Foto: express.co.ukLa llegada de Louis Van Gaal desató en Manchester una expectativa que, visto con calma, parece contar con elementos -y carecer de ellos– para ser más cautelosos al momento de proyectar el tema.

 

La temporada pasada fue una de las peores de Manchester United en las últimas décadas. Equipo acostumbrado a pelear la Premier -y, a veces, hasta dominar-, se quedó con absolutamente nada. El proyecto de David Moyes fracasó muy rápido, dejó al club sin clasificar a una competencia europea por primera vez desde 1990 y fue reemplazado por Ryan Giggs mientras se acababa la Premier y se buscaba, con el hiato del Mundial, al entrenador indicado. En Old Trafford están seguros de haberlo encontrado.

Lo más importante: la sapiencia

Las credenciales de Van Gaal jamás podrán ser discutidas. Desde su comienzo en Ajax, en el que logró formar el mejor equipo de la década de 1990, hasta su reciente historia con Holanda, con la que sorprendió a todo el mundo con partidos inteligentes y prácticos y sacó un nada desdeñable tercer puesto, el técnico holandés ha sabido formar equipos del mejor nivel mundial con equipos llenos de estrellas y con todo lo contrario. Su filosofía, la concentración y la comunicación, ha sido capaz de romper las barreras más marcadas. Lo que no se sabe es si será capaz de romper esta.

La contratación que más eco generó fue la de Luke Shaw, aunque puede que eso haya tenido que ver más con la millonaria suma que se pagó por el lateral de 19 años que por su excepcional talento, que sigue en crecimiento y deberá demostrar. Fuera de eso -que opacó la llegada de Ander Herrera del Bilbao-, el United sigue siendo el mismo equipo del año pasado: de relativa juventud, que oscila entre la experiencia de algunos conocidos y la debilidad de jugadores que no tienen el temple necesario para erguirse como figuras determinantes. Un equipo que no está construido en la cancha y que parece incomunicado en la interna.

Wayne Rooney es ahora el jugador más representativo en Manchester United. Acá celebra su gol de chalaca ante Swansea City (Foto: premierleague.com)

Esta no es una realidad ajena para Van Gaal. Ya se la tuvo que jugar por jugadores jóvenes de mucho potencial -Holanda es el último ejemplo– y demostró que si se implantan correctamente las bases de su trabajo, nada está muy lejos. No es menos cierto, sin embargo, que eso no significa que cualquier equipo joven puede triunfar bajo su filosofía. Van Gaal necesita jugadores que se adapten a su visión de juego; jugadores que parece no tener muchos. Ya lo dijo Paul Scholes: el equipo necesita calidad en la media cancha. Esa zona donde los equipos de Van Gaal explotan sus habilidades y transforman partidos en melodías a ritmo perfecto sumando al menos cinco jugadores con roles y movimientos prácticos y definidos. El holandés piensa igual.

En su formato el capitán es esencial y tiene en Wayne Rooney la figura ideal, aunque tendrá que transformarse rápidamente en la figura paterna del equipo para poder introducir el "vangaalismo" en el chip de sus compañeros. Los botines de Robin Van Persie y Juan Mata constituyen la compañía ideal para formar adelante la asociación que Litmanen, Overmars y Seedorf demostraron infalible en las dos temporadas de oro del Ajax.

Cuando tienes que variar

La variación más importante que se implantará en los red devils será la línea de tres zagueros que son apoyados por dos carrileros que parten desde la media, un estilo futbolístico propio de Van Gaal en un mundo en el que una zaga de tres no se ve con tanta frecuencia como antes. Son cinco los hombres que dominan el medio sector, que para los estándares del holandés deberán convertirse en polifuncionales, moverse bien tanto en ataque como en defensa para mantener el dominio de la pelota y del partido. Para que ello funcione será indispensable tener mucha paciencia para que los jugadores se adapten a un esquema muy poco conocido en Old Trafford.

Más complicado que encontrar el funcionamiento de su equipo bajo su esquema será para Van Gaal competir con equipos que se han preparado mejor para afrontar la temporada y que tendrá, a todas luces, dos claros candidatos: Chelsea y Manchester City. Los azules y los celestes tienen equipos por lejos superiores, pero el United tiene una leve ventaja frente a ellos: no disputan ningún torneo internacional. Aun así, Liverpool, Arsenal y Tottenham, equipos que superaron en la tabla al United la temporada pasada, cuentan también con planteles más ricos que se perfilan mejor. Con la mente puesta únicamente en la Premier League -objetivo muy por encima de las copas locales-, Van Gaal esperará unas semanas para analizar a su equipo con cabeza fría y pedir algunos jugadores que suplan las deficiencias que sus dirigidos reportan.

Louis Van Gaal y Ryan Giggs, quien es su asistente, evidenciaron su preocupación tras caer ante Swansea en el debut del Manchester. Igual, requieren paciencia (Foto: premierleague.com)

Este sábado comenzó la Premier y la expectativa de los hinchas y dirigentes de contar con un técnico de primera se fueron diluyendo con el pasar de los minutos. Se perdió de local contra el Swansea City, lo que registra la primera derrota como local en un inicio de campeonato desde 1972 para el United, que es también la primera victoria del Swansea sobre el Manchester de visita en liga. El 3-4-1-2 que empleó Van Gaal era el planteamiento esperable, pero los jugadores no respondieron como debían a pesar del temprano empate de Rooney en la segunda mitad. Está será una historia repetida que tomará tiempo revertir.

No es sorpresa para nadie que cumplir con los lineamientos del holandés requiere de mucho esfuerzo, por lo que el tiempo será vital para que el estilo de juego cale en el equipo y se vean resultados. Hay mucho por mejorar en zonas puntuales pero nada valdrá si el vestuario no se encuentra unido y con disposición para adaptarse a una nueva idea de juego. Lo que resulta más claro que todo lo demás es que si el Manchester apostó por un técnico del corte de Van Gaal para volver a la gloria de épocas pasadas, será imprescindible tener mucha comunicación y paciencia para que las piezas caigan en su lugar y la maquinaria comience a funcionar.

Fotos: express.co.uk, premierleague.com

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy