Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comCarlos Ascues y Aldair Fuentes fueron los hombres más destacados del último clásico: el 'Patrón' en la volante central y el 'Patroncito' en la zaga, es decir, con sus demarcaciones naturales invertidas. ¿Qué gana Alianza Lima con esta intercambiabilidad y qué precedente hay de ella en Matute?

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Los dos grandes protagonistas del clásico del último sábado 9 en Matute fueron aliancistas y de características futbolísticas similares. Por un lado, Carlos Ascues brilló en su retorno a Matute como volante de primera línea, con un golazo de antología que decoró la postal. Por el otro, Aldair Fuentes recibió diversos elogios por su inédito desempeño como zaguero central, en pareja con Gonzalo Godoy.

El tino para ambas ubicaciones tiene que ver con un ojo importante de Pablo Bengoechea para ambos casos. Por el lado de Ascues, es sabido que el 'Patrón', sobre todo desde que estuvo a cargo del 'Profesor' en la selección peruana en 2014, ya demostró que lo suyo es mucho más productivo descolgándose al ataque desde la primera línea de la volante: tiene control, tiene potencia y maneja bien el ida y vuelta. Y además tiene precisión y categoría para definir, como hizo ante Universitario tras dejar en ficha a Horacio Benincasa y fusilar a Carlos Cáceda.

Fuentes, por su parte, se lució especialmente debido a la disposición de funciones en la zaga íntima. Así, mientras Godoy hizo la cobertura directa sobre Luis Tejada para neutralizar al panameño, el 'Patroncito' quedó como cuarto zaguero, libre para los despejes y las anticipaciones que quedan mejor registrados en la foto. Pero más allá de eso, ambos demostraron una complementariedad útil que hace más sólida aun la ya destacada propuesta defensiva de Bengoechea, que con 30 goles encajados en 31 partidos luce los mejores indicadores de 2017 en el Descentralizado.

Carlos Ascues adelante de Aldair Fuentes, así se paró Alianza Lima y resultó clave para ganar el clásico. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Lo llamativo es que ambos jugadores no solo comparten apelativo por herencia lejana de José Velásquez, sino que están intercambiados respecto de sus demarcaciones naturales. Así, mientras Ascues era originalmente zaguero central, Fuentes es en esencia volante de marca. Esta experiencia no es ajena a Matute: ya alguna vez ocurrió un caso similar con Wilmar Valencia y José Soto, cuando 'Pepe' llegó a filas íntimas procedente de Municipal como volante central. Con el correr de los partidos, 'Bam Bam' pasó al mediocampo y Soto bajó a la defensa para acabar convertido en uno de los mejores backs de la historia blanquiazul.

Lo importante, fuera de la anécdota, es la versatilidad defensiva que alcanza Bengoechea, quien además así atiende la crítica principal que hiciera DeChalaca a inicios de año en torno de la conformación del plantel íntimo: la carencia de un '6' neto. Lo irónico es que lo hace a través de futbolistas que no cumplen en estricto la función de un ancla fijo, y extendiendo la capacidad de reubicación que han tenido otros volantes de primera línea íntimos: hoy Luis Ramírez actúa casi de extremo y Rinaldo Cruzado tiene más espacio para ser casi un '8' distribuidor. En este caso, el patrón, a través de los nuevos 'Patrones', también se repite.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Leer más...

La crónica del Alianza Lima 1 - Universitario 0: Prodigolazo

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy