernández, a 6 minutos del final, anotó y una montaña humana de felicidad y alivio le cayó encima. El pitazo final del juez Luis Socso -quien no sancionó un penal que sí fue tal a favor de Casta a poco del final, aunque ciertamente el ángulo para verlo era difícil- determinó que ambos equipos vayan a partido extra este Jueves Santo para decidir al campeón: un choque que posiblemente se juegue no en el Imperio Rojo, sino en la GUE Pedro Labarthe de La Victoria.


Foto: Roberto Castro / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy