En Sechura, el fútbol peruano volvió a vivir un episodio de inaceptable desorganización. Cristal salió con una camiseta similar a la de Alianza Atlético y se cambió en plena cancha para evitar polémicas; encima, la divisa suplente cervecera tampoco se distinguía de la titular churre.

 

    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

Fueron 15 minutos de retraso originados por una falta de criterio básica, Sporting Cristal salió al Sesquicentenario con su camiseta titular celeste modelo Adidas, con rayas azules en los hombros y algunas más solo en la parte frontal, además de un short también celeste. Enfrente, el local, Alianza Atlético, lucía su camiseta titular con el derecho que actualmente le corresponde (antaño, elegía camiseta titular el equipo más antiguo). El 'Vendaval' luce un diseño un poco diferente del que vestía hasta 2016: modelo Walon, blanca, con rayas verticales color celeste pero hombros también del mismo color, además de short blanco. La confusión era patente.

El árbitro del cotejo en Sechura, Hilbert Villegas, quiso sensatamente reducir el riesgo de polémicas, pues era inminente el riesgo de confusión en situaciones sensibles como fueras de juego, por ejemplo. Por eso, se optó por la solución que se había ejecutado en el partido de Reservas: que Cristal emplee su camiseta suplente. Pero eso la polémica siguió abierta, porque el diseño alterno de los rimenses, con franja celeste y espalda blanca también pudo causar confusión para la cuarteta.

La función de una camiseta suplente no es simplemente adaptarse a la moda, sino que en casos de parecido con el rival, se logre generar una efectiva diferenciación para evitar polémica. De hecho, en este caso, ni la alterna de Alianza Atlético salvaba el problema, pues es de diseño similar a la titular solo que con un azul más eléctrico.

Total Chalaco y Bolognesi con camisetas similares en un partido del Descentralizado 2009. (Foto: archivo DeChalaca.com) 

Al respecto, cabe hacer notar que Adidas, por ejemplo, viste a clubes como Real Madrid en los que fuera de la moda, las variantes de camiseta son visualmente notorias. La titular es blanca, la suplente morada e incluso la tercera equipación es negra -esta última usada principalmente en la Champions League-. Es, pues, una manera no solo efectiva de inducir variedad de oferta, sino de tener al equipo preparado para distinguirse de cualquier uniforme rival.

En el Perú, por supuesto, no faltan quienes buscan soluciones tropicales para casos así. Pero en un contexto con la influencia publicitaria del que actualmente impera en el fútbol, los típicos chalecos pichangueros no constituyen una solución mientras no estén rotulados con Cerveza Cristal, Anypsa, Gatorade o Caja Sullana, marcas que no merecen que su inversión sea tapada.  

Sin embargo, el problema central, al fin y al cabo, son los 15 minutos de atraso que lo sucedido generaron, cuyas consecuencias son múltiples. Por ejemplo, el clásico entre Alianza y Universitario tuvo que comenzar también retrasado por efectos de la transmisión de la televisión. Y un largo etcétera que -felizmente no en este caso- puede llegar a involucrar hasta problemas con los horarios de vuelos y demás en un torneo con geografías tan variadas como el peruano.

Lo preocupante, igual, es que en momentos que el fútbol peruano luce desvirtuado internacionalmente, situaciones como esta de ver a jugadores cambiarse en el terreno de juego agravan más la imagen. Sobre todo cuando no es la primera vez: hace ocho temporadas, en el Miguel Grau, Total Chalaco y Bolognesi no pudieron jugar porque el cuadro tacneño llevó un uniforme alterno que no era completamente blanco -como señalaba el convenio firmado para el partido- y acabó comprando de emergencia camisetas azules del Deportivo Ramón Zavala de la Liga del Callao. El calendario ya marca 2017 y cosas así siguen sucediendo en un medio que diagnostica mucho pero resuelve poco.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: archivo DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy