Foto: APGWilstermann se quedó con el triunfo por 2-0 ante un Colo-Colo que, más por orgullo que por capacidades, salió a buscar el partido pero lo pagó caro. El cuadro aviador maniató el trámite y su apuesta por el juego amplio le terminó dando resultados.
Larry Jalk | @LarryJalk
Redactor

Ordenado defensivamente, Colo-Colo esperó con paciencia el momento exacto para poder contrarrestar y dar el golpe en el Félix Capriles. Era, por momentos, la actitud de un otrora campeón de América que empieza su participación copera con la convicción de que sus galones lo ponen necesariamente por encima de un rival también con historia pero palmarés bastante menor. Pero lo cierto es que el presente del equipo dirigido por el paraguayo Gualberto Jara -después de la abrupta salida de Mario Salas- no da para que hoy pueda plantársele a Jorge Wilstermann en su cancha. Con lo poco que hizo, el cuadro cochabambino encontró los goles gracias a un rebote y un error del arquero Brayan Cortés, quien para colmo luego fue partícipe del segundo gol ya que anotó en propia puerta. Se dirá que el resultado terminó siendo un poco engañoso por lo visto en el campo, pero eso no es lo que queda escrito en los registros.

La Pizarra: Lo blando del caso

Wilstermann: Cristian Díaz dispuo un 4-1-3-2. Leonel Justiniano, como ancla, estuvo encargado de la marca; más arriba quedaron Didi Torrico por la derecha, Cristian Arano por el medio y Serginho por la banda izquierda. Torrico tuvo un mejor primer tiempo: fue el conductor del equipo, responsabilidad que en la segunda parte recayó en Serginho, quien se constituyó en un dolor de cabeza por su banda. Arriba se ubicaron Cristian Chávez y Ricardo Pedriel, aunque por momentos el primero dejaba el área para hasta casi formar una línea de cuatro detrás del punta. Jaime Arrascaita ingresó en la segunda parte y por la banda derecha hizo lo que quiso: sacó provecho de su velocidad. Alejandro Melán ingresó por Torrico por un tema más físico y Ramiro Ballivián sustituyó al amonestado Pedriel.

Colo-Colo: Gualberto Jara conformó un 4-2-3-1. Carlos Carmona y César Fuentes se pararon en la primera línea y más adelante quedaron Marcos Bolados, Leonardo Valencia y Pablo Mouche; este último, atípicamente, trabajó mucho por la banda y no lo hizo nada mal. Como único referente de ataque estuvo el otro '9' argentino de los colocolinos, Nicolás Blandi, quien no la pasó bien con la defensa. Valencia fue el encargado de sostener el ataque, pero le costó mucho; Bolados, por la otra banda, también tuvo un trabajo más defensivo que ofensivo. Javier Parraguez ingresó por Blandi, pero hizo poco en ataque y menos para cambiar el curso del trámite.

El Capo: Por una cabeza

Pedriel alza el brazo para celebrar el primer tanto de la noche del Capriles. (Foto: AFP) 

A Ricardo Pedriel le costó al inicio acoplarse al juego porque estaba bien marcado por la defensa visitante, pero mientras pasaban los minutos se fue acoplando al juego y resultó siendo clave en el gol. En un partido en el que no hay cómo abrir el marcador, el delantero tiene que estar en la órbita necesaria para sacar ventaja de un error, y así ocurrió: el exseleccionado boliviano se anticipó a Cortés con un buen cabezazo, y en el rebote forzó una salida en falso del meta colocolino que logró capitalizar.

Kazuki Ito: todo bien

El argentino Andrés Merlos cumplió un aceptable partido. Si bien el trámite no fue muy trabado y hubo pocas faltas o jugadas polémicas, el trabajo del juez -lejos de algunos cuestionamientos de años atrás a su desempeño en la Superliga de su país- estuvo a la altura de las circunstancias coperas, al igual que de su cuarteta arbitral.

Los Goles

Las Fotos

Fotos: APG; AFP


Leer más...

La ficha del Wilstermann 2 - Colo-Colo 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy