Foto: Diario de Chimbote

Dados los antecedentes, un encuentro entre Sport Áncash y José Gálvez siempre va a suscitar un morbo que trasciende sus pertenencias geográficas. Hoy, al menos, el interés no fue correspondido. El equipo del ‘Chepe’ Torres sigue lejos de sus buenas actuaciones de 2007, lo que fue aprovechado por los chimbotanos para llevarse un importante 0-0 del Rosas Pampa.

La ficha del partido

¿Ya habían empatado Áncash y Gálvez en el Rosas Pampa?

Fotos: Diario de Chimbote

 

Sport Áncash y José Gálvez tienen entre sí una historia repleta de baches: descensos, amnistías, retornos, papeleos. Además de pertenecer a la misma región, y jugar el clásico de la zona, aquellos son aspectos fundamentales para el morbo. Pero hay veces en que más accidentado resulta seguirles el paso. Como al partido de hoy, que fue toda una travesía por las ondas hertzianas.

 

 

LA VOZ DE CHIMBOTE

 

Sabiendo de antemano que el partido sería relegado de la parrilla televisiva, no quedó más que adherir el oído a alguna radio local. Internet era el único camino y la mejor opción era Radio Televisión Chimbote, que transmitía el partido desde Huaraz. El argentino Velásquez no pudo prolongar su racha del fin de semana. Acá Vegas lo anticipa (Foto: Diario de Chimbote)Cobertura impecable, para qué: alineaciones precisas, comentarios concretos, informaciones necesarias (como la gastroenteritis que excluyó al arquero argentino-boliviano Fernández del partido y su sustitución por Jaime Muro).

 

Se pudo saber que Diego Martínez pudo despejar un claro avance de Carty, que un zurdazo del colombiano Fabián Hernández fue bien atajado por Muro, que Johnny Vegas contuvo un cabezazo de Meza Cuadra. Hasta se pudo saber que una nube negra se posó sobre el estadio a eso de los 30 minutos, colmando a la tarde de malos augurios: habría poco fútbol. Como corolario a la mala suerte, sobre el minuto 39, la señal digital se cayó de forma definitiva y no se pudo seguir más el partido por esa vía.

 

Así que no quedó más que aferrarse a la única opción que quedaba a mano: Radio Alegría de Huaraz. Al menos se favorecía la pluralidad: un tiempo para cada ciudad.

 

 

Yotum, que es el único aportante de Gálvez a la bolsa de minutos, encara ante la marca de Martínez (Foto: Diario de Chimbote) LA MÚSICA DE HUARAZ

Los instantes finales del primer tiempo pudieron escucharse por esa señal y también las opiniones del entretiempo, que gravitaban en torno a la mala fortuna que perseguía al cuadro huaracino y a la urgencia de que Germán Carty asumiera su condición de adulto mayor y colgara definitivamente los chimpunes.

 

Los equipos salieron a la cancha para el segundo tiempo y una voz en off interrumpió la transmisión para pedir a los peruanos votar por el Parque Nacional Huascarán como una de las siete maravillas naturales del mundo. Acto seguido, la sorpresa llegó: la voz de los comentaristas fue sustituida por una pegajosa canción de la Orquesta Internacional Skándalo que repetía unas 84 veces la frase “te quiero”. La responsabilidad periodística exigía soportarla con estoicismo. Pero al tintinear inmediatamente después los acordes de una segunda cumbia, quedaba claro que era causa perdida.

 

No quedó más que sintonizar Ovación y los relatos del inacabable Elejalder Godos fustigando al comisario del partido Boys-Aurich (Michelangelo Saavedra, quien al parecer dificultó toda la tarde las labores de la prensa en el Callao), esperando que su transmisión hiciera una mínima concesión a lo que estaba pasando en Huaraz. Meza Cuadra encara a Regalado. Áncash ha perdido la brújula de local (Foto: Diario de Chimbote)Hubo una conexión de la cual se pudo entender poco o nada. Mejor dicho, nada. Había que volver a Radio Alegría.

 

Por suerte, la cumbia había acabado. Al menos, momentáneamente. Volvía la señal del programa Opinión Deportiva, que narraba el partido al tiempo que le hacía publicidad al alcalde de Huaylas, Fidel Broncano Vásquez, “un alcalde que se preocupa por su pueblo” (algo así rezaba el eslogan). Fue ahí que pudo repararse en la matriz aspiracional de esta radioemisora: unir cumbia, fútbol y política, todo junto. A los 75’, tras un desborde de Orlando Allende, volvió la música, por fina cortesía del grupo Ráfaga.

 

El partido retornó diez minutos después, con el empate más rotundo que nunca. Hubo un conato de bronca y los comentaristas se preguntaban cómo podía existir fricción entre dos equipos de la misma región, aprovechándose para lanzar un discurso sobre la hermandad que debía reinar entre la costa y la sierra. Eso duró unos dos minutos (el discurso, porque la bronca se disipó al instante). Al menos pudo saberse el resultado final: fue un 0-0 sin música.

 

 

Leer más...

La ficha del partido

¿Ya habían empatado Áncash y Gálvez en el Rosas Pampa?

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy