Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEl Sevilla se coronó bicampeón de la Europa League por segunda vez en menos de una década y tendrá como premio la participación en la Champions League de la temporada siguiente. Acá, rememoramos el primero de los dos equipos que han logrado el mencionado bicampeonato.

El Sevilla Fútbol Club fue fundado el 25 de enero de 1890 y, si bien es el club andaluz más exitoso, no figuró realmente a nivel nacional y mucho menos a nivel europeo hasta el siglo XXI, en el cual ha sabido conseguir cuatro títulos europeos en menos de diez años y ya se ha vuelto en el máximo ganador de la historia del segundo torneo de clubes más importante del viejo continente. Tras el actual bicampeonato conseguido, recordamos al primer equipo sevillano que consiguió el bicampeonato de este mismo torneo, cuando todavía se denominaba la Copa de la UEFA, hace tan solo ocho años.

Probando la miel por primera vez

Sevilla llegó a la Copa UEFA en 2005/06 luego de quedar sexto en la liga española 2004/05, campaña en la cual ya había demostrado un nivel interesante, especialmente porque logró mantenerse invicto frente a Real Madrid en los dos enfrentamientos, hasta dándose el lujo de ganar por 0-1 en el Bernabéu al club que ese año quedaría como subcampeón español.

Además, en esa temporada Júlio Baptista terminaría como máxima figura del equipo y quinto en la tabla de goleadores de La Liga, con 18 tantos anotados, uno de ellos el de la mencionada victoria en Madrid. El sexto puesto no fue una gran sorpresa, ya que el plantel estaba bastante bien nutrido, con jugadores de la talla de Javi Navarro, Daniel Alves, Jesús Navas, Sergio Ramos, Adriano Correia y José Luis Martí.

La Copa UEFA 2005/06 para Sevilla comenzó con una victoria sobre Mainz (Foto: AFP)

Así, las incorporaciones de Andrés Palop, Frédéric Kanouté, Ivica Dragutinović, Enzo Maresca, Julien Escudé y Luis Fabiano reforzaron adecuadamente al equipo para afrontar la Copa UEFA, torneo en el cual empezó eliminando al FSV Mainz 05 por un global de 2-0 en la primera ronda, con dos tantos de Kanouté.

En la fase de grupos, terminó primero, por encima de clubes históricos de sus respectivos países, como el Zenit de San Petersburgo, el Bolton Wanderers, el Beşiktaş y el Vitória Guimarães, con ocho goles marcados, de los cuales cuatro fueron obra de Saviola, dos de Kanouté y dos de Adriano Correia.

Ya en los dieciseisavos, el Lokomotiv de Moscú fue presa fácil, al caer 3-0 en el global, mientras que en octavos el Lille fue víctima de Kanouté y Luis Fabiano en una victoria global sevillana de 2-1. En cuartos, el equipo andaluz se volvió a ver las caras con el Zenit y esta vez los españoles salieron airosos de Rusia, con un triunfo global de 5-2, en el cual Saviola colaboró con dos goles en la ida. Finalmente, la semifinal fue mucho más dura, y los rojiblancos solo consiguieron el ansiado pase a la final con un tanto del desaparecido Antonio Puerta en el tiempo suplementario del encuentro de vuelta contra el Schalke 04.

Enzo Maresca se convertiría en la gran figura de la primera final europea del Sevilla (Foto: AFP)

Y fue así que el 'Grande de Andalucía' llegó a su primera final continental, en la que enfrentó al sorprendente Middlesbrough inglés. Ese 10 de mayo de 2006, el equipo dirigido por Juande Ramos formó con un 4-línea-2, con Palop en el arco; Dani Alves, el capitán Javi Navarro, Escudé y David Castedo en defensa; Jesús Navas, Martí, Maresca y Adriano Correia en medicampo; Luis Fabiano y Saviola en la delantera.

En el Philips Stadion de Eindhoven, los andaluces no tuvieron ningún problema con el equipo inglés, superándolo ampliamente por 4-0, en un partido que se definió en el último cuarto de hora, periodo en el cual Maresca dos veces y Kanouté una vez aseguraron el título, luego de que Luis Fabiano haya abierto la cuenta en la primera etapa.

Acostumbrándose a la gloria

Entonces, con una primera corona europea, el Sevilla enfrentó al Barcelona el 25 de agosto del mismo año por la Supercopa de la UEFA, en el Stade Louis II de Mónaco, donde despachó a los culés por un contundente 3-0, con goles de Renato, Kanouté y Maresca.

Sevilla se acostumbró a ganar finales. La Supercopa europea de 2006 la ganó con goleada sobre Barcelona (Foto: ABC)

En ese encuentro, el equipo formó de la misma manera que contra el Middlesbrough, con tan solo tres jugadores distintos en la planilla titular: David por Castedo, el danés Christian Poulsen por Martí, y Renato por Maresca.
Por lo tanto, los 'Nervionenses' afrontaron la Copa UEFA 2006/07 con toda la chapa de favoritos para defender su corona. En primera ronda, la tarea fue muy fácil: dos goles de Kanouté y dos de Kepa Blanco ayudaron a vencer al Atromitos griego por un global de 6-1 para pasar a la fase de grupos, etapa en la cual no tuvo más dificultades.

Efectivamente, en esta fase empezó con un empate a cero de visita ante el Slovan Liberec checo, para luego vencer al Braga portugués por 2-0 de local y al Grasshoppers suizo por 0-4 de visita. En la última fecha, una derrota de 1-2 contra el AZ Alkmaar solo hizo que el club termine segundo en el grupo, con siete goles marcados, de los cuales tres fueron convertidos por el uruguayo Javier Chevantón y dos por Dani Alves.

En dieciseisavos, el Steaua Bucureşti rumano fue presa fácil en un 3-0 global a favor de Sevilla, que luego sufrió para eliminar al Shakhtar Donetsk en octavos, logrando un empate agónico en la vuelta con un tanto de Puerta a los 94’+ que forzó el suplementario, en el cual Chevantón fue el héroe al anotar a los 105’ y silenciar a la afición local. En cuartos de final, Kanouté y el ruso Aleksandr Kerzhakov se encargaron de eliminar al Tottenham Hotspur por un ajustado 4-3 global, tras lo cual el Osasuna fue la última víctima antes de una segunda final consecutiva para el Sevilla.

La Copa UEFA nuevamente. En 2007, se impuso a Espanyol con un Palop impecable (Foto: Reuters)

Así, el 16 de mayo en el Hampden Park de Glasgow, Juande Ramos mandó al campo un 4-3-1-2 conformado por Palop en la valla; Dani Alves, Javi Navarro, Puerta y Dragutinović en la zaga; Martí, Poulsen y Adriano Correia en la  volante; Maresca de mediapunta y Kanouté y Luis Fabiano de delanteros. En un partido muy reñido, Adriano Correia y Kanouté anotaron los dos tantos del empate a dos frente al Espanyol, tras lo cual la tanda de penales le fue favorable a los andaluces, ya que Kanouté, Dragutinović y Puerta marcaran sus respectivos disparos para conseguir el bicampeonato.
Así, 371 días, el Sevilla consiguió su tercer trofeo europeo, luego de pasar 116 años sin título continental alguno, algo que hizo que su hinchada se acostumbrara a los campeonatos y que los demás clubes europeos descubrieran que, aparte de Real Madrid, Barcelona y Valencia, España tenía otro club con el cual había que tener mucho cuidado.

Bajón temporal

En la Supercopa de la UEFA de 2007, el Sevilla cayó 3-1 frente al Milan, tan solo tres días después de la trágica muerte de Antonio Puerta luego de un partido de liga contra el Getafe seis días antes. Con la cabeza en otro lado y los ánimos devastados, los rojiblancos no pudieron contrarrestar a los rossoneri y cedieron el trofeo de la supercopa europea, a pesar de contar con el mismo equipo que había logrado los tres títulos mencionados.

Ese año, al haber quedado tercero en la liga española, a tan solo cinco puntos del campeón y subcampeón, Sevilla participó en la Liga de Campeones, torneo en el cual la expectativa era grande por saber hasta dónde llegaría el tan exitoso club andaluz y no decepcionó.

Sevilla llegó a la Champions League 2007/2008 como candidato, pero quedó en octavos (Foto: AFP)

En la fase previa se deshizo tranquilamente del AEK Atenas, para luego ganar su grupo con 15 puntos, por encima del Arsenal, el Slavia Praga y el Steaua Bucureşti, anotando 20 goles en ocho partidos, con seis de Luis Fabiano y cinco de Kanouté, esa dupla ofensiva imparable que atemorizaba a todas las defensas rivales de la época.

Sin embargo, cuando parecía que el Sevilla podía luchar por la máxima corona europea, el Fenerbahçe turco frenó bruscamente la aventura en octavos de final, fase en la cual triunfos de 3-2 para los locales en cada partido terminarían obligando a una desafortunada tanda de penales en la cual el club andaluz caería por 2-3 frente a su propia afición en el Ramón Sánchez Pizjuán, estadio tan acostumbrado a ser sede de noches magníficas para los andaluces.

Tras esta dura eliminación, el Sevilla no volvería a gestar campañas tan buenas en las temporadas siguientes y cedería su protagonismo en la renovada UEFA Europa League a otros clubes de la península ibérica, como el Atlético de Madrid o el desafortunado Benfica. De todas formas, la “sequía” solo duraría siete años, tras los cuales el Sevilla está demostrando nuevamente por qué se le denomina el más grande de Andalucía.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: AFP, Reuters, ABC


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy