Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEn el arranque de la Segunda División, Boys y Pacífico se enfrentan por primera vez de manera oficial. Sin embargo, en 1990, el cuadro porteño enfrentó a otro club con un nombre muy parecido.

 

Uno de los cotejos más atractivos de la primera fecha del torneo de Segunda División es el que sostendrán Sport Boys y Pacífico FC, clubes que por primera vez se enfrentan de manera oficial. Ambos comparten el mismo color de camiseta y hasta la misma mascota, por lo que se espera un duelo no solo en el campo de juego sino también en las tribunas. Sin embargo, Boys ya enfrentó a otro Pacífico: en 1990, jugó como local en el estadio Alejandro Villanueva ante el Sport Pacífico de Tumbes.

Hazaña norteña

El arquero Jorge Morales contiene el balón y el peligro sobre su arco mientras Claudio Adao y Carlos Henrique Paris hacen vista (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)En la previa a este encuentro, Sport Pacífico había jugado cuatro partidos en ocho días: derrotó a Libertad (0-1), a Alianza Atlético (1-0) y a UTC (2-1); además, había llegado a Lima por tierra desde Tumbes. Al frente estaba un equipo rosado que llevaba solo meses de haber regresado a la máxima categoría y que en Matute alineó el siguiente once: Chávez-Riva; Arrelucea, Ochandarte, Duffoó, Delgado; Flores, Norton, Marquinho; Anchisi, Adao y Paris. Por su parte, Víctor ‘Pítin’ Zegarra, técnico del elenco tumbesino, envió a los siguientes jugadores: Morales; Preciado, Castro, Andrade y Herrera; Flores, Terranova y Gonzales; Marchán, Vilarete y Soto.

Si bien Boys partía como favorito para dicho cotejo, el cuadro tumbesino le plantó un duro cotejo y logró obtener un empate sin goles en su visita al recinto victoriano. A los 8’ de iniciado el partido, el árbitro Alberto Tejada no cobró un claro penal a favor de la visita por una falta de Martín Duffoó contra José Anselmo Soto. Al minuto siguiente, el elenco chalaco contó con su mejor ocasión durante el encuentro pues, tras un centro de Marquinho, Claudio Adao se lanzó de palomita y el balón pasó muy cerca del arco defendido por Jorge Morales, quien jugó a un gran nivel y realizó tres extraordinarias atajadas que dejaron con las ganas de gritar un gol a la hinchada rosada que se dio cita aquel día.

En el segundo tiempo, el asedio rosado prosiguió principalmente a través de los brasileños Adao y Marquinho; no obstante, se encontraron con una férrea defensa granate que alejó el peligro en todos los intentos porteños. De esta manera, ni con los ingresos de Alberto ‘Cañón’ Ramírez y Carlos Zegarra la situación cambió a pesar de otros dos intentos de Adao que fueron contenidos por el arquero Morales. Al final, los 3 405 espectadores que asistieron a Matute se quedaron con las ganas de gritar un gol pero supieron reconocer el esfuerzo del elenco visitante.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recorte: diario El Comercio / suplemento Deporte Total

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy