Foto: AFPUn autogol de Barboza cuando el partido moría le dio a Santos el 2-1 sobre Libertad, como recompensa por el temple que permitió al 'Peixe' sobrellevar el haberse quedado con uno menos. El árbitro Leodán González fue protagonista al sancionar un penal inexistente que derivó en el primer gol local.
Daniel Reátegui | @danielreateguiw
Redactor

La página oficial de la FIFA indica que el videoarbitraje -VAR, por sus siglas en inglés- es la herramienta a la cual puede acudir el árbitro en tres casos que pueden alterar radicalmente el curso de un partido, además de si se confunde la identidad de un jugador. Una de esas situaciones que puede modificar el derrotero de un encuentro es la sanción o no de un penal. Si se parte de esa premisa, no quepa duda de que el VAR resulta útil para minimizar el error tan propio de una actividad humana como el hecho de impartir justicia.

El problema surge cuando el árbitro pese a que tiene la posibilidad de revisar una acción, erra al momento de adoptar la decisión. Y eso ocurrió la noche de este jueves 12 en Villa Belmiro: una pelota lanzada al borde del área de Libertad encontró a Lucas Braga delante de Camilo Mayada, en pleno roce y a ambos con los brazos estirados. La pelota rebotó en el pecho del brasileño y pegó en el brazo derecho de Mayada, quien no pudo ver el curso que siguió el balón, pues venía forcejeando con Lucas Braga justamente para limitar la capacidad de movimiento de este. Leodan González, quien estaba a 5 metros de ambos, no sancionó la falta, y no fue sino un par de minutos después cuando fue alertado por el VAR. Con todas las repeticiones posibles, en cámara lenta y en velocidad normal, no es visible que Mayada haya tocado deliberadamente el balón o hubiere agrandado su cuerpo de forma no natural, pues estaba detrás de Braga, marcándolo. El penal, convertido por Carlos Sánchez, puso adelante a Santos cuando el 'Peixe' no la pasaba bien.

Tuvo que ver que Fernando Diniz hubiera enviado a la cancha un 4-2-3-1, en el que sorprendieron el poco peso en ofensiva que aportaron los laterales Madson y Felipe Jonatan y los huecos que se presentaban entre este último y Kaiky, el central por izquierda. El mediocampo pasó muchos apuros para generar juego por la maraña de jugadores que tenía Libertad, aunque el 'Peixe' tuvo en Lucas Braga por izquierda la llave para abrir aquel cerrojo. Al uruguayo Sánchez, quien jugo por derecha, le costó enfrentar el doble parapeto que levantó el 'Gumarelo', mientras que Marcos Guilherme apenas tuvo un mano a mano, bien barajado por Martín Silva. En el complemento, el cambio de Wagner por Pirani no alteró el modo de juego de Santos.

Lucas Braga, el mejor en la noche de Vila Belmiro, sostuvo un duelo aparte con Mayada. (Foto: AFP) 

Daniel Garnero, por su parte, planteó un 4-5-1, en el cual el peso del partido lo llevó el mediocampo: Héctor Villalba por derecha, Daniel Bocangera, Hugo Martínez, Ramón Martínez y Lorenzo Melgarejo, este último por izquierda. Tanto Villalba como Melgarejo leían perfectamente cuando los Martínez recuperaban la pelota y se la entregaban a Bocanegra, quien lanzaba los balones cruzados para que los extremos picaran a la espalda de los zagueros del 'Peixe': así llegó la jugada que derivó en la roja de Kaiky y en el tiro libre del propio Bocanegra para el empate parcial. El cuadro repollero tuvo a mal traer a Santos, precisamente, porque no le permitió circular la pelota en el primer tiempo; y aunque pasó apuros en el complemento, estar con un hombre más lo puso cerca de un impensado triunfo de visita.

Sin embargo, lo dicho: Lucas Braga tenia la llave para abrir el portón del 'Gumarelo', y así lo demostró cuando, en la última jugada del partido, tomó la lanza y corrió por izquierda, con el 'Gumarelo' completamente abierto, y metió el centro rasante en búsqueda de un pie. La pelota rebotó en Alexander Barboza y venció a  Silva, cuando Garnero bramaba de furia pues le parecía que los 4 minutos de reposición que concedió González eran demasiados, máxime si ya venía contrariado por el penal que el uruguayo sancionó.

Un equipo no solo necesita tener jugadores que traten bien a la pelota como los que posee Santos; también requiere de hombres que se rebelen ante la adversidad, y con esos demostró contar el dueño de casa en Villa Belmiro. El 'Peixe' nunca dejó de creer en la victoria e incluso con diez jugadores se acercó al arco del 'Gumarelo', que seguramente exhibirá las mismas -o mayores- armas para levantarse en Asunción.

Los Goles

Las Caletas

Las Fotos

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Santos 2 - Libertad 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy