Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEn una época en que la palabra amateurismo queda sepultada en el recuerdo de cada vez menos hinchas, vale recordar al primer equipo campeón del viejo 'León Porteño', el Atlético Chalaco, que en 1930 dio la hora en el fútbol peruano.

 

La tercera década del siglo XX arrancaba con el Perú en medio de un clima revuelto, en el que el hecho más resaltante era el fin que se le puso al oncenio de Augusto Bernardino Leguía un año antes. Justamente, la Federación Peruana de Fútbol (FPF) decidió en 1930 variar la estructura del Campeonato de Selección y Competencia que por entonces se jugaba, para pasar de jugar con el sistema de todos contra todos a otro que constaba de dos fases.

Tras esta disposición, se elaboró el reglamento, en el que se estipulaba que los 12 equipos participantes se debian dividir en tres grupos, tras lo cual los tres primeros de cada uno se enfrentarían por el título, mientras que los tres últimos definirian al club que perdiera la categoría. Con ello, Atlético Chalaco quedó enmarcado en el tercer grupo junto al Sporting Tabaco, el Lawn Tennis de la Exposición y el Sportivo Tarapacá.

Encuadrando la redonda

El equpo de Atlético Chalaco que, dirigido por Telmo Carbajo -al centro entre los hincados, rodeado por las mascotas- se consagró campeón en 1930. (Recorte: revista Mundial)En los primeros años del fútbol peruano, cuando el fútbol era amateur, la atención del aficionado no estaba centrada solamente en los encuentros oficiales, ya que durante buena parte del año los equipos jugaban diversos encuentros amistosos, algunos agrupando jugadores de otras escuadras en los llamados "combinados", por lo que el inicio de los campeonatos solía dilatarse hasta bien avanzado el calendario. Para 1930, se acordó que el torneo arrancara el primer domingo del mes de setiembre, y partían como favoritos el campeón de la anterior temporada, la Federación Universitaria, y Alianza Lima, que reaparecía luego de un año de suspensión por parte de la FPF.

En aquel tiempo, cuando Sport Boys aún no asomaba sus colores en la primera división, el equipo representativo del primer puerto peruano era Atlético Chalaco, que si bien era uno de los animadores en los torneos entre los equipos de Lima y el Callao, no había podido coronar hasta ese momento una buena campaña. Entre las figuras del 'León Porteño' de entonces se encontraban su goleador, Manolo Puente, el half centro José 'Patuto' Arana y el ex aliancista Miguel Rostaing, todos bajo la conducción técnica de Telmo Carbajo, histórico ex jugador y deportista chalaco.

Tres en uno

'Manolo' Puente fue uno de los puntales del título de Chalaco con sus goles. Acá posa junto a Alejandro Villanueva en la previa del partido que definió el torneo de 1930. (Foto: libro '200 Clásicos de Historia', Lorenzo Villanueva Regalado)A pesar de lo inicialmente pactado, el torneo de 1930 empezó el último domingo del noveno mes, siendo Sporting Tabaco el primer rival del Chalaco, en el estadio del Círcolo Sportivo Italiano. En el equipo celeste destacaba la presencia de su arquero, el mundialista Jorge Pardón, que dos años antes había formado parte de su ahora rival. El encuentro en si se empezó a decantar rápidamente a favor del 'León Porteño' que, con goles de 'Manolo' Puente a los 3' y Miguel Arana -conocido también como Arana II, para diferenciarlo de 'Patuto' Arana- a los 12', se puso adelante en el marcador de un partido que finalmente culminó 2-1, siendo anotado el descuento del Tabaco a los 23' por intermedio de Oyárzabal.

Tras este buen primer paso, el siguiente rival del Chalaco fue Lawn Tennis, equipo en el que se encontraba como defensor Mario de las Casas, quien fuera uno de los fundadores de la Federación Universitaria -institución que a partir de 1933 pasó a llamarse con su actual nombre: Universitario de Deportes-. En este partido el trámite resultó más que complicado para el equipo porteño, que no lograba superar la férrea defensa impuesta por el Lawn Tennis, por lo que el marcador no se abrió al culminar la primera mitad. Para la complementaria, Chalaco salió con la mira puesta en abrir lo más pronto posible el score, lo que logró apenas un minuto después de reiniciadas las acciones con un preciso remate de José Miñán tras pase de Juan Rivero. Con el 1-0, y una aún más dura defensa del Lawn Tennis, el partido culminó en el viejo Stadium Nacional aquel domingo 19 de octubre.

Gracias a sus habilitaciones, José Miñán resultó clave en la victoriosa campaña porteña de 1930. (Foto: Atlético Chalaco - Libro del Centenario, Eugenio Hernández Carreño)Con el pase a la segunda fase al alcance de la mano, el último rival que Chalaco debia superar era Sportivo Tarapacá Ferrocarril, conjunto cuyo máximo logro mientras estuvo en el fútbol peruano fue un segundo puesto en la temporada de 1926, escoltando al campeón Sport Progreso. El encuentro se disputó el 16 de noviembre, casi un mes después de su última presentación, siendo nuevamente la cancha del Círcolo el escenario donde el equipo porteño se alzó con su tercer triunfo. El trámite del partido fue parejo solo en el primer tiempo, que acabó 1-1 gracias a los goles de Ernesto Niezen a los 24' para Chalaco, y de Aranda para Tarapacá a los 29'. En la segunda mitad, el 'León Porteño' inclinó la balanza mediante los goles de Juan Rivero -de golpe de cabeza a los 60'- y José Miñán, quien hizo una buena jugada antes de batir al portero Mendoza y asi decretar el 3-1 final.

Escalera al triunfo

Atlético Chalaco había subido tres peldaños de los cinco que necesitaba para alcanzar el título, logrando puntaje perfecto hasta entonces y teniendo como futuros contendores a la Federación Universitaria y Alianza Lima, equipos que habían culminado como punteros en sus respectivos grupos. Precisamente, el conjunto crema fue su primer rival en el grupo por el campeonato, al que se enfrentó el 23 de noviembre en el estadio del Círcolo. El golero Enrique Álvarez fue otro de los protagonistas de la inolvidable campaña de 1930 para el equipo porteño. (Foto: libro 'Atlético Chalaco - Libro del Centenario', Eugenio Hernández Carreño)Al tratarse del vigente campeón peruano, este partido se presentaba como una gran prueba para el equipo del puerto, que se vio en desventaja a los 13' tras el gol convertido por Mario Pacheco en la valla defendida por Enrique Álvarez.

Con el tanto recibido, el 'León Porteño' se lanzó al ataque cual bestia herida que busca darse el desquite ante su agresor, teniendo en 'Manolo' Puente a su hombre más peligroso. Fue él quien acabó por concretar el empate a los 29' al recibir un pase de Miñán. Tras la igualdad, los ánimos empezaron a caldearse en la cancha y las tribunas, con Miguel Rostaing expulsado por una dura entrada sobre el universitario Alberto Denegri, lo que degeneró en reclamos hacia el réferi Maúrtua y proyectiles lanzados desde las tribunas. Con pocos minutos por disputarse en la etapa inicial, el juego solo se pudo reanudar luego de solucionarse las desavenencias entre los jugadores, y con el expulsado Rostaing permaneciendo en el campo -cosas de la época-.

Al calmarse las aguas, el segundo tiempo sirvió para que se diera un juego que por momentos fue de ida y vuelta, con José Miñán apareciendo nuevamente, esta vez como definidor a los 50' tras sacarse la marca de Arturo Fernández y poner el 2-1. Viéndose abajo en el marcador, la Federación Universitaria empezó a presionar con mayor intensidad el arco de Chalaco, y tuvo la gran oportunidad de empatar a los 84' cuando el árbitro cobró como penal una falta de Rivero sobre Denegri en el área. Despeje de Faustino Mustafich ante el acoso aliancista. Chalaco se cerró bien aquel 7 de diciembre de 1930. (Foto: revista Mundial)Sin embargo, el disparo de Eduardo Astengo fue tan fuerte que acabó estrellándose en el horizontal, por lo que el score no se movió más hasta el pitazo final. Como hecho para destacar tras la culminación del arduo enfrentamiento, quedó el abrazo que Astengo, capitán del equipo derrotado, sostuvo con 'Manolo' Puente, algo que en la actualidad resulta difícil de imaginar.

De cabeza a la cima

Con dos puntos en el bolsillo y el posterior empate 1-1 entre los futuros "compadres", Atlético Chalaco tuvo en Alianza Lima al último escollo rumbo al campeonato en el Stadium Nacional el domingo 7 de diciembre. El equipo de La Victoria tenía entonces muchos de los jugadores que ahora forman parte de la leyenda blanquiazul, con José María Lavalle, Alberto Montellanos, Alejandro Villanueva, Demetrio Neyra y Jorge Koochoi como quinteto de ataque. Aquella jornada empezó con el play de honor que, como representante del Presidente de la Junta de Gobierno de entonces, dio el comandante Ezcurra, tras lo cual, el juego colectivo y de toque del equipo íntimo empezó a vislumbrarse en el terreno de juego.

Carga de Puente sobre el arco de Juan Valdivieso en el partido definitivo de 1930. Un error del golero íntimo fue, precisamente, capitalizado por el ariete porteño para el tanto del título. (Foto: revista Mundial)El partido transcurrió en el inicio con tibias llegadas a los pórticos, con los atacantes aliancistas destacando por su imprecisión en la culminación. Chalaco, por su parte llegaba poco a la valla rival, siendo el 'Mago' Valdivieso una de las figuras hasta esos minutos al contener un par de ocasiones. Fue asi que Alianza pudo ponerse en ventaja, cuando a los 27' una habilitación de Lavalle puso a Koochoi frente al arquero Álvarez, quien salió a cortar el peligro pero sin poder evitar el gol del ídolo aliancista. Hasta aquel momento y en lo que restó del primer tiempo, el mejor jugador de Chalaco resultó ser el defensor Faustino Mustafich, quien se dio abasto para cortar varias jugadas que suponian peligro, lo que permitió que no se incrementara la ventaja blanquiazul.

La etapa complementaria transcurrió de la misma manera: con Alianza dominando por volumen ofensivo pero sin claridad para concretar. Por ello, Atlético Chalaco tuvo la oportunidad de empezar a salir en busca del empate con cada vez mayor insistencia, algo que tuvo sus frutos a los 56' cuando Miguel Arana centró el balón hacia la posición de Miñán, quien a su vez se lo cedió a Puente para que este lo añadiera con facilidad. Luego de este gol las acciones se tornaron parejas, y el desequilibrio llegó aún a los 81': se produjo un grave error de Juan Valdivieso tras un córner -sí, el 'Mago' también se equivocaba-, El alborozo porteño tras el pitazo final. Los jugadores fueron alzados en hombros con el trofeo en mano. (Foto: revista Mundial)pues dejó escapar el balón cuando salió a cortarlo, algo que fue aprovechado por 'Manolo' Puente para introducir el balón de cabeza y darle vuelta al marcador.

Con el 2-1 y el pitazo final, los simpatizantes chalacos que estaban en las tribunas empezaron a invadir la cancha para iniciar las celebraciones por el título conseguido, el primero de los dos obtenidos a lo largo de su historia por el 'León Porteño', y que a lo largo de esta campaña hizo honor a su apelativo superando con creces los momentos adversos.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Fotos y recortes: revista Mundial; libro '200 Clásicos de Historia', Lorenzo Villanueva Regalado; libro 'Atlético Chalaco - Libro del Centenario', Eugenio Hernández Carreño

comments powered by Disqus