Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLa expulsión de Zambrano, el penal errado por Preciado y el gas pimienta arrojado por gente de Boca Juniors: tres sucesos que torcieron historias futbolísticas de 2015. ¿Habría cambiado mucho el año si no se producían?

 

Una tarjeta roja, un penal fallado y un acto delictivo disfrazado de travesura quedarán en la historia futbolística de estos lares como momentos icónicos del año 2015. Como es habitual al hacer su repaso anual, DeChalaca intenta preguntarse si el curso de 2015 habría cambiado demasiado con Carlos Zambrano en cancha los 90 minutos ante Chile, con Carlos Preciado celebrando un gol agónico ante Deportivo Municipal y con Boca Juniors afrontando toda su llave de octavos de final de Libertadores ante River Plate. La respuesta es común: el destino podría haber terminado siendo muy parecido al que ocurrió, pero con matices anímicos muy diferenciados.

Chile - Perú por Copa América: Carlitos bueno

Ñuñoa, martes 29 de junio, 19:51 horas. El estadio Nacional Julio Martínez Prádanos de Santiago de Chile se ve estupefacto por el dominio que la selección peruana, archirrival del anfitrión y principal candidato a ganar la Copa América que organiza, sostiene sobre el equipo que dirige Jorge Sampaoli. Con juego rápido, ofensivo y desenfadado, el elenco de Ricardo Gareca somete a la 'Roja' y se insinúa sobre el arco de Claudio Bravo. En eso, un balón intrascendente centrado sobre el campo peruano cae como un globo y es rechazado por Carlos Zambrano. En su carrera, el defensor tiene por delante a Charles Aránguiz, quien ha venido provocándolo desde que comenzó el cotejo. El 'León' tiene ganas de cobrársela y dejarle el pie sobre la parte baja de la espalda, pero advierte que a menos de dos metros está el árbitro venezolano José Argote, quien ya lo ha amonestado 14 minutos antes. Por eso, Zambrano contiene su furia y frena su envión antes de cometer la irresponsabilidad de dejar Perú con diez jugadores apenas a los 20' de juego de la semifinal de la Copa América.

Si Zambrano no hubiera sido expulsado ante Chile, Perú podría, ante todo, haber sostenido más tiempo el ritmo en cancha chilena. El envión inicial podría haberle durado al equipo de Gareca, en esa misma intensidad, quizá unos 10' más, hasta frisar la media hora de juego. Luego, habría sido natural y típico que Chile tomara un segundo aire y acabara el primer tiempo más cerca del arco de Pedro Gallese, aunque por lo visto los caminos le habrían sido muy intrincados, como de hecho le ocurrió hasta que Eduardo Vargas conquistó el gol que le permitió la ventaja.

Zambrano se pasa de revoluciones y agrede a Aránguiz. Perú se queda con diez jugadores ante Chile. (Foto: AP) 

Lo que sí resulta concreto es que con once, el sistema de Gareca no habría tenido que sufrir alteraciones rápidas en lo ofensivo. Debido a la expulsión del zaguero, Christian Cueva tuvo que salir del campo para dejarle su lugar a Christian Ramos, lo que generó que el tridente que el menudo volante trujillano conformaba con André Carrillo y Jefferson Farfán, como soporte del punta Claudio Pizarro, debiera redefinirse a confinar a la 'Culebra' y la 'Foquita' como volantes abiertos. Eso permitió que Chile tuviera, sobre todo, la posibilidad de salir con amplitud vía sus laterales Isla y Albornoz -luego sustituido por Mena-, como no había ocurrido hasta ese momento en el cotejo. Eso le permitió volcar el trámite del cotejo a su favor, más allá de que la inolvidable corrida de Advíncula para forzar el tanto en contra de Medel y el posterior golazo de Vargas hayan introducido nuevos momentos de suspenso.

¿Habría podido ganarle Perú a Chile con once? Es difícil enrumbar el supuesto hasta ese escenario principalmente por la misma razón de que las provocaciones mapochinas en un partido tan caliente habrían persistido hasta tratar de sacar a un jugador peruano de la cancha, idea de Sampaoli que quedó más que clara con lo sucedido meses luego en Lima por Eliminatorias. Pero sí es indudable que si había un punto en el campo en el que podía hacerse mucho daño a lo propuesto por Gareca en Santiago era generándole a Perú un forado en la zaga. Si la blanquirroja le hubiera ganado a Chile, igual, sería muy posible que el crédito del proceso en la actualidad fuera bastante mayor, aun cuando los resultados de la Eliminatoria hubieren sido similares a los registrados. Era, por demasiados motivos -más sociológicos que futbolísticos-, un partido de mil puntos, que habría quedado en la historia aun cuando Perú hubiera terminado goleado en una hipotética final contra Argentina. En cualquier caso, todas las conjeturas se fueron por el final de la espalda de Aránguiz.

Alianza - Municipal por el Apertura: Penal con precio

Matute, domingo 16 de agosto, 18:47 horas. Alianza Lima y Deportivo Municipal bregan jugándose el todo por el todo a fin de definir un Torneo Apertura en el que ambos mantienen posibilidades de alcanzar el título, pero siempre que no salden un empate que perjudica a ambos y los deja fuera de carrera. A estadio lleno, íntimos y ediles pugnan por abrir la cuenta con constante presión sobre los arcos de Leao Butrón y Erick Delgado, pero el gol no cae. Cuando se juegan 81', el ingresado Marco Aldair Rodríguez desborda por derecha y echa un centro hacia atrás que encuentra a Pablo Míguez en el área, en posición de delantero. El uruguayo ve llegar a Armando Alfageme dispuesto a quitarle la pelota y, antes de que el 'León' haga contacto con él, pisa el esférico y cae, de forma de inducir el cobro de un penal que en realidad no se ha producido. El árbitro Víctor Hugo Carrillo, con la anuencia de su primer asistente Jonny Bossio, compra la ficción y sanciona el tiro desde los doce pasos. La tribuna de Alianza celebra por anticipado y alista los smartphones para registrar el momento: Preciado ejecuta el tiro con maestría y cuela el balón en el vértice superior derecho del pórtico de Delgado. Matute celebra un 1-0 que le da vida en el Apertura y noquea al cuadro de la franja.

Si Preciado le hubiera anotado el penal a Municipal, sería muy probable que Alianza hubiere terminado ganando el cotejo en medio de un mar de protestas ediles. En lo estrictamente matemático, los blanquiazules habrían alcanzado 28 puntos, con lo que habrían superado por uno a la 'Academia', que así habría quedado igualmente fuera de combate. Pero igual, con ese puntaje, Alianza habría llegado a la última jornada por debajo de Cristal, que sumaba 30 puntos, y con la misión por delante de ir a Trujillo a derrotar a la Universidad César Vallejo para esperar lo más difícil: la colaboración de su "compadre" Universitario a fin de que los celestes no pudieran ganar en el Monumental y facilitar así a los íntimos la chance de superar al elenco cervecero o forzar un partido extra.

Preciado no tiene consuelo después del penal fallado ante Municipal. (Foto: archivo DeChalaca.com) 

¿Habría cambiado mucho el destino en la última jornada bajo esas condiciones? Para comenzar, Alianza habría estado obligado a vencer a la Vallejo para mantener sus chances, y eso habría causado que la polémica generada por la decisión de la gerencia del cuadro poeta de restringir el ingreso a hinchas blanquiazules al Mansiche hubiera tenido mucha más repercusión y efectos colaterales. Del mismo modo, el 'U' - Cristal habría estado envuelto de doble morbo: por un lado la presión sobre los cremas para que Cristal no celebrara un título en el Monumental y, por otro, el costo de asumir que, para evitar eso, había que allanarle el camino a su archirrival.

Además, si Municipal hubiera quedado fuera de carrera por el error de Carrillo, hasta hoy se escucharían las protestas de la hinchada edil por el cobro del réferi. Habría quedado, pues, escrito que aquella 'Academia' protagonista de una campaña memorable fue despojada de sus posibilidades por una mala decisión arbitral. En suma, quizá no habría cambiado demasiado el destino final dado que Cristal demostró que estaba en sobradas condiciones de sacar del Monumental el resultado que requería; pero de que habría existido una mayor cuota de comidilla en torno de la definición del segundo torneo del año no hay duda, y la emoción simultánea derivada de ello habría sido bastante mayor que la que se registró entre el 0-0 en Ate y la voltereta lograda por Melgar en Lambayeque sobre Aurich.

Boca - River por Libertadores: No le eche pimienta

La Boca, 14 de mayo, 21:11 horas. Los jugadores de River Plate vuelven al campo de juego de 'La Bombonera' para enfrentar a su clásico rival Boca Juniors en el segundo tiempo del cotejo de vuelta por los octavos de final de la Copa Libertadores. En eso, un tumulto se distingue en la parte baja de la tribuna preferencial del estadio xeneize, cerca del túnel por el cual ascienden al campo los jugadores riverplatenses. De manera atípica, la Policía Federal de Buenos Aires actúa con celeridad y se constituye en el lugar para disolver el amontonamiento de gente. En medio de la dispersión, detecta a un barrista identificado como Adrián Napolitano, más conocido como 'El Panadero', como portador de un peligroso gas que, aparentemente, quería arrojar a los futbolistas de River para generar una tragedia. Todos los sucesos son reportados brevemente vía Fox Sports por 'Tití' Fernández y pasan desapercibidos mientras se reanuda el juego.

Si Boca hubiera jugado el segundo tiempo ante River, el fútbol mundial habría, ante todo, evitado pasar por una de las mayores vergüenzas que afrontó en 2015. Pero como eso a la mayoría de sus dirigentes importa poco -tan poco que, con FIFAgate de por medio y todo, la Conmebol actual no tiene empachos en decir que está evaluando una amnistía de la sanción otorgada al cuadro xeneize-, lo más tangible es suponer que el superclásico argentino habría derivado en un libro abierto en el que posiblemente el equipo de Marcelo Gallardo habría sostenido el pragmático libreto de cerrarse y rescatar el resultado de 'La Bombonera', como había venido logrando en el primer tiempo. ¿Le habría asegurado eso la clasificación? Por lo menos, dado que contaba con el 1-0 de la ida, podría haber asegurado penales en los que los momentos relativos de Barovero y Orión impiden sacar conclusiones anticipadas.

Cae gas en 'La Bombonera'. Se determina que Boca no sigue en competencia y River pasa a cuartos de final. (Foto: EFE) 

Igual, Boca había tenido cierto predominio en circunstancias definitorias sobre River que, a lo mejor, podrían haberle dado una clasificación que quizá le habría allanado una ruta similar a la del elenco millonario. Cruzeiro, en cuartos, habría representado su mayor escollo, y posiblemente -por características de juego cerradas- le habría sido algo más complicado superarlo que lo que le resultó al equipo del 'Muñeco' en el cotejo de vuelta en el Monumental. Superada esa piedra en el camino, sortear a Guaraní y Tigres -como lo fue para River- habría sido mucho más probable para el Boca del 'Vasco' Rodolfo Arruabarrena.

Para Daniel Angelici, el reelegido -y muy cuestionado- presidente de Boca Juniors, el escenario podría haber sido ambivalente. Si bien un título continental habría legitimado su mandato, a la vez es cierto también que él sacó rédito político del delito del 'Panadero' Napolitano debido a los vínculos de este con el entonces candidato opositor Roberto Digón, quien acabó declinando su postulación pero integró la lista de José Beraldi, además de haber sido anteriormente aliado del otro candidato opuesto al régimen, Jorge Ameal. Hoy, Angelici es opción para llegar a la AFA el próximo año gracias a su vínculo con el actual presidente Mauricio Macri, pese a la eliminación de Boca y después de sus lágrimas televisivas posteriores al incidente del gas pimienta.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: archivo DeChalaca.com, AP, EFE


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy