En el horno de Sullana, el equipo de Arrué se trajo un triunfo 0-1 que cayó como del cielo para aplacar las dudas que ya se murmuraban en el mismo seno aliancista. Con Montaño y Arakaki -y sin Jayo- Alianza Lima volvió a tener orden para defender y para atacar. Ante un limitado Alianza Atlético, eso fue más que suficiente. Los íntimos vuelven a tener motivos para creer.

Foto: diario El Tiempo de Piura

La ficha del partido

Ropita maltratada: Benavides y un gol que no basta

¿Había ganado alguna vez Arrué de visita en Sullana?

Fotos: diario El Tiempo de Piura 

Los hinchas sullanenses iban al estadio esperando ver ganar a su equipo y de pasadita ser testigos del debut de Johnnier Montaño con la camiseta aliancista.  Mas allá del calor norteño y del debut del colombiano, Alianza Lima  se encontró con su mejor fútbol en lo que va del año.  Alianza Atlético volvió a su promedio histórico.
 

ESPEJISMO NORTEÑO

En la ciudad de Sullana, la vida se ha venido a complicar con los últimos acontecimientos de índole climático que ha venido golpeando sistemáticamente a la región.  Es como si las lluvias hubiesen limpiado de un solo chubasco las buenas impresiones que dejó el equipo de Cardama en las dos primeras fechas del Apertura. Martín Tenemás (izquierda) jugó contra su ex equipo y lo hizo en forma bastante aceptable. Reimond Manco tuvo solo chispazos (Foto: diario El Tiempo de Piura)Del equipo que invitaba a pensar en algo diferente a lo que tiene acostumbrado Alianza Atlético queda un grato recuerdo. Solo eso.

En la última jornada, volvió el equipo modorro, apático y carente de ideas. Para los parciales del 'Vendaval', es poco que solo la mitad de jugadores titulares sea capaz de mantener cierta regularidad. Frente a un Alianza que venía con un oscuro pasado, con más sombras que luces, se comportó como un equipo impetuoso, pero limitado.

Si bien lo del cuadro íntimo en el Campeones del '36 fue importante, no se debe perder la objetividad: el ‘Atlético’ fue puro entusiasmo, salvo el accionar de individualidades como Diego Bustamante, Marco Casas o Jorge Rivera.  Y en un juego colectivo, es importante el talento de conjunto. Acaso para el equipo de Cardama el inicio fue solo un espejismo propio del calor que azota el desierto.


EL (LOS) REGRESO(S)

Toda la semana la noticia fue el regreso de Johnnnier Montaño. Y el colombiano se puso el overol versión veraniega para poder soportar los 35 grados centígrados de temperatura. No lució, pero generó tal ascendencia sobre sus compañeros que el equipo íntimo empezó a hilvanar jugadas armoniosas que hasta estas alturas del año eran ajenas a los colores blanquiazules. Montaño llegó, vio, venció y, sobre todo, inspiró respeto tanto a sus compañeros como a sus rivales (Foto: diario El Tiempo de Piura)Y como aquel general que llega al combate para tranquilidad de los soldados, inspiró ese mismo respeto en sus rivales de turno. Hay que insistir: no es aún el mejor Montaño del año pasado, pero con lo que jugó -mientras lo pateaban- dejó en claro que está en camino para regresar a ser el viejo conocido de canchas peruanas. 

No se hablaba, en cambio, de otro regreso. Menos mediático, pero igual o mas importante que el del colombiano. Ernesto Arakaki volvió, a su estilo, a la zaga aliancista. En silencio, sin poca o ninguna bulla, regresó. Dio el orden necesario a la defensa íntima, y Santiago Salazar no tuvo que seguir asumiendo la referencia mayor -papel que parece aterrarle a ‘Cafú’-.  El ‘Chino’ pautó el trabajo de la nueva volante de contención -Mori y Aparicio-, que sin problemas puede hacer olvidar a los titulares Jayo y Ciurlizza. Sin ser Beckenbauer, lo de Arakaki es siempre para seis o más puntos por partido jugado.

Entonces, con Montaño y Arakaki en la cancha, Faiffer jugó de Faiffer, Salazar de Salazar y Tenemás de Tenemás. Al margen del gol anotado por Benavides, ‘Ropita’ mantuvo el nivel característico de sus presentaciones: más arena que cal. Alianza Lima, con el (los) nuevo(s) motor(es) en la cancha, construye motivos para empezar a generar rachas positivas; Alianza Atlético, en tanto, vuelve por sus fueros, es decir, a jugar como juega hace más de 10 años, más cerca del sueño que del ensueño.


Leer más...

La ficha del partido

Ropita maltratada: Benavides y un gol que no basta

¿Había ganado alguna vez Arrué de visita en Sullana?

Comentarios (1)add
...
escrito por Gerald , marzo 03, 2008
La pregunta seria si Alianza se va a basar en una Montaño-dependencia, y si esto le va a bastar para lograr algo a fin de año
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy