Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comRafael Castillo Huapaya, el más grande descubridor de talentos de la historia de Alianza Lima y acaso del fútbol peruano, partió físicamente. Pero el 'Cholo' deja, tras más de medio siglo de trabajo, un legado difícilmente igualable en términos de producción de jugadores.

 

Las noticias periodísticas que han circulado luego de su fallecimiento han señalado equivocadamente que Rafael Castillo Huapaya (Lima, 2 de setiembre de 1927 - 15 de abril de 2015) contaba con 84 años de edad. Pero lo cierto es que el 'Cholo' ha partido físicamente a los 87, aun cuando en espíritu, difícilmente, alguna vez pueda dejar Matute.

Será así porque pocas figuras, o casi ninguna, podían infundir tanto respeto en la tribuna Occidente del Alejandro Villanueva como la estampa del segundo representante técnico de la dinastía Castillo. Su inconfundible traza de casaca larga, pantalón blanco y lentes oscuros así no hiciera sol, acompañado de un bastón en los últimos años, tenía el poder de silenciar hasta al más ruidoso hincha que tuviera algún conocimiento básico de quién era ese señor de cabellera blanca y mechón negro que supo parir futbolísticamente a los mejores talentos que el club de La Victoria haya producido en más de 50 años. Pero como hay quienes en generaciones recientes no lo conocieron tanto, vale la pena repasar algunos detalles de su histórica trayectoria.

Por herencia y por vocación

El iniciador de la dinastía Castillo fue don Rafael Castillo Ortega, quien creció futbolísticamente con Villanueva, Valdivieso y los integrantes del Alianza de Oro de los años treinta. Desde los cinco años, su hijo Rafael Castillo Huapaya se acostumbró a salir como mascota de los equipos íntimos de la época, por lo que puede considerársele quizá uno de los últimos portadores directos del legado de la época que construyó eso que en Alianza se conoce como intimidad.

El 'Cholo', como se lo conoció desde joven, jugaba de interior derecho, pero una lesión a los meniscos le impidió seguir adelante como futbolista y llegar al primer equipo íntimo. Por eso, decidió, desde antes de cumplir los 20 años, apoyar a su padre como asistente en las divisiones menores del cuadro blanquiazul. Y cuando don Rafael Castillo Ortega falleció en 1969, la dirigencia íntima le pidió que se hiciera cargo del trabajo con la cantera.
El 'Cholo' Rafael Castillo flanquea por izquierda a un equipo infantil de Alianza Lima junto a su padre -a la derecha- Rafael Castillo Ortega (Recorte: Libro de Oro de Alianza Lima / El Comercio)
León, Cubillas, Baylón, Cueto, Velásquez, Gonzales Ganoza, Duarte, Rojas, Casanova, Bustamante, Escobar, Valencia, Hinostroza, Muchotrigo, Sáenz, Farfán, Guerrero. Apellidos todos identificados con una camiseta y un forjador. El 'Cholo' siempre se caracterizó, ante todo, por tener ojo clínico para detectar talento temprano; y a partir de eso, potenciarlos para que brillen en el primer equipo. Con el tiempo, el club fue innovando sus métodos de trabajo, y proyectos como los seguidos con Constantino Carvallo en Los Reyes Rojos o la llegada de profesionales extranjeros como Bernabé Herráez fueron matizando la labor del 'Cholo', quien no obstante siempre se mantuvo ligado al club, aun cuando el Alzheimer fue haciendo mella en su salud.

El más fiel de los bomberos

Además, Rafael Castillo Huapaya supo estar atento para cuando Alianza Lima requirió que, por emergencias, se hiciera cargo del primer equipo. La primera fue en la temporada 1973, cuando debió tomar la posta tras la salida de Vito Andrés 'Sabino' Bártoli y el breve interinato de Segundo Capristán. Debutó como DT en Primera el 8 de setiembre, en un empate 2-2 ante Unión Tumán en el estadio Nacional. El nuevo Alianza Lima que surgió luego de la tragedia de Ventanilla tuvo al mando al 'Cholo' Castillo como baluarte en el comando técnico (Recorte: libro '200 Clásicos de Historia', Lorenzo Villanueva Regalado)
Sin embargo, para 1974, se decidió por única vez en la historia encargar formalmente al 'Cholo' del primer equipo íntimo en una temporada como técnico principal. Ese año dirigió 42 cotejos en Primera División y acabó con Alianza en cuarto lugar, aunque participó de una circunstancia histórica: fue el técnico del equipo en los primeros partidos, tanto amistoso como oficial, disputados en el estadio de Matute. Culminada la campaña, le dejó el cargo a Marcos Calderón.

Luego, el 'Cholo' nunca volvió a ocupar el banquillo íntimo hasta la triste circunstancia del verano de 1988, cuando debió tomar la conducción luego de la tragedia de Ventanilla que se llevó a la generación que él había forjado. En esa ocasión dirigió 18 cotejos y logró ganar la liguilla del Descentralizado 1987, con lo que disputó la final nacional que perdió ante Universitario, para quedarse con el subtítulo. Cumplida la misión, dejó su lugar a Moisés Barack.
La imagen que siempre se recuerda de Rafael Castllo, junto a las categorías infantiles de Alianza Lima en busca de nuevos talentos (Recorte: Libro de Oro de Alianza Lima / El Comercio)
Finalmente, Castillo Huapaya dirigó por última vez a Alianza de manera interina en el II Regional Metropolitano 1991, cuando reemplazó al renunciante José Carlos Amaral. Dirigió apenas 6 partidos, al cabo de los cuales fue relevado por Simo Vilic. El partido del 2 de octubre de 1991 que Alianza igualó 1-1 ante Deportivo Municipal en Matute fue el último que el 'Cholo' dirigió en Primera División, lo que le arrojó un muy alto saldo de 67.2% de efectividad en los 79 cotejos en los que estuvo al frente.

El significado de un legado

La dinastía de los Castillo en la dirección técnica de Alianza se prolongó con el hijo del 'Cholo': Rafael Castillo Lazón, quien fue el forjador de la generación de los 'Potrillos' que logró el subtítulo de 1993 con Waldir Sáenz como emblema máximo. Sin embargo, él optó por hacer carrera en Primera División antes que por quedarse solo en menores, por lo que partió de Matute. Ya que su abuelo Rafael Castillo Ortega dirigió de modo interino a Alianza en 1967, si algún día 'Rafo' toma la conducción del primer equipo íntimo, será la primera vez en la historia del fútbol peruano en que tres generaciones de entrenadores dirijan a un mismo club.
En su momento 'Rafo' Castillo continuó el trabajo de su padre y de su abuelo con un grupo de jugadores cuyos rostros -en su mayoría- trascendieron hasta llegar a jugar en la máxima categoría (Recorte: Libro de Oro de Alianza Lima / El Comercio)
Pero más allá de eso, como colofón cabe reflexionar sobre el significado de trabajar con menores tal como lo hizo Castillo Huapaya. Está dicho que lo suyo fue, ante todo, la capacidad de ojear talento, como cuando notó en una práctica en 1961, junto a don Jaime de Almeyda, que un morenito de sonrisa ancha y muelas prominentes que respondía al nombre de Teófilo era bueno, y que tendría futuro con camiseta blanquiazul. Ese método valió y perduró en una época en la que en el fútbol bastaba, justamente, con ser bueno para destacar; en la que el justamente talento era lo único que, efectivamente, contaba para ser mejor que los rivales.

Hoy, claramente un método así no alcanza por sí solo. En Alianza, dentro de todos sus desvaríos institucionales de las últimas décadas, mal que bien tuvieron un importante mérito en el caso del 'Cholo': saber guardarle un lugar emblemático junto a cada nuevo proyecto que se emprendió en menores, con respeto a su investidura y a su sapiencia. Pero es claro que el rumbo que se marcó sumando a ese don natural, por ejemplo, proyectos educativos como el citado del desaparecido Constantino Carvallo, es el correcto para producir jugadores que puedan en un fútbol como el de hoy pegar el salto al estrellato, cual ocurrió en los casos de Paolo Guerrero o Jefferson Farfán. Sin duda, la historia siempre puede coexistir con el futuro, y ese es el mejor legado aleccionador que el 'Cholo' deja para que la sonrisa de un nuevo niño íntimo subyazca a la pena que produce su adiós.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: libro de Oro de Alianza Lima / El Comercio y '200 Clásicos de Historia' / Lorenzo Villanueva Regalado


Comentarios (1)add
...
escrito por Walter , mayo 16, 2016
Excelente publicación.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy