Foto: AFPTigre fue de más a menos ante Bolívar y acabó cediendo un 1-1 que mantiene al cuadro paceño por encima en la lucha por el tercer lugar del Grupo B. El equipo de 'Pipo' Gorosito tuvo un penal a favor al último minuto, pero Rojas se lo atajó a Magnín.

Las manos a la cabeza de Néstor Gorosito en el final de la noche de Victoria fueron la señal más explícita de la sensación que rodeó el desenlace del partido entre Tigre y Bolívar. Porque Pablo Magnín, quien había vestido el traje de héroe en el arranque del cotejo con un gol que empezó a encaminar un triunfo que para el 'Matador' era imprescindible, pasó a ser el villano de la película con el penal de último minuto que acabó atajado por Javier Rojas. Pero la realidad es que para el 'Pipo' y sus cálculos era bastante premio un escenario de triunfo: después del gol de empate marcado por el muslo por Marcos Riquelme, había sido Bolívar el que había impuesto su ritmo en el Don José Dellagiovanna, y hasta había forzado a Gonzalo Marinelli a más de una intervención vistosa mientras el segundo tiempo daba espacio a más roces y juego trabado que otra cosa. Fue, pues, un resultado que no le arregla la vida a la 'Academia' paceña, pero sí le permite mantener tres puntos de diferencia respecto de un Tigre que, realismo de por medio, es su rival directo por el cupo a la Sudamericana.

La Pizarra: Tácticas definidas

Tigre: Néstor Gorosito planteó un 4-2-3-1 en el que Sebastián Prediger y Agustín Cardozo fungieron como anclas para recuperar y repartir balón rápidamente a las bandas. La propuesta, si bien resultó efectiva, se sostuvo poco tiempo, pues Bolívar ganó posesión en el mediocampo y ganó muchas divididas Por eso, Gorosito echó mano al banco, aunque ninguno de los ingresantes tuvo mucho margen para causar peligro efectivo.

Bolívar: Los de Claudio Vivas alinearon con un claro 4-1-4-1, con el experimentado Erwin Saavedra como eje delante de la línea de zagueros y Marcos Riquelme como único punta. A través de proyecciones por las bandas y el juego aéreo, tuvieron hasta por lo menos seis jugadas claras de gol, con dos palos de por medio. Aunque el gol de Riquelme partió de un error del rival, se ajustó a un trámite que luego no le permitió a la 'Academia' llegar con la misma claridad, pues predominaron los centros y el juego aéreo.

El Capo: Un arquero seguro

Rojas estuvo oportuno ante los embates de Tigre y sobre la hora decoró su actuación con un penal atajado. (Foto: AFP) 

Javier Rojas acabó siendo el más parejo del campo desde el pórtico bolivarista. Si bien el golero no tuvo muchas intervenciones, las que contó fueron destacadas: ante remates directos del local a su arco, respondió con solvencia y aportó seguridad. Cerró su faena con broche de oro: en tiempo de descuento le atajó un penal a Magnín y mantuvo así firme el 1-1.

Kazuki Ito: Incongruente

La cuarteta arbitral liderada por Roberto Tobar cumplió una aceptable labor. El prestigioso juez supo manejar el partido correctamente y no influyó en el resultado final. Tanto en el penal cobrado como en las amarillas que mostró, el réferi sancionó con acierto.

Los Goles

Fotos: AFP


Leer más...

La ficha del Tigre 1 - Bolívar 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy