Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comQuizá para muchos pasó inadvertido el debut en la Champions del Astana de Kazajistán. Este país vive nuevos aires y en el fútbol ensaya un modelo atípico que por ahora ha funcionado: que los clubes reciban financiamiento estatal para garantizar su crecimiento.

No se puede escribir sobre el Astana y sobre el fútbol de Kazajistán en general sin antes conocer brevemente lo que ha significado esta ciudad para el régimen de Nursultán Nazarbáyev, presidente del país desde la independencia de la Unión Soviética en 1991.

Nazarbáyev decidió que la ahora vieja capital Almatý se encontraba muy al sur del país y tomó la decisión de construir una nueva capital en la ciudad de Akmola, a la que le cambió el nombre por Astana, y en la que el gobierno empezó a invertir millones para edificar una ciudad lujosa. El fútbol, por entonces, aún no era una prioridad para Nazarbáyev, pero pasó a serlo con la fundación del club y con el crecimiento de la liga.

Nunca es tarde

La Premier League de Kazajistán no es un certamen que ocupe los primeros planos al hablarse de las ligas de la UEFA. Sin embargo, en los últimos años se ha gestado un cambio importante en su fútbol gracias al dinero estatal que ha ingresado por la explotación de recursos naturales.

En 2011, el Irtysh Pavlodar protagonizó el primer gran logro europeo del fútbol kazako al pasar la primera eliminatoria de la fase de clasificación a la Copa de Europa. Así lo celebró. (Foto: uefa.com) 

Así, los clubes kazakos han empezado a recibir financiación de los gobiernos locales y eso les ha permitido crecer, contratar mejor y empezar a dar pelea en las competiciones europeas. En 2013 se redujo el número de clubes de 14 a 12 para intentar darle mayor competitividad a la liga, y las cosas han mejorado desde entonces.

La liga, de ese modo, pasó de ser dominada por el FC Irtysh Pavlodar y por el FC Aktobe, a ofrecer nuevas caras como el añejo FC Shakhter Karagandá y, cómo no, el Astana, siempre auspiciado por el presidente.

La joya de la corona

El FC Astana nació en 2009 como parte del conglomerado Astanat Presidential Sports Club. Auspiciado por el presidente del país, el Astana se convirtió en el equipo que tarde o temprano iba a conseguir el título de la liga. El reconocimiento tardo unos pocos años en llegar, pero finalmente la Premier de Kazajistán se quedó en la capital en la temporada 2014.

El ghanés Patrick Twumasi es una de las principales cartas de gol actuales del Astana. (Foto: ghanasoccernet.com) 

Antes, el Astana había conseguido la copa en 2010 y 2012, y la Supercopa en 2011 y ahora en 2015. Desde sus inicios el club se ha caracterizado por no desesperarse al fichar. Por el contrario, se ha invertido en las divisiones menores y se ha tenido un buen ojo para contratar. Hoy las figuras son el serbio Nemanja Maksimovic, el ghanés Patrick Twumasi y el congoleño Junior Kabananga.

Como campeón, al Astana le correspondió disputar la UEFA Champions League 2015/16 desde la segunda fase clasificatoria, en la que eliminó al Maribor de Eslovenia, un equipo que ya conocía lo que era jugar la fase de grupos del máximo torneo de clubes en Europa. En la tercera fase afrontó algunos problemas, pero finalmente dejó fuera de carrera al HJK Helsinki de Finlandia. Para entonces el Astana ya había cumplido, pero la sorpresa fue mayúscula cuando los kazanos se metieron en la fase de grupos tras eliminar al APOEL de Chipre, otro equipo con experiencia europea.

La hazaña fue celebrada en Kazajistán porque el Astana se convirtió en el primer equipo del país que disputará la fase de grupos de la Champions, un logro no menor si se tiene en consideración que hasta hace unos años el país no figuraba en el mapa del fútbol.

El primer aviso

El Shakhter presentó en sociedad al fútbol kazako a Europa, y llegó a viajar a Grecia para enfrentar al PAOK en la Europa League 2013-14. (Foto: uefa.com) 

En realidad, los equipos de Kazajistán no solían dar fuego en las competiciones europeas, hasta que apareció el Shakhter Karagandá, equipo que en 2013/14 llegó hasta la cuarta fase clasificatoria de la Copa de Europa, la de las repescas para acceder a la fase de grupos.

Contra todo pronóstico, el Shakhter dejó en el camino al BATE Borisov de Bielorrusia y al Skënderbeu Korçë. En el último paso, resbaló ante el histórico Celtic y no pudo meterse en la Champions; pero sí lo hizo en la Europa League, y se convirtió así en el primer equipo kazako en jugar una fase de grupos en Europa.

Algo similar ocurrió con el mismo Astana en la Europa League 2014/15, en la que fue eliminado por el Villarreal en la repesca. Antes de los dos duelos ante el ‘Submarino Amarillo’, el equipo capitalino  ya había eliminado sin problemas al Pyunik de Armenia, al Hapoel Tel Aviv de Israel y al AIK Solna sueco, al que le endosó un histórico 0-3 que ratificó el notable crecimiento y la modernización del balompié en el país presidido por Nursultán Nazarbáyev.

El propio presidente Nursultán Nazarbáyev encabezó la ceremonia de lanzamiento del Astana en 2009. (Foto: sk.kz)  

Con la ayuda del dinero estatal, los equipos de Kazajistán han empezado a superar rondas de los torneos europeos y amenazan con que en unos pocos años su presencia se empiece a hacer mucho más constante en las repescas y en la etapa de grupos. Hoy ya superan a los clubes de países pequeños y les dan pelea a los equipos de países con mucha mayor tradición en el fútbol.

¿Modelo sostenible?

El fútbol de Kazajistán ha empezado a crecer gracias al interés del gobierno central por potenciarlo, y los resultados están a la vista. Sus equipos se han vuelto mucho más competitivos, se ha apostado por fomentar la formación de jugadores, se han construido estadios y mejores instalaciones deportivas en general.

Hoy ya no es uno el equipo que destaca. Ahora las primeras planas se los pelean el joven Astana, el Shakhter Karagandá, el FC Aktobe y el mucho más tradicional pero algo relegado Kairat Almaty, el equipo de la vieja capital que lucha por volver a los primeros planos con dinero de la empresa privada y con el eslovaco Vladimir Weiss como técnico.

El eslovaco Wladimir Weiss da la contra en el fútbol kazako y dirige al Kairat Almaty, club financiado por capitales privados, a diferencia de la mayoría de ese país. (Foto: pressandjournal.co.uk)  

Pero no todo es color de rosa. El problema que afronta el fútbol kazako es la sostenibilidad del modelo que utiliza. El gobierno de Nazarbáyev ha invertido varios millones en el Astana, como lo han hecho los gobiernos locales con el resto de clubes, pero esto no es sostenible en el tiempo.

Tarde o temprano Nursultán Nazarbáyev dejará el poder, y no se puede garantizar que su sucesor continuará con la política de entregar millones al fútbol. El modelo es similar al que se ha aplicado en varios clubes del Perú, con mecenas que llegan a inyectar dinero y que utilizan a los clubes para fines políticos. La diferencia radica en que los kazakos al menos parecen tener claro que la apuesta para la sostenibilidad debe darse por otro lado.

De momento los clubes aprovechan esta bonanza económica, y la política de apostar por la formación de jugadores es la ruta indicada para sostenerse en el futuro. Pero la inversión privada, la asistencia a los estadios y la venta de jugadores será lo que determine si esta liga logra dar el gran salto para ponerse a la par de torneos como el ucraniano.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: uefa.com; sk.kz; ghanasoccernet.com; pressandjournal.co.uk


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy