• EL CAPO. Paulinho fue importante para que Corinthians pudiera salir airoso de su visita a la Bombonera. El volante del ´Timao’  nunca se escondió y buscó constantemente participar en el juego. (Foto: AFP)
  • LA CLAVE. La persistencia de Boca en ataque, recién pudo encontrar sus frutos sobre los 73’ cuando  Facundo Roncaglia puso el 1-0. Lamentablemente para el conjunto argentino, dicho marcador no se mantendría hasta el final. (Foto: AFP)
  • LA CANCHA. Un ambiente de fiesta fue el que se vivió en La Bombonera, estadio en el que  no se pudo encontrar un solo asiento vacío. (Foto: AFP)
  • LA JOYITA.  Un error en salida de Riquelme le permitió a Corinthians llegar al empate a los 86’.  Luego de una buena jugada colectiva en la cual participaron Paulinho y Enerson, Romarinho decretó el 1-1 tras un sutil toque ante la salida de Orión. (Foto: AFP)
  • EL CAMBIAZO. Pese a tener pocos minutos en la cancha, Romarinho fue vital para que el ‘Timao’ pudiera sacar un buen resultado de Argentina. (Foto: AFP)

 

El capo: Once sobre uno

Dentro de un partido en el que los equipos predominaron por sobre las figuras, lo de Paulinho en la volante del timao debe ser valorado por el esfuerzo que hizo en mantener presencia ofensiva para sus colores. Su mejor momento estuvo en el primer tiempo, ese en el que Corinthians pudo controlar a un equipo local que, tras un inicio impetuoso, se frenó ante el orden y la presión que el conjunto brasileño realizó sobre su propio campo.

La clave: A roncar a su casa

Hasta antes de los 73’, en La Bombonera se apreció un choque en el que Boca tuvo mejor intención para marcar el primer gol, pero una y otra vez se chocaron con su falta de puntería y las pocas ideas que mostraron en el campo para romper a la defensa de Corinthians. Solo luego del gol anotado por Facundo Roncaglia, el equipo xeneize pudo disfrutar de todo el esfuerzo que realizó (aunque le haya durado poco), a la vez que desde ese minuto se empezó a apreciar un trámite más suelto ante la necesidad del timao por emparejar la cuenta.

La cancha: Boquita pintada

Tal como se esperaba, un ambiente de fiesta se apreció en La Bombonera, estadio en el que encontrar un solo asiento vacío resulta imposible en esta clase de partidos. A ese grato marco, sin embargo, se contrapuso el descontrol que hubo en el uso de fuegos artificiales, los que en el segundo tiempo llegaron a provocar la suspensión durante unos minutos al caer dentro del terreno de juego algunas bengalas. Sorprende que hasta ahora sea imposible controlar estos hechos siendo la Copa Libertadores el torneo de clubes más importante en esta parte del planeta.

La joyita: Tapón al topo

Cuando el encuentro parecía bajo el control de Boca, un error de Juan Román Riquelme en salida le costó el empate a su equipo. A los 86’, el capitán xeneize perdió el balón sobre la mediacancha ante la presión de Paulinho, quien de inmediato arrancó en dirección al campo boquense. Tras avanzar unos metros, el ‘8’ de Corinthians le cedió el esférico a Emerson que, ante el intento de Caruzzo por cortar la jugada, jaló la pelota hacia atrás con el taco para luego aprovechar la corrida en diagonal de Romarinho y soltar un pase cruzado que dejó solo frente al arco a la nueva estrella del timao, quien definió con un ligero toque por sobre la salida apurada del arquero Orión.

El tapadón: Primer aviso

Boca arrancó el partido de forma trepidante en busca de sacar rápida ventaja en el marcador, pero Corinthians no se amilanó y aguantó como pudo. Así fue que recién sobre los 8’, el timao contó con su primera gran ocasión en el encuentro cuando el equipo xeneize perdió un balón en el mediocampo, el mismo que en los pies de Paulinho se convirtió en un fuerte y colocado remate hacia el arco de Agustín Orión que obligó al meta boquense a lanzarse sobre su palo izquierdo para mandar el balón al tiro de esquina.

El cambiazo: Nuevo pero bueno

Cuando a los 83’ salió del campo un extenuado Danilo, toda la atención se centró sobre el jugador que ingresó al campo en su lugar. Romarinho tuvo pocos minutos para mostrar su juego en la cancha, pero suficientes para dejar su huella en la primera final y retribuirle la confianza a Tite, técnico de Corinthians, quien apostó por él entre los convocados para estar en la cancha de Boca.

El debut: Pegó bajito

Aunque no sea hijo del gran Romario, tal como en algún momento durante la transmisión de Fox se creyó, su nombre suena a gol por donde se lo mire. Romarinho tuvo en La Bombonera su debut internacional con el timao a tan solo tres días de haber hecho lo mismo con el primer equipo de Corinthians en partido ante Palmeiras por el Brasileirao, encuentro en el que anotó dos goles. Voceado como gran estrella en su equipo, lo de Romarinho en el fútbol no pudo empezar de mejor manera.

Kazuki Ito: Pito roto

Lo del juez chileno Enrique Osses en La Bombonera lindó con lo paupérrimo al dejar en la cancha a Facundo Roncaglia, quien debió irse expulsado por doble amonestación a los 42’ luego de la dura falta que cometió sobre Emerson. Ese error acabó por influir de forma directa en el partido ya que el jugador de Boca fue quien anotó el único gol de su equipo en la segunda etapa. A pesar que en el resto de su labor hubo poco para discutir, tamaña omisión dejó a Osses en la mira de las críticas por su actuación.

Fotos: AFP

Comentarios (1)add
...
escrito por Arnaldo , junio 28, 2012
Esa treta bien antideportiva de los argentinos de meter humo al estadio usando los pirotecnicos, hasta cuando no se va sancionar ejemplarmente??

Hubo un partido de vuelta en copa libertadores hace unos años, contra un club ecuatoriano. En la ida le habian aplicado 4-1 o 3-1 al Boca, y necesitaban revertirlo. Ganaban 1-0 (insuficiente por cierto)ya cuando se jugaba el segundo tiempo los del Boca pero el club mono, Cuenca creo, jugaba mejor y estaba para hacer el empate, pero ahi entró a tallar esto de los pirotecnicos. Metieron tal cantidad que el partido se paralizó por mas de media hora. Se reinicio el match pero con visibilidad limitada, lo cual fue aprovechado por los bosteros y metieron dos goles mas, que les alcanzó con las justas para desplazar a los ecuatorianos.

Asi no valen, debe haber un minimo de decencia y respeto al rival, cosa imposible de pedir a los argentinos, que son los mas picones y los peores perdedores del mundo. Ojala el timao les gane para que se regresen con las manos vacias

Saludos
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy