Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSe cumplen treinta años del primer título de River Plate en la Copa Libertadores. Jugando en el estadio Monumental de Buenos Aires y con gol de Juan Gilberto Funes, el cuadro millonario venció 1-0 a América de Cali y se sacó de encima dos décadas de frustración en la etapa más exitosa de su historia.

 

Roberto Gando | @Roberto_Gando
Editor

Desde que se comenzó a jugar el torneo en 1960, la mala suerte parecía marcar a fuego a River Plate cada vez que salía a disputar la Copa Libertadores. Los millonarios armaron grandes equipos y lucharon por alcanzar la final en las ediciones de 1966 y 1976, pero en ambas perdió, creando una frustración que perduró por años.

En la primera, conducidos por un histórico como Renato Cesarini -que como jugador fue campeón con River-, Peñarol de Uruguay se impuso en una ronda de tres partidos que culminó recién en Santiago de Chile, cayendo 4-2 en tiempo extra; mientras que en la segunda -con Ángel Labruna como DT-, quien se impuso fue Cruzeiro de Brasil, cuando también en un tercer partido en Santiago perdieron 3-2 con un tiro libre de Joãozinho a falta de dos minutos.

Todo cambió exactamente diez años después, una casualidad que ya parecía ser tradición en la Libertadores cuando el calendario culminaba en el número seis.

Aceitando la máquina

La historia comenzó a ser diferente para River Plate en 1984 al contratar como técnico al ‘Bambino’ Héctor Veira. Con él al mando, los millonarios lograron el campeonato en la temporada 1985/86 en una campaña en la que acabó por sacar diez puntos de ventaja sobre Newell’s Old Boys y Deportivo Español -que empataron en el segundo puesto-, además de ganarle los dos clásicos a Boca Juniors, destacando un 0-2 en La Bombonera con doblete de Norberto Alonso.

 

 

El partido con el que aseguró el título se jugó el 9 de marzo en la fecha 33. El rival fue Vélez Sarsfield en el estadio Monumental de Núñez, escenario que explotó con un 3-0 lapidario para los de Liniers -ver video 1-. Las conquistas fueron todas en el segundo tiempo mediante remates de Héctor Enrique, Néstor Gorosito y Enzo Francescoli, siendo el uruguayo el máximo goleador del equipo y del torneo con 25 tantos.

Ser campeón le permitió a River clasificar a una nueva Libertadores, pero el éxito también le arrebató algo: a Francescoli -contratado por el Racing Club de Francia- y su compañero de ataque Luis Amuchástegui -quien se fue al América de México-. Con esas bajas y para afrontar el resto de la temporada fue que llegaron nuevos refuerzos, siendo dos de ellos fundamentales: Juan Gilberto Funes y Antonio Alzamendi.

Al ritmo del toro

El reto de River Plate en la Copa comenzó en la Fase de Grupos junto a Boca Juniors y a los uruguayos Peñarol y Montevideo Wanderers. Con menos apuros de lo que se podía esperar, el equipo del ‘Bambino’ Veira acabó primero e invicto, condición que perdió recién en la siguiente etapa en la que enfrentó a Barcelona de Guayaquil y Argentinos Juniors -entonces vigente campeón del certamen-.
Héctor Veira celebra la victoria entre el 'Negro' Enrique y Óscar Ruggeri (Foto: lamaquinaradio.com.ar)
Contra los ecuatorianos River no tuvo mayor problema, pues les ganó en los partidos de ida y vuelta, pero contra el ‘Bicho’ tuvo que afrontar un encuentro extra luego de caer en su último cotejo por 0-2. Aquel choque acabó 0-0, lo que le permitió acceder a la final por su mejor diferencia de goles.

Para disputar el título se enfrentó a América de Cali, cuadro que un año antes ante Argentinos dio inicio a su maldición de tres finales perdidas de manera consecutiva. Siempre con Gabriel Ochoa Uribe como DT, los colombianos jugaron el primer partido en casa, donde el estadio Pascual Guerrero vio cómo su equipo cayó derrotado 1-2. El resultado se definió prácticamente en el primer tiempo con tantos del ‘Toro’ Funes y el ‘Beto’ Alonso, descontando el paraguayo Roberto Cabañas en la etapa final.

En el encuentro de vuelta en Buenos Aires la historia tardó en ser registrada, pues primero hubo un expulsado por bando: Alejandro Montenegro de River y nada menos que Ricardo Gareca del América, ambos cuando se jugaban 53 minutos. Un cuarto de hora después llegó el único gol del partido, obra de Juan Gilberto Funes en una gran acción personal, pues se tuvo que sacar la marca de dos defensas para luego soltar un zurdazo cruzado que venció al arquero Julio Falcioni -ver video 2-.

 

 

Aquel 29 de octubre de 1986 el once millonario al fin pudo levantar ese trofeo que tanto se le resistió, aunque al lograrlo abrió el camino hacia una nueva gloria.

Pasados de copas

Dos meses después de ganar la Copa Libertadores, a River Plate le tocó vivir la experiencia de viajar hasta Japón para disputar la Copa Intercontinental, el máximo galardón al que podía aspirar cualquier club sudamericano. Esta vez su rival fue el Steaua de Bucarest, cuadro rumano que ganó la Copa de Europa en tanda de penales sobre el Barcelona de España.

El compromiso se presentó cerrado para los argentinos, los que solo pudieron vulnerar el arco una vez. Fue a los 28 minutos en una jugada llena de fortuna, pues tras el rápido cobro de un tiro libre por parte de Alonso, la precisa definición de Alzamendi encontró la resistencia del poste izquierdo, pero el rebote favoreció una vez más al uruguayo, quien de cabeza batió finalmente al golero Dumitru Stingaciu -ver video 3-.

 

 

Esa conquista le bastó a River para completar una temporada estupenda y que nunca más pudo repetir. Un año después el equipo agregó otro trofeo a sus vitrinas al ganar también la Copa Interamericana ante el Alajuelense de Costa Rica, aunque para entonces la dirección técnica tenía otro nombre pues Veira dejó el cargo, siendo reemplazado por Carlos Griguol.

Aquel fue el último episodio de una historia que para River Plate significó no solo sumar títulos, sino también acabar con el sufrimiento y las burlas de sus rivales, los que durante años le achacaron su falta de suceso internacional. Ganar todo también permitió afianzar el recuerdo de algunos jugadores, que como Nery Pumpido, Óscar Ruggeri y el 'Negro' Enrique, ganaron en 1986 la Copa del Mundo en México; o incluso el de viejas figuras como Américo Gallego, quien cargó con la cinta de capitán mientras terminaba de madurar el proyecto.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Foto: lamaquinaradio.com.ar; Video: Youtube / Usuarios: Canal de futbolretrocba, ParaisoRiverplatense


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy