Unión Comercio desperdició su localía y el dominio que le impuso a Melgar, que en el segundo tiempo aprovechó lo que tuvo para sacar tres puntos de Moyobamba.

 

El fútbol no es de merecimientos, claro está, los goles son tan crueles que te pueden sentenciar en los últimos minutos, tal como le pasó a México contra Holanda. En el encuentro entre Comercio y Melgar -que se jugó paralelamente a la misma hora-, pasó algo un poco parecido: Comercio pasó de dominarlo en todo el primer tiempo para perderlo en dos jugadas puntuales en el complemento.

Pese a lo antes mencionado, no se le puede quitar el mérito al cuadro de Juan Reynoso. Si bien el primer tiempo estuvo por largos tramos sin cruzar el mediocampo y solo resignado a la defensa, lo hizo con inteligencia y con mucho trabajo táctico: una línea de cuatro atrás y una de cinco al medio para marear a los locales y empujarlos a buscar por los costados. Comercio, al intentar buscar por las bandas, usualmente terminaba regalándola en algún pelotazo intrascendente. De lo contrario, aparecía un rojinegro para trabar al jugador que buscaba desbordar y mandaba el balón al córner, tiros de esquina que los de Walter Aristizábal no supieron aprovechar.

El complemento fue una historia distinta, los dueños de casa habían hecho el desgaste en la primera parte y, obligados por su gente a conseguir la victoria de locales, salieron a buscar con desorden desde el pitazo de Manuel Garay. Melgar, con paciencia y elaboración, aprovechó este desequilibrio y el cansancio de los locales para, mediante una buena jugada de Bernardo Cuesta en asociación con sus compañeros,  marcar el primer tanto a los 48’. Baldazo de agua fría para Comercio, que no entendía lo que pasaba.

Con el paso de los minutos, Melgar se fue asentando más y equiparó fuerzas con ‘El Poderoso de Altomayo’, se animó a buscar por los costados mediante Kevin Ruiz y Minzum Quina. Justamente este último aprovechó una pelota parada y clavó un tiro libre al ángulo de Ronald Ruiz a los 61’, poniendo el 0-2 que no se movería más. Contundencia y efectividad al cien por ciento fue lo que demostró el equipo dominó, quien ahora ve la tabla desde arriba y espera con tranquilidad la próxima fecha. El no saber resolver puede ser fatal, lo vimos con México y, Comercio, esta vez, sufrió de Mundialitis aguda.

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy