Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com¿Por qué Perú no pudo ganar en Wellington? DeChalaca presenta cuatro puntos que pueden explicar las razones.

 

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

El amargo empate sin goles ante Nueva Zelanda puede analizarse de distintas formas. Así como se puede reconocer el gran mérito de un rival que, consciente de sus limitaciones, planteó un partido inteligente, también podría ser oportuno hacer énfasis en algunos aspectos del equipo peruano que, más que errores, son temas para revisar que explican el resultado del viernes pasado y que plantean soluciones para el partido del miércoles próximo.

El más crítico, y quizás al mismo tiempo el más evidente, es que a este equipo le falta un plan B. A lo largo de las Eliminatorias, si bien no se conseguían los resultados, Perú mantuvo una identidad clara. La mantiene hasta el día de hoy, pero cuando el rival logra plantear partidos cerrados y trabados, no parece haber una respuesta. Gareca es un técnico con la fuerte convicción de tocar por abajo y construir jugadas para que los goles se vayan elaborando y eso ha resultado muchas veces, pero cuando no funciona, no suelen ensayarse otras variantes como, por ejemplo, remates de fuera del área. El tiro de media distancia sirvió ante Bolivia, partido en el que no se pudo entrar con claridad y dos goles de Cueva y Flores fueron clave para vencer al rival. Ante un equipo que defiende con cinco y que lo hace muy metido, esto puede ser definitorio si se realiza con algo más de frecuencia.

Otro tema, que se vincula en cierta forma con el anterior, es el hecho de que los cambios tarden demasiado. En Wellington, Gareca hizo ingresar a Paolo Hurtado a los 78’, a Pedro Aquino a los 88’ y a Andy Polo en los descuentos. Esto no es ninguna sorpresa: a lo largo de la Eliminatoria, de los 54 cambios que realizó el técnico argentino, apenas 27 fueron antes del minuto 70’. Y si nos remontamos hacia los primeros partidos de su proceso, la tendencia probablemente se mantenga. Gareca confía mucho en lo que para en el campo desde el inicio y últimamente vino funcionando, pero ahora se necesitaba una alternativa diferente para abrir el partido. Quizás no haya tampoco tanta variedad de estilos de jugadores en el banco.

Edison Flores no tuvo una actuación redonda en Wellington. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

El tercer punto a analizar es el poco funcionamiento que hubo en el circuito entre los volantes ofensivos y el delantero. Carrillo y Flores no aparecieron con mayor desequilibrio y no pudieron alimentar a Farfán cuando se metía al área. Sin embargo, el llamado a ser el que más se asocie con el ahora delantero peruano era Cueva. El enganche casi no tuvo jugadas combinadas con Farfán, quien se perdió entre centrales a los que por fuerza física era difícil ganarles. A Jefferson quizás le hubiera acomodado arrancar desde más atrás y aprovechar pases filtrados de los tres volantes, pero ante el planteamiento rival de defender muy cerca de su arco, esto se complicó. Tenía que ser algo más preciso el pase que le llegara. Con Ruidíaz, muy probablemente, hubiese ocurrido lo mismo.

El cuarto factor clave, que coincide también con un mérito del rival, es la falta de calma en la primera línea de centrocampistas. Tapia y – sobre todo – Yotún, lucieron algo pasados de revoluciones, tanto para cortar el juego como para elaborar. Este último es quizás el jugador más importante del esquema peruano, ya que es quien inicia las jugadas de ataque y logra, en muchas ocasiones, marcar diferencia con algún pase clave. Nueva Zelanda tapó muy bien a Yotún y eso perjudicó muchísimo el funcionamiento del medio campo peruano. Ante esta buena marca, no hubo alguien que asumiera el rol de ser quien manejara la pelota frecuentemente con criterio. Para la vuelta tiene que ensayarse alguna forma de que Yotún tenga más contacto con el balón pese a la recia marca rival, ya que Perú parece, por muchos momentos, depender de él.

Si a Perú se le presenta el miércoles un partido similar al de Wellington, será clave tener diversas opciones tanto en el planteamiento como en el banco, y también será fundamental que los atacantes se asocien más entre sí y que, sobre todo, Yoshimar Yotún pueda tener mayor participación y libertad para elaborar. No sería preciso llamarlos errores que se cometieron, pero sí características que tuvo el equipo peruano que, de mantenerse, podrían costar una clasificación que muchos estamos esperando hace tanto tiempo.

Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com
Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy