Foto: Prensa GuaraníComo local en cancha de Cerro Porteño, Guaraní sacó tres puntos importantes para empezar con buen pie la fase de grupos y seguir de moda en el continente. Bolívar fue a jugarle de igual a igual y lo pagó con el 2-0.

{autor_mauricio_escobar}

Aquellos que conocen sus terrenos, sabrán cuales son los lugares perfectos para esconderse ante un ataque; aquellos que conocen a sus hombres, serán los que ataquen por la confianza que depositan en ellos. Al parecer, el Guaraní de Gustavo Costas aplicó estas dos técnicas en un mismo partido. En el primer tiempo, por su localía en la 'Olla' asunceña y luego de convertir un gol tempranero, prefirió defender y que fueran los hombres de Bolívar los que exploren su juego. En el segundo tiempo, el ex DT de Alianza Lima se dio cuenta que era mejor confiar en sus hombres y en el mejor jugador que tenía en ese momento, Raúl Bobadilla. El ariete empezó a jugar y a darle confianza al 'Aborigen', y con un bombazo sentenció el 2-0 definitivo para prolongar el gran momento aurinegro en materia continental.

La Pizarra: Un paso atrás para dar dos adelante

Guaraní: Gustavo Costas presentó un 4-2-3-1, con Rodney Redes y Nicolás Mana apoyando tanto en el ataque como en la defensa. El experimentado Édgar Benítez partió desde el mediocampo, lo que le permitió lanzar balones tanto a los laterales como al centrodelantero Bobadilla. Los cambios no alteraron el formato.

Bolívar: Claudio Vivas mandó al campo de juego un 3-5-1-1, con Óscar Ribera y Roberto Fernández como soportes del ataque, a buen ritmo sobre todo en el primer tiempo. Fidencio Oviedo jugó un poco más retrasado que de costumbre apoyando las labores de marca de la 'Academia' paceña; más adelante, Víctor Ábrego fue como segundo delantero detrás de Emiliano Veccchio, atacante neto.

El Capo: Sin Bobadas

Bobadilla destacó como conductor del ataque legendario. Aquí saca un latigazo ante la mirada de Azogue. (Foto: AFP) 

Raúl Bobadilla tuvo siempre claro lo que significa un primer partido de fase de grupos copera y salió a matar. Forzó el penal con un cabezazo y luego marcó el segundo gol. Además contagió a todo Guaraní con sus tacos y pases bien ejecutados.

Kazuki Ito: Sin pintura

El árbitro Augusto Aragón tuvo una buena participación. El juego fue interrumpido en escasas ocasiones y no compró simulaciones de falta. El ecuatoriano repartió una amarilla para cada equipo e hizo que el juego fuera bastante fluido. La única observación que cabe hacer a su desempeño fue un aparente penal cometido a Bobadilla con un ligero empujón que el juez ecuatoriano decidió interpretar como contacto natural.

Los Goles

Fotos: Prensa Guaraní; AFP


Leer más...

La ficha del Guaraní 2 - Bolívar 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy