Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comNo es una broma: Sport Águila, en una muestra palpable del cortoplacismo que impera en la Copa Perú, cesó a José Tembladera, técnico que hace algunas semanas reemplazó a Pedro Garay. El mal resultado en Juliaca hizo pesar su abrupta salida y ahora será sustituido por Dither Mori.

Sport Águila sobrepasó el límite. En todo caso, dejó en evidencia la muestra de cortoplacismo que impera en la Copa Perú y que escapa de cualquier detalle de planificacion o respeto. En esta ocasión, la telenovela macha que se detalló hace algunas semanas no había llegado a su final: lo curioso es que la víctima volvió a ser el DT que más pésima fortuna ha tenido en todo este tiempo. Sí, José Tembladera, el mismo que arrancó la Etapa Nacional dirigiendo al Unión Pichanaki, que perdió en la ida de octavos ante Defensor Zarumilla, pero que con la misma recaló en Sport Águila para cuartos de final -en reemplazo de Pedro Garay- y eliminó al equipo que dirigió anteriormente (Pichanaki).

Bajo la premisa detallada anteriormente, uno podría asumir que Tembladera debería ser un personaje importante en la interna del Sport Águila, pero no. Tras la caída del último fin de semana ante Unión Fuerza Minera en Juliaca, se desató una "mini crisis" en el equipo de Huancán y se decidió cortar por la tangente: despedir al entrenador que no llevaba ni 20 días en el equipo, evidentemente por el 6-3 que sufrió en la ciudad altiplánica, pero también por la relación con los jugadores que no era la óptima.

Ante este despido intempestivo, la directiva del Águila no se hizo problemas y optó por traer a un hombre que ya conoce el equipo y que, de hecho, estuvo en el inicio de la temporada con ellos: Dither Mori, que llegó al club antes del inicio de la Etapa Regional (Águila debutó en esa instancia), pero que no se estrenó oficialmente, dado que se contrató al paraguayo Pedro Garay, quien -eso sí- lo incluyó en su plantel como asistente técnico, cargo que tuvo hasta antes de la llegada de José Tembladera.

¿Qué lección deja todo esto? Lo que ya se dijo hace varias semanas: que el formato del torneo estimula al cortoplacismo, situación que, a la larga, es la que permite que el aficionado en este país recurrentemente esté acostumbrado a pedir la cabeza del DT como responsable y no soporte los proyectos. Una lección que debe dejar en claro lo que conlleva un formato que debería reformularse. Si Águila avanza a la final, ¿alguien apuesta a que Dither Mori dirigirá en el partido de vuelta?

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy