Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comSport Rosario bregó todo lo que pudo hasta que le robó el empate a la San Martín en el Grau. La receta canalla fue un clásico: centro desde la derecha para el cabezazo de Jesús Rabanal que selló un peleado 1-1.
    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

La sincronía de algunos hechos a veces es sorprendente. Así como Juan Antonio Pizzi logró llegar a la final de la Copa Confederaciones en la misma semana en que su excomparsa José del Solar fue cesado en Sporting Cristal, los penales pateados en Kazán coincidieron exactamente con el penal que el tacneño Edwin Ordóñez cobró a favor de la San Martín en el Callao en el arranque del partido pendiente ante Sport Rosario por la fecha 4 del Apertura. Y para endurecer las casualidades, mientras los portugueses erraban todos sus disparos desde los doce pasos, un peruano que jugó en Portugal ejecutaba el suyo de manera magistral: Junior Ponce.

Y hay que puntualizar su nombre, porque la verdad es que el mediapunta albo está en el mejor momento de su carrera. Parece estar concentrado en el juego y enchufado en explotar sus innegables condiciones. Conduce, corre y juega; y piensa, que es lo más importante. Se ha convertido en el distinto del equipo de Orlando Lavalle y en un partido como este en el que estaba ausente Jesús Chávez, asumió el liderazgo en la ofensiva alba.

¿Fue, entonces, un empate entre Ponce y Rosario? No tanto así, aun cuando sí hayan dividido honores, más bien, Ponce y Jesús Rabanal, otro jugador que anda derecho y también resulta clave para su equipo. Pero antes de explicar eso conviene ser justos y reconocer que el empate fue entre toda la San Martín y todo el 'Canalla', en un duelo jugado de poder a poder, con propuestas intensas y entregas incuestionables.

Pablo Lavandeira y Wilder Cartagena tuvieron un duelo interesante en la mitad de cancha. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

En una tarde porteña fría, en el campo faltó cualquier cosa menos una temperatura agradable. Porque el ida y vuelta fue constante: al gol de Ponce, Rosario respondió con un autopase de Pablo Lavandeira y un intento de chalaca de Rabanal. Y si luego la visita obligó a Ricardo Farro a un atajadón con un cabezazo a boca de jarro de Farih Jasaui, la San Martín respondió con otro cabezazo a sangre fría del pequeño Jairo Vélez, quien les ganó la posición a los dos centrales auriazules e hizo que el balón pasara besando la base del poste izquierdo de Salomón Libman.

El complemento fue, para bien, más de lo mismo. Rosario presionaba desde su primera línea, con Carlos Beltrán habitualmente descolgado al ataque y persistiendo en las diagonales del uruguayo Darwin Ramírez y de Jasaui, bien sostenidos por el trabajo de los laterales Johan Madrid y Rabanal -algo que la propuesta de Gustavo Onaindia se ha cuidado de no perder de la idea de Gerardo Ameli-. A la vez, el local seguía con las corridas de Ponce y las atropelladas de Hideyoshi Arakaki, quien se ganó el titularato para Lavalle con su ingreso ante Cantolao el último viernes.

En ese toma y daca, y cuando el local parecía completar una semana redonda con una nueva victoria, cayó el testarazo mortífero de Rabanal a pase de Madrid, en una solución neta provista por los laterales. Restaban 13 minutos y los dos lo buscaban tanto que lo que quedaba no podía ser otra cosa que un escenario de más chances: ya ambos jugaban con doble '9', pues habían sumado primero a José Miguel Andrade, del lado nicrupampino, y a Alexis Domínguez, ingresado para ser complemento de Arakaki justo en el instante en que llegó el empate de Rosario. Que no se movería y rubricaría de forma adecuada, a despecho de merecimientos, un partido que volvió a superar las expectativas.

Los Goles

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del San Martín 1 - Rosario 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy