Captura: CMD

En un encuentro que no dejó casi nada para el análisis, Minero y Melgar empataron a cero en Huancayo. La mala puntería de sus delanteros y el buen planteamiento defensivo de los dirigidos por Gustavo Bobadilla impidió que el marcador se abriera en algún momento. El empate, en cuestión de puntaje, no dejó satisfechos a ninguno de los dos equipos.

La ficha del partido 

Capturas: CMD 

 

Siempre cuando un encuentro comienza vibrante el narrador de turno promete un festival de goles. Cuando antes de la media hora de juego ya se pudieron ver por lo menos un par de oportunidades claras, uno espera que esto o le suba la moral al equipo que generó esas situaciones o que -por lo menos-  le genere una sed de venganza por no haber podido convertir en gol lo presentado.

 

FALTA DE AMBICIÓN 

 

El ecuatoriano Mercado poco pudo hacer ante la ferrea marca de los jugadores del Minero (Captura: CMD)Sin embargo, lo que se pudo ver el día de hoy en Huancayo escapa de las expectativas generadas por la personas que espectan el encuentro. Atlético Minero no pudo tener mejor comienzo en el partido: dos situaciones clarísimas que parecían afirmar la vocación ofensiva con la que habían salido a jugar los dirigidos por José Ramírez. Y a pesar de que en ambas ocasiones el grito de gol le fue negado a Jorge Leiva, se esperaba que el tanto del equipo naranja llegara en cualquier momento.

 

Pero el gol nunca llegó. Probablemente fue por el hecho de que los jugadores del conjunto local lo esperaban sin esforzarse en demasía. O quizá lo necesario para poder conseguir el tanto de la victoria escapaba de las posibilidades del cuadro naranja. Si bien Franco Mendoza se volvió a cargar al equipo hombro en busca de la victoria, lo cierto es que la falta de compañía no le permitió convertirse en más que una intención e hizo que se diluyera junto con el equipo al pasar los minutos.


El argentino Busse no llegó a trascender en su debut con el equipo naranja, más allá de su cabellera (Captura: CMD)SUMA NULA

 

Pero esa incapacidad para generar jugadas de peligro no fue la única razón por la que el encuentro terminó 0-0. El buen sistema defensivo presentado por Bobadilla impidió más de una vez cualquier incursión naranja en el área mistiana. El buen trabajo del ‘Sapito’ Pereyra y de Rivelino Carassa en la zaga central del equipo dominó fue lo más rescatable esta tarde en el conjunto rojinegro. Y es que si de un mal acusó el cuadro visitante este domingo fue su ataque. Las ganas de Sergio Ibarra de convertirse en el máximo goleador del torneo peruano no impidieron que trascendiera poco o nada en el juego y lo de Richard Mercado acompañando al ‘Checho’ estuvo, inclusive, por debajo del nivel de su compañero de ataque.


Así, con todo esto. A pesar de la expectativa generada al inicio del partido, no fue extraño para nadie en Huancayo que el marcador no se abriera en ningún momento del encuentro. A veces lo que bien empieza, no necesariamente bien termina.

 


Leer más...

La ficha del partido 

Huancayo: afición en contra del local

Historia caleta del Minero - Melgar

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy