Mariano Soso pregonó siempre un estilo de juego que a Cristal le dio beneficios, pero también reveló debilidades. El técnico campeón, sin embargo, supo replantear su enfoque a tiempo para apostar por lo pragmático y conseguir el título ante Melgar.
Manolo Núñez | @Manolonf
Columnista Editorial

Desde la aparición del manual de estilo, en Cristal se ha buscado técnicos que comulguen con esa "filosofía" de juego. La contratación de Mariano Soso para reemplazar a Daniel Ahmed -de quien fue asistente técnico-, por ende, no fue casualidad. El técnico rosarino llegó de una experiencia poco afortunada por su desenlace en Real Garcilaso, pero que consiguió buenos resultados en el Torneo del Inca 2015

No fue tan Florida.

Soso no tuvo el mejor de los inicios con el cuadro rimense y se ganó muchas críticas por parte de la hinchada. Si bien quedó en el segundo lugar del Apertura, el rendimiento en la Copa Libertadores puso en  dudas la apuesta del DT: desde la ubicación de central de Jorge Cazulo hasta la titularidad de Santiago Silva.

Pese a ello, Soso se mantuvo siempre entre los líderes de la tabla y culminó el Clausura en el primer lugar a dos puntos de la 'U', luego de haber acabado a nueve cuando finalizó el Apertura. No obstante, en la etapa de las Series llegaron los cuestionamientos ma´s fuertes a la figura de Soso, sobre todo con un episodio: la derrota 2-5 en el Alberto Gallardo ante el descendido La Bocana.

La goleada recibida por La Bocana en el Gallardo, marcó un antes y un después en las ideas de Soso. (Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com) 

Si se tiene que buscar un punto de quiebre en la campaña bajopontina, fue aquel partido de jueves por la tarde. A partir de ese momento, el técnico de Cristal entendió que si quería ser campeón, tenía que adaptarse a las circunstancias a las que se enfrentab, pues el equipo no tenía un rendimiento arrollador ni sostenido bajo su propuesta.

Levante pragmático

Luego de la derrota, Cristal sumó victorias ante Municipal -clave a la postre para acomodarlo entre los cuatro finalistas- y Melgar para cerrar las Series. En las semifinales ante los ediles, planteó un buen partido defensivo luego de quedarse con diez jugadores en el Iván Elías Moreno, debido a una tontería de Edison Chávez. Recién salió a buscar el encuentro en la vuelta, cuando se cansó de fallar goles sobre todo en el segundo tiempo. Soso se volvió pragmático para superar a un equipo al que solo había derrotado en una ocasión en todo el Descentralizado.

Luego, frente a Melgar -un equipo superior-, apostó por cuidar el cero y terminó con esa propuesta contraatacadora, generando más jugadas claras de gol y anotando el que les dio al final el título: el de penal de Diego Ifrán. Una semana más tarde, Soso no cambió ante la adverisdad. Supo distribuir esfuerzos y hasta antes de quedarse sin Renzo Revoredo, Cristal generó ocasiones y fue más inteligente que su rival. Con diez jugadores, defender de nuevo se volvió en lo más importante.

Cristal supo acomodarse a la adversidad y un equipo superior como Melgar. (Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com) 

Cristal incluso en esa faceta pudo desesperar a su rival y terminó dominando los últimos minutos pese a estar con un hombre menos. El pragmatismo llegó a Soso, pues, en el momento justo, la final, y para ganar lo que ha silenciado varias críticas: el decimosexto título nacional celeste.

Foto: Raúl Chávarry / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy