Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comNueva Zelanda planteó un esquema bastante conservador ante Perú. ¿Qué tanto tuvo que ver la baja de Chris Wood y por qué su ausencia en el once titular terminó afirmando la idea de los dirigidos por Anthony Hudson?

 

Adrián Cabrejo | @adriancabp
Editor

Previo al partido entre Nueva Zelanda y Perú se habló del supuesto bielsismo que profesaba el entrenador Anthony Hudson. En el partido por el repechaje quedó claro que puede sentir admiración por el entrenador argentino, pero que no duda en ser pragmático si el partido así lo requiere.

¿Qué tanto influyó que Chris Wood no iniciara ante Perú con el planteamiento ultraconservador que mandó Anthony Hudson ante Perú? Influyó bastante. Con Wood en cancha se mencionaba la posibilidad de que Hudson repitiera el esquema mostrado en el amistoso ante Japón con un 4-3-2-1 que le daba salida rápida y la posibilidad de usar el contragolpe como arma con jugadores rápidos como Kosta Barbarouses y Marco Rojas.

Sin su principal referente de área, Nueva Zelanda apeló a refugiarse en una fortaleza antes que salir a buscar el gol; prioridad que cambió precisamente con el ingreso de Wood a los 74 minutos, dándole mayor fuerza a un equipo que no había generado ocasiones claras de gol por el poco peso ofensivo que le dieron Rojas y Barbarouses, pero también porque Ryan Thomas no tuvo espacios para moverse con libertad desde la primera línea de mediocampista, algo similar a lo que le ocurrió a Yoshimar Yotún.

Ryan Thomas tuvo tan pocos espacios para hacer fútbol que en algunos pasajes solo se dedicó a cubrir avances peruanos, como el de Renato Tapia. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com, enviado especial a Wellington) 

¿Pero Hudson tenía muchas más opciones para reemplazar a su delantero estrella? El único delantero de características parecidas era Jeremy Brockie, quien no destaca precisamente por tener un gran registro goleador con la camiseta de su selección. Pero lejos de eso incluso la baja de Wood terminó acomodando bastante a Nueva Zelanda. Está claro que siempre se busca ganar, pero por lo visto en el terreno de juego parece que a Hudson no le incomodaba demasiado irse con el 0-0 y que prefería tener totalmente recuperado a su máxima figura para el partido decisivo en Lima.

¿Por qué le convenía cerrarse al máximo y resignar un empate en casa? Primero porque sabe que no tiene una plantilla larga y que bajas como las de Wood son casi irremplazables. Segundo, porque era más conveniente mantener el arco en cero a cualquier costo, incluso resignando opciones ofensivas. Tercero, porque en Lima puede venir a cerrarse con mayor dureza y ahí sí podrá plantear el contragolpe como arma principal con su defensa rechazando, con Wood pivoteando y con Rojas o Barbarouses picando al espacio para generar peligro.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com, enviado especial a Wellington


Leer más...

La crónica del Nueva Zelanda 0 - Perú 0: No es para tomarse la cabeza