Ni los jóvenes ni Jayo. ¿Quién le pone equilibrio a la crisis de Alianza?

 

Capturas: CMD 

Jayo y sus irresponsabilidades azuzan la crisis blanquiazul (Captura: CMD)

Juan Jayo salió expulsado. No es novedad. Ya había pasado otras 22 veces en los torneos nacionales. Lo que algún estadístico debería contabilizar -si acaso se puede- es cuántas de estas tuvieron causa en algún descontrol del menudo volante ante la autoridad arbitral. Porque pasan los años -ya suman 35 las velitas- y Jayo sigue comportándose como aquel juvenil irresponsable al que una tarde de 1992 el hoy anónimo árbitro Jaime Rodríguez le sacara su primera tarjeta roja en un encuentro ante San Agustín.

 

Dieciséis años después le tocó el turno a Freddy Arellanos. Es cierto, este es posiblemente uno de los árbitros más discretos con los que cuenta el ya de por sí defectuoso referato nacional. Es cierto que se comió un penal para Alianza (como también es cierto que le anuló un gol legítimo a Bolognesi). Pero aún así representa la autoridad y, quien hoy debiera ser ejemplo y tutor para la nueva camada aliancista, sigue empeñándose en sacarle la vuelta.

 

No se trata de si Jayo reclamó bonito o feo, con la mano levantada o agachando la cabeza. Tampoco es que se le pida comportarse como un caballero de Buckingham. Trujillo también se fue expulsado por Arellanos (Captura: CMD)Pero su persistencia en monitorear cada fallo arbitral viene resultando agobiante, más aún cuando lleva siempre un cuestionamiento implícito a todo el que tenga por obligación impartir justicia. No es justificable, pero hasta cierto punto resulta comprensible, que, en reciprocidad a sus bravatas, algún juez le haya sugerido apresurar su retiro.

 

Es este mismo Jayo quien exige a los jóvenes cargarse la crisis sobre los hombros cuando es en él, como el más experimentado y capitán del plantel, donde debería hallarse cierto equilibrio para una situación tan oscilante. Muchos de los jugadores adolescentes con los que hoy cuenta Alianza están mirándose en su espejo y Jayo no parece querer asumir esa responsabilidad. En nada contribuye que el técnico Arrué quiera solapar la absurda expulsión del ‘jotita’ Luis Trujillo “porque solo dio dos patadas y es un muchacho de 17 años”. Actitudes como las de Jayo y declaraciones como las de Arrué solo harán que en Alianza Lima los jóvenes terminen graduándose con un máster en la matonería.

Comentarios (1)add
...
escrito por r , febrero 28, 2008
o con un master en la especialidad de huestes "íntimas"...jugadores de medio pelo, con recurrencia en el escándalo y la mediocridad, con honrosas excepciones.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy