Alianza volvió a caer en las alturas. Sucumbió 1-0 ante Sport Áncash, que hizo un esfuerzo mínimo para conseguir la victoria. Los dirigidos por el ‘Chepe’ Torres manejaron el partido pero sin la profundidad necesaria para inquietar más el arco defendido por Alberto Bologna. Los íntimos no ganan un partido debut del torneo local desde 2004.

Fotos: Prensa Sport Áncash / Capturas: CMD

Parecía que habían firmado un pacto. Un tratado de no-agresión durante 90 minutos para así repartir puntos y no terminar esta primera fecha con las manos vacías. La pelota iba de un lado para otro, manejada con total displicencia por los jugadores de ambos conjuntos. Y hasta los 60’, lo acordado entre los dos equipos iba viento en popa. Cero goles. Pocas oportunidades.

Pero hubo un jugador que, probablemente no enterado del acuerdo, decidió batir a Alberto Bologna luego de un pivoteo de Germán Carty. Orlando Allende había ingresado al campo en el minuto 57 y, 3’ después, le daba la victoria al Sport Áncash. El abrazo ancashino tras el gol convertido por Allende (Captura: CMD)El hábil mediapunta terminó marcando la diferencia en un partido que parecía condenado al 0-0.

 
CORTOCIRCUITOS ÍNTIMOS

En términos resumidos ningún equipo fue lo suficientemente valiente y hábil para salir a buscar el marcador. Lo que en un principio parecía una actitud agresiva de Alianza acabó siendo un total conformismo con el 0-0 que pretendía cosechar en el Rosas Pampa, ya que ninguno de los hombres que Arrué mandó arriba salió dispuestos a matar por un resultado.

El trío Faiffer-Trujillo-Manco jamás congenió en la pesada cancha del Rosas Pampa y eso fue influyente para que el equipo íntimo no llegara a contar casi con ningún ataque realmente peligroso. Manco, en particular, no ha reeditado en los dos encuentros que se le ha podido observar en esta temporada -el anterior fue el amistoso ante EMELEC, en el que fue expulsado- sus actuaciones de jornadas anteriores y por momentos su afán de desequilibrar deviene en un egoísmo que termina restando opciones de ataque a su equipo.

Benavides navegó en la intrascendencia y pasó desapercibido en el ataque íntimo frente a su ex equipo (Captura: CMD)Sus otros dos compañeros de mediocampo tampoco hicieron mucho en el partido y se perdieron en la intrascendencia. Arriba, además, Benavides seguía demostrando las mismas falencias que lo llevaron a la suplencia durante la mayor parte del pasado año.

 
AMENAZÓ CON LO JUSTO

Por su lado, el equipo local tampoco parecía decidido a matar a un rival al que con el pasar de los minutos se le acababa el oxígeno y se iba entregando en bandeja de oro para el tiro de gracia. El punto más regular de su esquema fue su defensa. Centro al arco de Bologna. El argentino respondió bien cuando fue exigido (Foto: prensa Sport Áncash)Los cuatro hombres del fondo, comandados por un segurísimo Javier Martínez, no dejaron pensar en ningún momento a la ofensiva blanquiazul y ello ayudó a que los ancashinos pudieran controlar el encuentro.

Sin embargo, esa tenencia mayoritaria de la pelota no se tradujo en oportunidades, ya que tanto Yimmy Peña como Germán Carty han quedado en deuda con su presentación en sociedad en Huaraz. Los dos atacantes del equipo verde, procedentes del Total Clean, no representaron un dolor de cabeza para la zaga íntima como esperaban los parciales de la ‘Amenaza’. Por otra parte, Juan Carrillo -llamado a ser la figura de este equipo- ha dejado claro que su síndrome de reclamos constantes es la tara que le impide progresar como jugador.

Así como pintaban las cosas, seguramente muchos se sorprendieron con el gol de Allende. La ambición destacó por su ausencia en Huaraz. A pesar de que este es el primer paso, el hecho de haberlo dado sin seguridad no ayudará, a ninguno de ambos conjuntos, a que el camino sea menos resbaloso.

 
Leer más...

La ficha del partido

Arakaki y la banca: la condena del 'Samurai'

Historia caleta del Áncash - Alianza

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy