Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comDesde la Copa Perú, DIM busca emular al único equipo miraflorino que jugó en Primera: Porvenir Miraflores. El recordado elenco verdolaga cumplió su mejor temporada en 1967, cuando llegó a reunir en sus filas a tres mundialistas: el brasileño Zózimo y los argentinos Varacka y Cap.

 

DIM es, por rendimiento acumulado y constante, el equipo más competitivo a nivel amateur de Lima Metropolitana en lo que va del siglo XXI. Desde finales de la década pasada, sus constantes buenas campañas en el Interligas de Lima han buscado depositarlo en instancias avanzadas del ascenso; ya en 2009 disputó la Etapa Nacional y este 2015 hace lo propio en búsqueda de que uno de los distritos más importantes de la capital tenga representación en el fútbol profesional.

La tradición futbolística de Miraflores, de hecho, es muy añeja. En 1912, la reunión que dio pie a la creación de la Liga Peruana de Fútbol, la cual puso en disputa el Escudo Dewar en el primer torneo de fútbol interclubes organizado en el país, se produjo en el local del Miraflores Sporting Club. Esta institución era impulsada por Eduardo Fry, uno de los pioneros de la difusión del fútbol en el país.

Pero avanzando en el tiempo, hubo un club miraflorino que llegó aun más lejos y se convirtió en el único club del antiguo balneario y hoy céntrico distrito en disputar torneos nacionales. Y que, como ningún otro club en la historia del fútbol peruano, llegó a tener tres jugadores extranjeros mundialistas integrando simultáneamente sus filas, allá por 1967.

Summer of 67

Los homónimos de Porvenir Miraflores en 1967: el zaguero Dimas Zegarra Mezarina y el portero Dimas Zegarra Castillo. (Foto: fotosfutbolperuano.blogspot.com) 

Fundado en 1922, el club Porvenir Miraflores había tenido una primera experiencia en el fútbol profesional en 1957, cuando disputó la entonces Primera División de Lima y Callao y tuvo debut y rápida despedida: quedó décimo de diez clubes y retornó a Segunda División. Una década más tarde, ya en la era descentralizada, la máxima categoría encontró de regreso al elenco verdolaga y a su atigrado escudo, luego de que campeonara en la Segunda Divisón por delante del Racing de San Isidro, su inmediato perseguidor.

Con José Chiarella como entrenador y el empresario Enrique Saravia como guía y mecenas, la institución miraflorina apuró gestiones para conformar un plantel de polendas que le permitiera ser competitivo, y no escatimó recursos en reforzarse a la altura del nuevo reto. Con ese fin, apeló a contratar jugadores de experiencia del medio local que le permitieran conformar una columna vertebral sólida. Así, incorporó en el pórtico a Dimas Zegarra Castillo, el experimentado y larguirucho arquero que por más de quince años había defendido el marco de Universitario; en la zaga, apeló al liderazgo en la capitanía de Willy Flemming, otrora baluarte de Deportivo Municipal; en el medio, tenía como ejes a Héctor Ladrón de Guevara y el 'Doctor' Ramón Aparicio, y en el ataque apostó por 'Payaso' López -ex KDT Nacional- y el exaliancista Héctor Valle.

A esa base recorrida, Chiarella le sumó un par de apuestas más jóvenes. En el fondo, fichó al casmeño Dimas Zegarra Mezarina, homónimo del golero y quien también tenía paso por Universitario de Deportes, en divisiones menores; la coincidencia de ambos en el equipo hizo que la prensa comenzara a consignarlos como Dimas Zegarra I y Dimas Zegarra II, a fin de diferenciarlos con facilidad. Y en ofensiva, tenía como "vedette" al bullidor ariete chinchano Héctor Bailetti, quien había sido baluarte de la campaña de ascenso y en cuya dinámica se apoyaba el grueso de las esperanzas de gol miraflorinas. También figuraba como revulsivo el rubicundo Eduardo Schabauer, quien años luego militaría en Juan Aurich.

Mundialito del Porvenir

Porvenir Miraflores dio inicio a su campaña de 1967 con un buen 0-0 ante Alianza en el estadio Nacional. En la escena, Dimas Zegarra en plástica intervención. (Recorte: diario La Crónica) 

Pero Porvenir Miraflores quería pensar en grande y con ambición, por lo cual hizo el esfuerzo de traer futbolistas de primer nivel para el medio. Así, "rompió" el mercado y llegaron en paquete dos argentinos de amplio nombre: el volante central José Varacka, mundialista con su país en Suecia 1958 e Inglaterra 1966, y el 'Polaco' Vladislao Cap, quien había sido mundialista en Chile 1962. Desde su llegada, demostraron amplia jerarquía diferencial para el medio, la cual era -a veces con exageración marketera- ensalzada constantemente por la prensa local.

Chiarella, sin embargo, decidió emplear a Varacka como líder de la zaga central a fin de capitalizar su experiencia. Y no conforme con eso, procuró la incorporación de un tercer zaguero extranjero con pasado mundialista: nadie menos que el campeón mundial con Brasil en Chile 1962 Zózimo Alves Calazaes. El bahiano había jugado en 1966 en Sport Boys, y Saravia le puso una oferta irresistible para pegar el regreso al Perú e incorporarse a la disciplina verdolaga.

A la llegada de Zózimo, a inicios de julio de 1967, Porvenir Miraflores ya llevaba disputados tres partidos en la temporada. Debutó con un aceptable empate 0-0 ante Alianza Lima, cayó 2-0 ante Defensor Lima y le empató 0-0 a Alfonso Ugarte de Chiclín en Trujillo, en todos los casos con Varacka como titular y con Cap como ingresante en el último cotejo. En la cuarta jornada, el 9 de julio, Porvenir recibió en el Lolo Fernández a Deportivo Municipal, y Zózimo hizo su debut en reemplazo de Varacka, afectado por una distensión en los gemelos. Cap, más bien, fue reubicado como volante y el funcionamiento fue óptimo: el 'Polaco' tuvo un desempeño brillante como director de orquesta y tiempista verdolaga, liderando los cambios de juego.

Dimas Zegarra corta la entrada del edil Eddie Córdova, ante la atenta mirada de Zózimo, en la victoria 0-1 de Porvenir Miraflores sobre Municipal en el Lolo Fernández. (Recorte: diario La Crónica) 

No obstante, el cuadro edil ofreció dura resistencia. El cotejo se decidió a los 75': Zózimo ejecutó un tiro libre a 30 metros del arco que defendía Walter Flores, y el balón se estrelló en la barrera. El rebote fue rápidamente tomado por Ladrón de Guevara, quien empalmó un disparo que se incrustó en el pórtico edil. Ante 1,362 aficionados en el viejo coso de Breña, Porvenir ganó 1-0 y sumó así su primer gol y su primer triunfo en la que sería la mejor campaña de su historia.

Días para mirar flores

Una semana después, Porvenir Miraflores volvió a ser local en el Lolo y nuevamente celebró un triunfo: un doblete de Bailetti le dio un 2-0 sobre Juan Aurich. Con la '8' en la espalda, el 'Atómico' se lució: un sombrero con complicidad de la lluvia que había caído sobre Lima y un cabezazo le permitieron batir al 'Flaco' Francisco Mendoza.

Así, en la siguiente jornada, el cuadro verdolaga debía rivalizar con Defensor Arica en el estadio Nacional y se presentaba una disyuntiva para Chiarella: recuperado Varacka, debía encontrarle lugar en un equipo que había marchado bien. El DT decidió algo atrevido: jugar con tres zagueros, ubicando al argentino junto a Flemming y Zózimo, siempre con Cap como titular en la volante.

El trío mundialista de Porvenir Miraflores la única tarde que estuvo junto en el campo de juego, frente a Defensor Arica: Varacka, Zózimo y Cap. (Recorte: diario La Crónica)

El inicio fue complicado y con realidades opuestas para los internacionales verdolagas: a los 65', Zózimo se quedó en la marca suponiendo que el juez Enrique Montes sancionaría un empujón en contra de sí de parte del puntero ariqueño Zegarra. Sin embargo, el réferi no se percató y eso permitió al delantero rival habilitar a Herrera para poner arriba al elenco celeste de Breña. En cambio, la reacción miraflorina fue liderada por Varacka: a 5' del final, el argentino dejó su posición en el fondo y se lanzó al ataque para hacerle un sombrero al ariqueño Tijero que dejó libre al puntero Cabanillas, quien de volea consiguió el 1-1 final.

Luego de eso, el torneo ingresó a un receso y Porvenir Miraflores lo aprovechó para hacer una breve gira por Miami y participar de un cuadrangular internacional con el Mustang, club local, y dos combinados de Colombia y Ecuador. Los miraflorinos comenzaron bien y vencieron al local y a los colombianos, pero en el cotejo final cayeron 1-0 ante los ecuatorianos y resignaron, por diferencia de goles, el título a manos de Mustang.

Un adiós inesperado

No obstante, el parate no fue del todo provechoso para el elenco verdolaga. En Miami, Willy Flemming recibió una tentadora oferta para quedarse a jugar en Estados Unidos, y aunque este asunto se zanjó, no ocurrió lo mismo con Zózimo, quien resolvió que debía volver intempestivamente a Brasil para atender negocios personales. En realidad, el Águila de El Salvador lo había buscado para hacerse de sus servicios y el brasileño prefirió marcharse a Centroamérica, por lo que se despidió rápidamente de sus compañeros.

De esa manera, el cotejo ante Arica quedó como el único en que los tres mundialistas de Porvenir Miraflores estuvieron juntos en el campo de juego. Varacka y Cap siguieron para adelante, y lideraron al cuadro miraflorino en su empate 0-0 ante Sport Boys en la sétima jornada. Sin embargo, no tuvieron la misma fortuna a la semana siguiente, cuando los verdolagas cayeron 0-1 ante Atlético Grau en el Nacional.

'Huaki' Gómez Sánchez en los entrenamientos de Porvenir Miraflores a la derecha de la armada joven del equipo: Saravia, Ormeño y Zavala. (Recorte: diario La Crónica) 

Luego de ese cotejo, en los entrenamientos del cuadro miraflorino se produjo una presencia inesperada: Óscar Gómez Sánchez, extraordinario puntero izquierdo con paso por Alianza Lima, River Plate y las selecciones peruanas, fue incorporado a la disciplina del equipo que dirigía Chiarella a fin de evaluar si podría volver a la práctica del fútbol tras ocho meses de inactividad -Defensor Arica había sido su último club-. Sin embargo, todo quedó solo en intención, pues 'Huaki' nunca formalizó su contrato y permaneció en el retiro.

La novena jornada trajo una nueva derrota para Porvenir: 2-0 ante Mariscal Sucre en el Nacional, en un cotejo en el que el elenco verdolaga perdió muchos goles. Las críticas periodísticas apuntaron sus cañones a Bailetti, de quien se señalaba que abusaba de la búsqueda del lucimiento personal en la culminación de jugadas. "Por intentar una chalaca perdió una brillante oportunidad", sentenció La Crónica.

Una semana después, tocó visitar a Octavio Espinosa Ica: con el debut de Carlos Saravia, descendiente del mecenas del club, Porvenir sufrió una nueva derrota por 3-2, con tantos del novel Saravia y Ramón Prada.  La situación no era la mejor: con 10 fechas jugadas, el elenco miraflorino figuraba en noveno lugar con 8 puntos, y le tocaba hacer frente nada menos que al líder Universitario.

La épica

El gol de penal de Saravia que le dio a Porvenir Miraflores un épico triunfo sobre Universitario. (Recorte: diario La Crónica) 

El 3 de setiembre de 1967, en el estadio Nacional, Porvenir Miraflores escribió una de las páginas más brillantes de su palmarés: contra todo pronóstico, hizo sucumbir al Universitario bicampeón de los dos primeros torneos nacionales de la historia del fútbol peruano. En el estadio Nacional, la apuesta táctica de José Chiarella rindió frutos: retrocedió a Cap para formar defensa a ultranza junto a Flemming y Zegarra Mezarina como trío de backs centrales, y más bien adelantó a Varacka para que fuera eje del mediocampo junto al 'Payaso' López y el joven Saravia. Justamente, el 'Profesor' argentino hizo gala de su calidad cuando a los 33' habilitó a Bailetti como con la mano para que el 'Atómico' se anticipara a José Fernández y decretara el primer tanto.

Universitario igualó a los 53 vía el 'Ronco' Enrique Rodríguez, pero luego sufrió la baja de Enrique Cassaretto, expulsado por una gresca con Zegarra Mezarina. Con el otro Dimas Zegarra, el golero, en jornada inspirada ante su exequipo, Porvenir fue soportando el empate con otra ventaja más: una falta de Fleming sobre Tomás Iwasaki -que el juez Juan Pércovich no cobró- dejó inutilizado al delantero crema cuando la 'U' ya había ejecutado sus dos cambios. Así, en superioridad numérica y con los cremas algo exasperados, López consiguió provocar una falta de Luis La Fuente en el área y se sancionó un penal que Saravia transformó en el 2-1 que produjo un auténtico campanazo en el certamen.

A la semana siguiente, nuevamente Dimas Zegarra Castillo estuvo inexpugnable y Porvenir igualó 0-0 ante Centro Iqueño en el Nacional. El espigado portero le atajó un penal a Daniel Flores y mantuvo así el cero en un cotejo que Chiarella planteó de forma explícitamente defensiva. Luego, en la última jornada de la primera rueda, los miraflorinos perdieron 1-0 ante Sporting Cristal, con lo que cerraron la mitad del torneo ubicados en sétimo lugar, con 11 puntos.

Poder atómico y desmantelamiento

Bailetti haciendo de las suyas ante el argentino Degl'Innocenti en la victoria de Porvenir Miraflores por 1-0 sobre Defensor Lima con gol del 'Atómico'. (Recorte: diario La Crónica) 

La segunda rueda comenzó para Porvenir con una derrota 2-0 ante Alianza Lima, pero a la semana siguiente hubo rápida revancha: el cuadro verdolaga venció 1-0 a Defensor Lima con extraordinario gol de Bailetti, quien sombreó al zaguero argentino Mario Degl'Innocenti -quien compartía residencia con Varacka en la urbanización San Antonio, en Miraflores- para luego eludir al también gaucho Ovejero, golero granate, y decretar el único tanto del cotejo. El 'Atómico' se reivindicó así con el equipo, ya que había estado de para producto de golpes producidos durante un choque automovilístico, al parecer por conducir en no muy adecuadas condiciones.

En la decimoquinta fecha, Porvenir volvió a ser local en el Lolo Fernández. Demostrando que el campo de Breña le sentaba bien, los verdolagas vencieron 3-1 a Alfonso Ugarte de Chiclín con hat trick del inspirado Bailetti, en magnífico reentré. Sin embargo, la semana posterior trajo consigo noticias poco agradables: José Varacka llegó a un acuerdo con la directiva miraflorina para rescindir su contrato. La razón era puramente económica: el argentino ganaba mil dólares mensuales, que al cambio de la época equivalían a 39 mil soles; la mayor taquilla del club, ante Alianza, había ascendido a 20 mil soles, por lo cual el salario de Varacka venía siendo subsidiado por los mecenas del club.

A la par, se decidió rescindir también el contrato de Vladislao Cap, quien había tenido altercados con Chiarella por su forma de expresarse en los vestuarios. El 'Polaco' dejó de entrenar y se desvinculó del equipo. Para colmo, Flemming resolvió dejar también el equipo y estudiar la propuesta que había recibido cuando la gira a Estados Unidos, por lo cual el sistema defensivo de Porvenir Miraflores se vio completamente trastocado.

En la despedida de Varacka, Porvenir Miraflores derrotó a Municipal en Pisco. (Recorte: diario La Crónica)

Igual, hubo ocasión para que Varacka tuviera una despedida interesante, y no solo por el hecho de que el club hubiera organizado una cena elegante en su honor. El 16 de octubre, Deportivo Municipal -en búsqueda de taquilla- resolvió llevar su localía a Pisco para recibir a Porvenir Miraflores. En el estadio Municipal de esa ciudad, los verdolagas se impusieron por 1-3 con goles de Saravia, López y Ormeño, y descuento de Betancourt. El astro argentino fue reemplazado en el entretiempo por Cano, y así dejó las canchas peruanas.

Sexto honor

Con todas esas bajas, Chiarella debió reconstruir el equipo miraflorino para el rush final del torneo. Una dura derrota por 3-0 ante Aurich en Chiclayo, una derrota 1-0 ante Arica con un penal en los descuentos producto de una inocente mano de Cano y un empate 1-1 ante Boys, nuevamente en Pisco -con la reaparición goleadora de Bailetti- decoraron las siguientes semanas, en las que el protagonismo del cuadro miraflorino se eclipsó.

Para la jornada 19, las alertas rojas se encendieron en tienda miraflorina cuando el equipo cayó 0-1 en el Lolo Fernández ante Mariscal Sucre, elenco que peleaba la baja. La posición verdolaga era incómoda, y por eso el partido siguiente, ante Octavio Espinosa en el mismo estadio de Breña, se encaró como una final. Un autogol de Demetrio Mazzo y un tanto de Bailetti, en el inicio de cada tiempo, sellaron el 2-1 que aseguró la continuidad miraflorina en Primera División.

De cabeza, Herazo marca el quinto gol de Porvenir Miraflores en su goleada 5-2 sobre Iqueño. (Recorte: diario La Crónica) 

Los cotejos finales de la campaña, igual, tuvieron a Porvenir como protagonista indirecto de lo más importante. Universitario campeonó en la fecha 20 con una victoria 2-0 sobre el cuadro miraflorino, y en la jornada 22 Sporting Cristal logró su clasificación a Libertadores como subcampeón con un 0-0 frente a los verdolagas.

En el medio, el equipo de Chiarella consiguió su mejor resultado en la campaña: goleó 5-2 en el Lolo Fernández a Centro Iqueño, en cotejo en el que debutó en sus filas Jorge Mifflin, hermano de Ramón, quien hizo uno de los cinco tantos. Saravia, Luis Nieri, Carlos Portanova y Luis Herazo marcaron los otros tantos de un equipo que claramente ya tenía una base distinta de la que había despertado emociones en la afición en el tramo inicial del torneo, pero que igual pudo cerrar en octavo lugar (con 23 puntos) la mejor campaña de la historia de un elenco que desapareció en 1986 y quedó en el corazón de los antiguos miraflorinos como el mejor exponente del distrito.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario La Crónica


Comentarios (1)add
...
escrito por Manuel Quispe Ramos , noviembre 28, 2015
Había un equipo de nombre Aurora, ¿no era de Miraflores?
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy