Foto: prensa UniversitarioEl espectacular marco del Rosas Pampa contrastó con el escaso fútbol ofrecido por Rosario y Universitario. En un partido que de luchado degeneró en soso, canallas y cremas igualaron 0-0 y se frenaron mutuamente en su carrera para pelear por el Apertura.
    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

El regreso de Universitario a Huaraz luego de cinco temporadas -enfrentó a Sport Áncash en el ya remozado Rosas Pampa en el Torneo Intermedio 2011- causó importante expectativa al pie del Huascarán, y por eso no sorprendió que el coloso de la avenida Confraternidad estuviera repleto de bote a bote. En realidad, la expectativa era generalizada en el país, luego de un sábado sin goles y con dos equipos de buen momento interesados en ganar para pelear arriba.

Pero la decepción en la llamada 'Bombonera de Los Andes' estuvo a la orden de la noche. Porque tanto Sport Rosario como el cuadro merengue priorizaron la fricción antes que el traslado de balón; el choque antes que el pase; el corte innecesario al juego antes que la fluidez. Fue una cuestión de orden, pues tampoco podría afirmarse que los dos equipos buscaron el empate o fueron mezquinos; simplemente su atención principal estuvo en cuidarse de lo mejor que pudiera hacer el rival.

Así Rosario, por ejemplo, tuvo recaudos especiales con Alberto Quintero. El panameño teóricamente debió correr por derecha en un esquema que Pedro Troglio parecía haber definido como un 3-4-2-1, con Adrián Ugarriza como único punta. Pero como por ese lado estaba la mejor salida canalla, con Jesús Rabanal y Faríhd Jasaui, el DT crema optó por migrar a un 3-4-1-2 en el que Quintero fluía como enganche libre. De ese modo, más bien Ugarriza se tiraba a la derecha para así forzar tanto a Rabanal como a Johan Madrid por el lado opuesto -en cobertura de Roberto Siucho- a quedar confinados en sus puntas, sin proyectarse mucho.

Una de las principales novedades en la 'U' fue Adrián Ugarriza de punta. No tuvo muchas de cara al arco de Salomón Libman. (Foto: prensa Universitario) 

La 'U' de hecho empleó los tres hombres al fondo con el propósito de evitar sorpresas del local mediante su mejor arma: el juego aéreo. No solo los tres centrales estuvieron especialmente atentos con cada centro: Aldo Corzo hizo un seguimiento especial en cada jugada por arriba a Rabanal, quien no pudo aparecer con sus clásicos cabezazos. Por el sector opuesto, Jersson Vásquez sostuvo un duelo aparte con Christian Adrianzén, ganado por el lateral crema.

Con tanto freno de mano puesto al partido, solo las inspiraciones individuales podrían haber escrito otro tipo de historia. En Rosario, retrocedido Paulo Goyoneche a primera línea, casi todo acabó hipotecándose a las escapadas de Pablo Lavandeira, que tuvo muy pocas limpias de marca y apenas inquietó a Carlos Cáceda con un tiro cruzado antes de llegar a hora de juego. En la acción previa, la 'U' también había dispuesto de su mejor chance: Quintero tuvo lugar para sacudirse de la presión y lanzar un tiro cruzado que pasó por encima del pórtico de Salomón Libman. Y párese de contar.

El partido fue generando candados que no se abrieron ni siquiera desde el banco, pues tanto Gustavo Onaindia como su compatriota Troglio fueron conservadores con los cambios: apenas ejecutaron uno por lado y para colmo tarde. Con las compuertas tan clausuradas, el Apertura comenzó a írseles a los dos con el pitazo de Joel Alarcón: con una tabla tan apretada, es complicado que un 0-0 le sume a alguien en sus propósitos, aun cuando salve -si eso fue lo que se buscó- las pequeñas rachas invictas que registran tanto nicrupampinos como merengues.

Las Fotos

Fotos: prensa Universitario


Leer más...

La ficha del Rosario 0 - Universitario 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy