Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com¿Cómo habría sido el 2014 futbolístico si algunas jugadas puntuales hubieran tenido destino contrario del que finalmente siguieron? Acá, cinco muestras de que aunque el fútbol puede variar mucho en una acción, a veces el resultado puede acabar siendo muy parecido.

En el Mundial, en la Libertadores o en el Descentralizado, el fútbol depende de momentos claves. Instantes de esos que pueden modificar radicalmente las historias que acaban contándose por años... O quizá no tanto. Porque puede que aunque cambie mucho la forma en que se llegue a un resultado, este acabe siendo el mismo. En 2014, las jugadas "de quiebre", esas que por una pizca no acabaron tomando un rumbo opuesto, podrían haber llevado, con matices, a escenarios muy parecidos a los que se acabaron viviendo. Repásense esos momentos y sus vericuetos.

Mundial: octavos de inflexión

Belo Horizonte, sábado 28 de junio, 14:37 horas. El 'Mineirao' asiste, mudo, a la contemplación de su 'Scratch' sometido, metido contra sus palos. Minuto 119 de juego. Mauricio Pinilla da la media vuelta y dispara sobre el pórtico de Júlio César: la pelota choca en el travesaño, y ante la impotencia de 58 mil espectadores en tribunas y otros 197 millones por televisión, el bote va hacia dentro. Gol chileno, hazaña de la 'Roja': Sampaoli hace historia y Chile, contra lo que manda la tradición, elimina a Brasil en octavos en su propia casa. El 'Maracanazo' es historia pura: esto es el 'Mineirazo'.

Si Chile hubiera derrotado a Brasil, la primera gran consecuencia habría sido comercial: las casas de tatuajes mapochinas habrían hecho el negocio del siglo en réplica del grabado que Mauricio Pinilla se habría hecho en homenaje al gol que sí habría sido. Pero en términos más futbolísticos, las consecuencias no habrían sido tan disímiles de las que se afrontaron luego. Brasil, igualmente sorprendido por un 'Mineirazo', habría sin duda hecho tanto escarnio de sus futbolistas y su entrenador como ocurrió tras el 1-7 ante Alemania. Cierto, quizá la forma de aterrizar en la realidad no habría sido tan dura, pero en términos de escala acaso más humillante por caer ante un rival frente al que el 'Scratch' siempre había sido superior.
Corazones de millones de chilenos sufrieron con esta acción: remate de Pinilla y el travesaño que se interpuso en la clasificación a cuartos de final (Foto: AP)
Del otro lado de la historia, las cosas tampoco habrían variado demasiado. En un cotejo de cuartos de final entre Chile y Colombia, cualquiera de los dos podía correr con el rótulo de favorito: habría sido, eso sí, un lindo choque de estilos argentinos entre Sampaoli y Pékerman. Y cualquiera de los dos que lo hubiera ganado, habría con certeza planteado mucho mejor lucha a Alemania en semifinales que la que propuso el mediocre equipo de Scolari; pero a la vez, es casi un hecho que el equipo de Joachim Low habría acabado imponiéndose. Quizá en tal caso, eso sí, lo mejor de su arsenal lo habría reservado ante una Argentina que habría llegado con menos precauciones a una final que jugó, después del 1-7, con bastante recaudo, y se habrían podido ver más goles que el de Götze. Pero, por lo visto, para un mismo campeón.

Fortaleza, domingo 29 de junio, 12:53 horas. Por segundo día consecutivo hay golpe en los octavos de final del Mundial. Otro estadio gigantesco, el 'Castelao', asiste impávido a un instante dramático en la agonía: luego de que Robben fuera derribado en el área con Holanda igualada con un México superior en tiempo de descuento, Klaas Jan Huntelaar se hace cargo de la ejecución. El goleador elige disparar esquinado a la izquierda, a la derecha de Guillermo Ochoa. Pero este es el Mundial del 'Memo'. El portero, inspirado y perspicaz, se estira y echa al córner. En la siguiente acción, el 'Rafa' Márquez, resarciéndose del error en la falta que causó el penal, despeja y con el pitazo de Pedro Proença, el 'Tri' está en cuartos por primera vez desde 1986.

Si Holanda no le hubiera ganado de modo agónico ante México, el mundo del fútbol se habría privado de uno de sus momentos de mayor magia en el año: el ingreso de Tim Krul para la definición por penales ante Costa Rica en Salvador. Y ciertamente, Louis van Gaal no habría legitimado el valor de su libreta como acabó haciéndolo después de un Mundial al cabo del que, llegara más o menos lejos, igual iba a marcharse a lidiar con sus detractores estilísticos en el Manchester United.

Como sucede año a año, México no alcanzó el quinto partido del Mundial. La hazaña centroamericana fue costarricense (Foto: AFP)

Por supuesto, México lindo y querido habría sido una fiesta interminable y también un solo de triunfalismo de cara a un inédito choque de cuartos de final entre dos clubes de la Concacaf. Pero es muy posible que la superioridad histórica sobre una Costa Rica entusiasta pero topada con sus propios límites hubiera llevado a un escenario en el que, con 'Memo' Ochoa y Keylor Navas peleándose atajada a atajada el rótulo de mejor portero del Mundial, el 'Tri' jugara semifinales por primera vez en la historia. Ese, acaso, habría sido el mayor cambio estructural: no así un destino que hacía a Argentina favorita en semifinales ante cualquiera de los rivales e igualmente habría conducido a una final como la que se tuvo. Por eso, unos octavos de final distintos habrían tenido un destino muy parecido al vivido.

Libertadores: baño turco

Curitiba, miércoles 5 de febrero, 20:56 horas. Horacio Calcaterra y Maximiliano Núñez han tenido, en sus pies, el contragolpe que podía asegurar el triunfo de visita y por ende la clasificación de Sporting Cristal ante un muy flojo Atlético Paranaense. Pero en un exceso de confianza, han dejado pasar la ocasión y ahora el cuadro cervecero sufre la contra del local. Una, dos, tres estiradas de Penny para evitar el gol; llega el cuarto intento, disparo a boca de jarro de Nathan y, con Penny en el suelo, se cruza Marcos Ortiz. El zaguero, valiente, pone la cara; la pelota sale y con el despeje, el chileno Enrique Osses pita el final sobre los 94'+. El equipo de Daniel Ahmed, con sufrimiento pero merecimiento, está en la fase de grupos de la Copa Libertadores 2014.

Si Cristal hubiera logrado la clasificación en Curitiba ante Paranaense como pudo y debió hacerlo, el proyecto de Daniel Ahmed habría encontrado mejor respaldo y un escenario más armónico para desarrollarse que el que vivió durante los primeros ocho meses del año en La Florida. Llegar a fase de grupos no habría de por sí satisfecho la ambición del hincha de Cristal, algo resentido con la campaña del año anterior en el torneo continental de la maño de Roberto Mosquera; pero sí habría aplacado en algo las exigencias y el famoso hasthag #LárgateAhmed jamás habría sido tendencia, aun cuando posiblemente el protagonismo cervecero en el torneo local no se habría dado sino hasta el Clausura, como al final ocurrió.
Cristal perdió una llave increíble en la primera fase ante Atlético Paranaense, que luego se encargaría de humillar a Universitario en la fase de grupos (Foto: Andina)
Lo que sí habría podido cambiar es que una fase de grupos con Universitario y Cristal insertos en la misma serie habría podido ofrecer un mejor panorama al fútbol peruano. A lo mejor los cerveceros estaban en mejores condiciones que los cremas de aprovechar sus partidos ante The Strongest y tentar una clasificación a octavos de final, o posiblemente más bien la 'U' podía sacar a relucir su casta copera ante el cuadro cervecero y, como clásico que es, sumar algunos puntos. En tal caso, posiblemente el proceso de Ángel Comizzo no habría afrontado el final tan abrupto que tuvo. Pero en cualquiera de los casos, es muy posible que el avance de los peruanos en la Libertadores, con limitaciones estructurales, no se hubiera extendido demasiado ante un Vélez Sarsfield muy superior.

Torneo del Inca: el 'Guevo' pasado

Callao, miércoles 21 de mayo, 21:49 horas. La Universidad San Martín es la inminente campeona del Torneo del Inca tras haber dominado, con cierta complicación en los últimos minutos pero clara superioridad a lo largo de los 90', a un Alianza Lima luchador pero que, más allá del descuento de Koichi Aparicio, no ha podido tener claridad frente al arco de Pedro Gallese. Dos minutos de tiempo de descuento y el balón va al área alba: Junior Ponce toca en profundidad para Albarracín, quien la mete en callejón para la entrada de Mauro Guevgeozián. Pero el uruguayo-armenio no llega a conectarla y Gallese, enorme como toda la noche, atenaza. El pitazo final de Víctor Hugo Carrillo no da tiempo para más: la San Martín de Julio César Uribe es campeona del Torneo del Inca.

Si la San Martín hubiera ganado el Torneo del Inca, Julio César Uribe estaría presentándose en sociedad como campeón en cuanto resumen de fin de año hay en el medio. Pero más allá de la anécdota, es muy posible que el cuadro albo igualmente hubiera bajado la guardia, como ocurrió, a lo largo del Descentralizado: un Apertura de relajo le habría granjeado quizá un mejor Clausura a la San Martín, pero visto su desempeño y los problemas de lesiones y calendarización que afrontó, es difícil creer que hubiera podido pelear el segundo torneo del año. La Libertadores 2015, eso sí, tendría como partido inaugural uno con público y los hinchas de Huracán sí podrían pensar en viajar a Lima para enfrentarse dialécticamente a la 'Muela' en su primera participación en el torneo continental luego de 41 años.
Guevgeozián convierte y Alianza se consagra campeón del Torneo del Inca. De haber sido triunfo santo, el destino de Alianza y San Martín hubiera cambiado (Foto: Luis Chacón / DeChalaca.com)
Del otro lado, para Alianza las cosas no habrían cambiado demasiado. Con menos aval, el estilo de Sanguinetti habría sido aún más discutido, pero en el Apertura, afectado por el esfuerzo de la primera parte del año, el plantel íntimo no habría podido encender revoluciones. Solo con los injertos del Clausura, otra vez habría cobrado protagonismo, seguramente con resultados muy similares a los que al final obtuvo producto de las propias limitaciones de su propuesta. Alianza, posiblemente, tendría que resignarse a jugar la Sudamericana del año que viene, aunque igualmente sin público y tras pagar una multa para la cual habría tenido que organizar un partido de exhibición como el que jugó el último 28 de diciembre.

Clausura: el 'Guevo' admitido

Moyobamba, miércoles 26 de noviembre, 14:50 horas. Alianza Lima se juega los últimos arrestos de una muy mala tarde ante Unión Comercio, que le gana con gol de Jesús Chávez y limita tremendamente sus opciones de título en el Torneo Clausura, que con ese resultado mantiene a Sporting Cristal como líder con ventaja de dos puntos a falta de una jornada. Christian Cueva hace uno de los últimos intentos: centra al área en forma pasada, en búsqueda de la cabeza de Mauro Guevgeozián. Este le gana el salto a Lee Andonaire, conecta y coloca el balón lejos del alcance de Ronald Ruiz. Los íntimos igualan, y aunque el asistente Larry Quijano levanta su banderín en indicación de una aparente falta, el árbitro Freddy Arellanos mantiene su decisión: gol. Ahora Alianza llega a la fecha final solo un punto por debajo de Cristal.

Si Alianza le hubiera empatado a Unión Comercio, Freddy Arellanos no habría visto envuelto en polémica su despedida del arbitraje profesional. Es más: posiblemente aquel no habría sido su último partido, sino que debido a su muy buen año habría sido designado como juez de alguna de las finales, por lo cual habría cerrado su carrera con broche de oro. Y el asistente Larry Quijano, sin duda, se habría ahorrado las menciones a su nombre de pila como parte de frases denostativas.
Alianza pudo rescatar un empate ante Comercio en Moyobamba, pero Arellanos -por confiar en su asistente Quijano- se vio obligado a anular un gol de Cueva (Foto: Emilio Ruiz)
Sin embargo, en temas más trascendentes, las cosas no tendrían por qué haber variado demasiado necesariamente. Alianza igual habría llegado a la última jornada por debajo de Cristal, que con solo un punto de ventaja podría haber sido mucho más ofensivo y contundente que lo que fue ante Los Caimanes mientras jugaba con un marcador que en Arequipa fue moviéndose de un modo que parecía le convenía. Ciertamente no puede asegurarse que los cerveceros habrían ganado en Chiclayo, pero sí que habrían salido con más hambre y precauciones. El cuadro reptil igual se habría ido a la baja, y el partido en la UNSA seguramente, por todos los motivos archiconocidos, lo habría ganado Alianza. Solo Luis Ovelar sabe si la historia en ese momento habría sido distinta, pero Germán Pacheco y los goles que hizo y no hizo en las finales habrían, acaso, teñido igual el 2014 de color celeste.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy