De cómo San Martín ya no depende solo de Pedro García para jugar bien.

Foto: Abelardo Delgado / DeChalaca.com

La extraordinaria definición de García se extrañaba hacía algunas fechas en un San Martín que ya no solo depende de él para escribir grandes jornadas (Foto: Abelardo Delgado / DeChalaca.com)Cuando Pedro García llegó a Santa Anita, el tiempo y los sistemas tácticos empleados terminaron por determinar que el equipo santo juegue a su ritmo. Cuando García jugaba en Alianza Atlético Sullana, sucedía lo mismo; podía compartir equipo con William Chiroque o con otros nueve jugadores más, pero siempre el equipo dependía del nivel del jugador nacido en Pisco para definir o plasmar un resultado en la cancha.

Algunos dirán que es un líder positivo nato. Otros pueden decir que el resto de sus compañeros de equipo no se sentían seguros para poder asumir ese rol protagónico que solo García estaba dispuesto a asumir. Como fuera, Deportivo San Martín versión ‘Chino’ Rivera ha empezado a jugar como un real equipo -para beneplácito de la Muela e incluso del mismo 'Pedrito'- desde hace ya algunos meses. Si juega o no el mediapunta, el equipo no pierde el sistema aplicado. Si no está García, están Leguizamón, Del Solar, Díaz, Salazar, Quinteros o Sánchez; pero siempre los que están juegan para el equipo. Y cuando juegan juntos más de dos o tres jugadores de los anteriormente nombrados, el juego se hace más vistoso.

De cualquier forma, Pedro García no ha perdido el rol protagónico ganado con completa justicia y esfuerzo. Hoy lo ratificó con un golazo. Pero San Martín es, cada fecha que pasa, un equipo más cuajado en todo el sentido del término, y con más sistemas adquiridos para representar una realidad saludable para el rótulo de campeón del fútbol peruano.

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy