Cienciano vio cortarse su racha victoriosa en el Cusco el día menos indicado y frente al rival menos deseado. Melgar, su clásico rival en el sur del país, se llevó del Garcilaso un 0-0 que, por encima de la profunda amargura que genera entre los rojos, perjudica sobremanera las opciones del equipo de Franco Navarro para llegar al título del Clausura.

Foto: diario Correo de Ayacucho

Si la teoría futbolística manda que un equipo cuyos jugadores son reconocidos mediante la convocatoria a su seleccionado nacional recibe un plus anímico que debe traducirse en su rendimiento en el campo de juego, Cienciano bien podría constituir el caso especial que por lo general se recuadra en los libros de texto universitarios.

A la fecha, y aunque la historia difícilmente olvide lo nefasto del evento, los casi 28 millones de peruanos ya superaron al menos el colerón que significó la goleada ante Ecuador en Quito. Con otra excepción a la regla: Franco Navarro. El otrora goleador de las selecciones peruanas pagó los platos rotos cuando en la fecha pasada la base titular de Cienciano, golpeada física y anímicamente por el desastre del Atahualpa, cayó goleado ante Bolognesi en Tacna. Con ausencias derivadas de ese partido, ahora ante Melgar la historia no fue muy distinta: aunque no lo golearon, el 0-0 dolió por varios tantos en contra.

Del equipo cusqueño que había ganado ocho partidos consecutivos en su feudo durante este Clausura se vio muy poco este sábado. Hasta la El debutante Cáceres estuvo algo nervioso y dejó claros en el fondo que no fueron aprovechados por el ataque dominó (Foto: larepublica.com.pe)Furia Roja llegó al Garcilaso en menor medida que la acostumbrada, pese a que jugaba contra el rival que es blanco favorito de sus cánticos adversos. Desde el saque mismo parecía que todo en Cienciano era tibio, light: hasta José Carlos Fernández anduvo falto de puntería y las opciones que asustaron el arco del uruguayo Rodríguez partieron de los pies de Natalio Portillo, más por esfuerzo que por ciencia, eso sí -pese a que le bastó para reventar el vértice superior izquierdo del meta melgariano durante la primera parte-.

Además, las suspensiones de Salazar (expulsado contra ‘Bolo’) y Solís (acumuló su quinta amarilla en el mismo partido), sumadas a una lesión de última hora sufrida por Pisano, obligaron a Navarro a presentar una zaga central inédita: Jimmy Flores y el debutante Javier Cáceres, que pese a tener 24 años de edad jugó su primer partido en la máxima categoría. Las consecuencias de la apuesta se materializaron en el segundo tiempo: los desbordes de Portilla e Ysrael Zúñiga derivaron en hasta tres servicios al vacío para la llegada de Hilden Salas, quien siempre entró libre de marca pero desperdició cada ocasión de modo más increíble que la anterior. Para mediados del complemento, decir que Cienciano la estaba sacando barata no resultaba exagerado.

Con todo, durante los instantes finales el cuadro rojo se volcó a tratar de empujarla en el pórtico dominó como fuera: empellones de Ccahuantico, más embates de Portillo, amagues innecesarios de García, algún cabezazo elevado del ingresante Peralta. Febrero de 1999: Melgar roba un empate 0-0 en el Cusco ante Cienciano, el último que se había registrado con ese marcador hasta la fecha. Ese día los rojinegros mantuvieron su camiseta y los cusqueños jugaron de blanco (Recorte: El Gráfico Perú, El Gráfico Perú, Nº 3 p. 61)Pero de peligro real hubo muy poco. ‘Rafo’ Castillo -quien se dice pasaría para la próxima temporada al banquillo de José Gálvez y dejaría su lugar al paraguayo Gustavo Bobadilla, arquero de Melgar a inicios de los ‘90- se dio por servido con el resultado y replegó líneas, más allá de que el ingreso de Álex Magallanes le permitió retener el balón en terreno rival hasta el pitazo final del otro Magallanes, el réferi Miguel.

Si bien el ‘Dominó’ casi se eximió de luchar por cualquier cosa esta temporada, puede irse con el gusto de haberle puesto una enorme piedra en el camino a su rival regional y prolongado su buena estrella en el Cusco. De hecho, Melgar es el equipo de los 12 que disputan el campeonato actual que más puntos ha sacado de visita ante Cienciano en la historia -considerando, ciertamente, que también es el que más veces lo ha enfrentado-: con el partido de este sábado, sumó 14 empates a domicilio ante los rojos, siete de los cuales han sido 0-0. El marcador en blanco fue el que registró el primer partido entre ambos clubes en el Cusco, en 1973, y la última vez que habían igualado con ese score fue en la tercera fecha del Apertura 1999, en una tarde de la que sobrevivieron dos jugadores al cotejo de este 2007: Walter ‘Macha’ Zeballos e Ysrael Zúñiga, ambos en Melgar.

Ver la ficha del partido

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy