Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comMonterrey venció a su clásico rival Tigres UANL y se quedó con el título de la Concacaf Champions League, el decimocuarto consecutivo de un equipo mexicano. ¿Cuán cerca está de romperse esta hegemonía? ¿Cómo se llegó a esa final regiomontana? ¿Qué pasa con los clubes estadounidenses? Acá se responden esas y otras interrogantes.

Adrián Cabrejo | @adriancabp
Director periodístico

La Concacaf Champions League tuvo un clásico en la final de la temporada 2018/19. No fue un clásico de la envergadura de un Boca Juniors contra River Plate, pero vaya que Tigres UANL y Monterrey despiertan pasiones en México. Fueron dos partidos emotivos que se decidieron a favor de Rayados. Pero al margen de eso, la Liga MX ratificó su poderío una vez y dejó en la penumbra a los competidores de otros países.

¿Cómo se llegó a una final regiomontana?

Básicamente porque hace por lo menos cinco años los dos clubes de esa localidad mexicana sostienen proyectos importantes. Tigres y Monterrey tienen una conocida estabilidad económica y cuentan con varios de los mejores jugadores de la Liga MX. No es casualidad que año tras año digan presente en las instancias finales del torneo local.

Es verdad que Rayados no gana una liga desde 2010, pero desde entonces disputó tres finales y tiene en la Concachampions su torneo fetiche. Por el lado de Tigres hay poco por decir: en los últimos años se cansó de disputar finales. Es verdad que perdió algunas, pero nadie puede dudar que se trata del que quizás sea el mejor equipo azteca del último lustro.

¿Cuán cerca está de romperse la hegemonía mexicana en el torneo?

Alajuelense y Saprissa protagonizan la final de 2004. (Foto: AFP) 

El final de la hegemonía mexicana no parece estar tan cerca. Los clubes de la Liga MX dominan el torneo sin discusión alguna desde 2006. Si bien en años anteriores también encontramos cierto dominio azteca, de ninguna manera llegó al nivel de ahora.

De hecho, apenas dos años antes del inicio de este ciclo mexicano se produjo una final entre Alajuelense y Saprissa, los dos equipos más importantes del fútbol costarricense. Y el año siguiente Saprissa llegó nuevamente a la final y esta vez sí la ganó, aunque ante Pumas UNAM. Claramente el amplio dominio de la Liga MX viene de la mano con el impresionante crecimiento económico que vivieron sus clubes.

Desde ese 2006 en el que comenzó el dominio, los clubes mexicanos monopolizaron la final en diez ocasiones. Los números son implacables. Y parecerá curioso pero los que estuvieron más cerca de romper con la hegemonía fueron los clubes canadienses, no los estadounidenses.

¿Qué sucede con los clubes estadounidenses? ¿Por qué todavía no despegan?

Los Angeles Galaxy celebra el título de 2000. (Foto: Prensa Los Angeles Galaxy) 

La MLS creció en los últimos años, pero ya pasaron casi dos décadas desde que un club de ese torneo se quedó con el título. Fueron Los Angeles Galaxy tras vencer en la final a Olimpia de Honduras en el año 2000. Desde entonces el torneo por excelencia del fútbol estadounidense pasó por distintos momentos.

Primero la MLS se caracterizó por ser un cementerio de elefantes en el que distintos futbolistas reconocidos iban para terminar su carrera. Ahora los clubes buscan talento con proyección antes que grandes figuras, que todavía llegan, aunque en menor medida. El torneo creció una barbaridad, pero los clubes aún siguen un paso debajo de los mexicanos a pesar de su inversión económica.

¿Esto puede cambiar en algún momento? La tendencia parece marcar que en algún momento se dará el quiebre en el que la MLS se coloque a la par o encima de la Liga MX. Pero eso parece que todavía tomará algunos años más.

¿Los clubes mexicanos dan mayor importancia a su liga antes que a la Concachampions?

El recuerdo de Cruz Azul eliminado en el Mundial de Clubes a manos del Auckland City. (Foto: AFP) 

No necesariamente. Está claro que en México consideran que la Concachampions en muchos casos es un trámite para sus equipos. Los números lo dicen. Al final el campeón termina siendo mexicano.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que los clubes mexicanos fracasan año tras año en el Mundial de Clubes. Por nivel de inversión siempre tienen la esperanza de alcanzar una final que hasta ahora les fue esquiva, pero en más de una oportunidad caen en su primer enfrentamiento ante clubes asiáticos o africanos. Incluso es muy recordada la ocasión en la que Cruz Azul cayó en el duelo por el tercer lugar ante el Auckland City de Nueva Zelanda, un club semiprofesional.

Por eso es que al final los clubes aztecas sí terminan dándole la importancia necesaria al torneo continental: porque les da la posibilidad de llegar al Mundial de Clubes para romper con esa aparente maldición.

¿Qué hay de los equipos de Centroamérica y el Caribe?

Monterrey hizo que México una vez más sea campeón de un torneo Concacaf. (Foto: AFP) 

Hoy parece imposible que los equipos centroamericanos y caribeños consigan algo importante. De hecho, y aunque parezca curioso, los clubes estadounidenses apenas cuentan con dos títulos, menos que los costarricenses y salvadoreños, y en igual cantidad que los clubes de Surinam, Trinidad y Tobago, Guatemala, Honduras y Haití.

En este momento es prácticamente imposible que alguno de los clubes de esos países -salvo Estados Unidos y Canadá- pueda tentar en serio el título. La diferencia económica es abismal y el cambio de formato terminó por favorecer a los gigantes de Concacaf.

Si la Liga MX y la MLS cuentan con cuatro plazas cada una, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras, Panamá y Canadá tienen solo una plaza por país. También se suma un equipo más como campeón de la Liga Concacaf y uno campeón del Campeonato de Clubes del Caribe. Mejor dicho, todo está casi orquestado para que el campeón sea mexicano o estadounidense.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP, Prensa Los Angeles Galaxy, AP


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy