Foto: TelamEn un partido trabado en el que hubo más faltas que ocasiones de gol, Rosario Central quedó eliminado de la Libertadores y también de toda chance de Sudamericana tras no poder con la Católica. De hecho, el cuadro cruzado estuvo muy cerca de ganar en el Gigante de Arroyito, pero un autogol de Fuenzalida lo hizo ceder el 1-1.

Jorginho Abanto | @A23Abanto
Redactor

El Capo: Salvador

En las escasas ocasiones que se le presentaron, Matías Dituro supo responder para brindar seguridad al arco de la Universidad Católica. Cuando Leonardo Gil se animó a pegarle de larga distancia, el golero argentino supo reaccionar con las dos manos y envió el esférico al córner. El exportero de CNI estuvo atento de principio a fin, aunque poco o nada pudo hacer para evitar el autogol de su capitán José Pedro Fuenzalida.

La Pizarra: Marcados

Los dirigidos por Diego Cocca saltaron al terreno con un 4-trapecio-2. Su equipo fue el que menos golpeó, pero tras el gol recibido y con tan solo una ocasión clara de gol que falló Matías Caruzzo, decidió poner a Fernando Zampedri a los 30’. El delantero fue el punto de referencia que Rosario Central necesitaba para buscar siempre el gol mediante el cabezazo.

Entretanto, el equipo de Gustavo Quinteros se dedicó a trabar el juego, y aun cuando era notoria su incomodidad con el ritmo de las acciones, con el gol conseguido por César Fuentes alcanzó mayor tranquilidad. La defensa cruzada se mostró sólida y sin dejar espacios para el rival hasta el autogol de Fuenzalida.

La Joyita: Túnel máximo

Rinaudo y Kuscevic se quedan en el césped tras el duelo por el balón. (Foto: El Ciudadano) 

En una de las diversas incursiones ofensivas locales, Maximiliano Lovera recibió el balón en el sector izquierdo. A su marca fue Stefano Magnasco, pero sin reparos el atacante canalla lo dibujó con una huacha vistosa. No obstante, Lovera no pudo sacar el centro ni patear al arco, y su acción no prosperó.

La Calamidad: Era antes  

En otro de los intentos canallas, un centro llovido al corazón del área cruzada parecía destinado a no causar mayor peligro. Sin embargo, la zaga conformada por Germán Lanaro y Benjamín Kuscevic se confió y sin tener espejo retrovisor, ninguno de los dos defensores centrales visitantes se percató de la llegada de Matías Caruzzo; no obstante, el zaguero local llegó tarde al balón.

La Cancha: Hasta el final

La gente de Rosario Central siempre está y ni siquiera la intensa lluvia que cayó sobre el Gigante de Arroyito fue impedimento para ello. Aun con conciencia de que con el empate el cuadro canalla ya no podía aspirar ni la Copa Sudamericana, el público canalla se mantuvo saltando y cantando para empujar a su equipo a ese gol que le permitió salvar al menos el honor.

La del VAR: Al límite

Caruzzo se lamenta tras el gol de Fuentes. (Foto: El Ciudadano) 

Un remate de Joaquín Pereyra que abrió la polémica del partido. Los jugadores canallas reclamaban una mano, pero el árbitro Esteban Ostojich  no dudó en dejar seguir el juego. La repetición televisiva permitió apreciar que el balón pegó en la mano de Luciano Aued, en una acción que la tecnología -que solo será incoporada a la Copa Libertadores en octavos de final- habría estado en condiciones de advertir.

El Extraviado: Sin aportar bajo la lluvia

Maximiliano Lovera no tuvo un buen partido ante la mirada de su público. Estuvo lejos de ensayar acciones de peligro constante y erró la que tuvo; Diego Cocca quizá se demoró en cambiarlo.

Kazuki Ito: Con él no es

El juez Esteban Ostojich no dudó en sacar tarjetas amarillas ante cada entrada dura. El uruguayo estuvo correcto en las sanciones, salvo la extrema convicción con que dejó seguir el juego ante la comentada mano de Aued.

Los Goles

Fotos: Telam; diario El Ciudadano de Rosario


Leer más...

La ficha del Rosario Central 1 - Universidad Católica 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy