Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSe cumplen ochenta años del primer título de Sport Boys en la Primera División de la Liga de Lima y Callao, aquel de los calichínes que ascendieron hasta el tope, pero dentro de un torneo que culminó plagado de irregularidades.

 

El mayor patrimonio que tiene el ahora alicaído Sport Boys del Callao es su historia. Fundado en una madrugada patria de 1927, los años que siguieron a aquel 28 de julio fueron de pasos continuos hacia la cima, subiendo escalones dentro de la estructura que por entonces regia al fútbol peruano. Pues bien, todos esos capítulos encontraron su punto culminante el domingo 20 de octubre de 1935, fecha en la que los rosados alcanzaron el título máximo del campeonato de Lima.

Esa temporada fue complicada en general para la Liga de Lima, pues en lugar de alejarse de las indecisiones y los problemas -como el que en julio de ese mismo año culminó con un clásico para definir el título de primeros equipos de la campaña anterior-, se apegó a una serie de idas y vueltas que acabaron por tergiversar el desarrollo de un torneo que solo contó con cinco equipos.

El detalle adicional

El campeonato se comenzó a jugar el 10 de septiembre, pero no con un partido de fútbol, sino con una sesión entre los dirigentes de los clubes, que se negaban a aceptar la imposición del llamado “boleto adicional” por parte del Comité Olímpico Nacional, ente responsable de organizar todo lo relacionado al viaje de la delegación peruana hacia Berlín para disputar los Juegos Olímpicos de 1936. Tal disposición, que aplicaba a todo espectáculo deportivo, tenía como fin el recaudar fondos, obligando en el caso del fútbol a que cada aficionado pague una suma adicional según la tribuna a la que asistía. Al final, los reclamos solo sirvieron para aplazar una fecha su ejecución.
Aquiles Westres y Víctor Guarderas Lavalle luchan por tomar el balón (Recorte: diario El Callao)
Otra nueva disposición que empezó a regir desde ese año fue que ya no se iban a sumar los puntajes de los primeros equipos con los del Torneo de Reserva, evitando así cualquier mala interpretación de las Bases a la hora de definir al campeón. Con todo dispuesto, el primer encuentro se jugó en el estadio Nacional el domingo 15 cuando Alianza Lima se enfrentó a Sport Boys, cuadro que se había reforzado con la vuelta al arco de Oscar Oxley, Raúl Chappell a la defensa y Alberto Baldovino en el ataque.

El partido tuvo su primer gol apenas a los dos minutos luego que Alejandro Villanueva recibió el balón de Adelfo Magallanes, enfilando un remate que batió el arco defendido por Oxley. Los porteños presionaron de inmediato en busca de la igualdad, la que llegó cinco minutos después mediante Prisco Alcalde, que transformó el penal sancionado previamente por falta de Víctor Guarderas Lavalle sobre su hermano Jorge.

La presión de Boys se mantuvo y a los 25’ encontró un nuevo premio: Prisco se escapó por derecha de la marca de Miguel Rostaing, sacando luego un centro que encontró bien ubicado al ‘Pibe’ Baldovino, que le pegó al balón en primera para decretar el 1-2. Complicados para frenar las incursiones de la ofensiva rosa, a la defensa blanquiazul no le quedó otra opción más que comenzar a pegar. En ello, el arbitraje de Arnold Rotman resultó muy criticado, pues además de ser permisivo con el juego fuerte, también se retractó de la expulsión que señaló para Prisco Alcalde por una mala reacción sobre el aliancista Infantas a los 65’.
Juan Valdivieso se esfuerza para alejar el peligro antes que Jorge Alcalde supere las marcas de la defensa de Alianza (Recorte: diario El Callao)
Para cuando Juan Puente se fue expulsado a los 84’ por golpear a Carlos Portal, el descontrol era tal que del marcador casi nadie se acordó. Entre golpe y golpe se pasaron los minutos hasta el final, final que no fue tal pues las sanciones no se hicieron esperar: a Rottman le dieron dos fechas, a Guarderas Lavalle se lo suspendió de toca actividad hasta el 31 de diciembre y a Rostaing hasta que acabó el campeonato.

La primera fecha se completó una semana después, cuando con un gol de ‘Lolo’ Fernández Universitario salvó en el último minuto el empate a uno con Sportivo Tarapacá Ferrocarril. Con tres puntos por partido ganado, dos por el empate y uno por derrota, la ventaja mínima de Boys sobre los íntimos los colocó en la cima del torneo.

Suspendido en lo continuo

El programa de la siguiente fecha tenía en cuenta que se debían jugar los partidos entre Sucre FBC contra Alianza Lima el martes 24, mientras el domingo 29 chocaban Sport Boys ante el Tarapacá; pero el equipo blanquiazul pidió a la Liga de Lima la suspensión de su encuentro, pues adujo que no contaba con los jugadores suficientes para encarar su compromiso. Y es que además de los dos suspendidos, se les enfermaron cuatro miembros del plantel. Aunque el Sucre primero rechazó tal intención, terminó aceptando, pues surgió la oferta aliancista de pactar un amistoso post temporada cuya taquilla fuera en exclusiva para el beneficio de sus arcas.
El gol de Enrique Aróstegui con el que Boys le empató transitoriamente al Tarapacá (Recorte: diario La Crónica)
En la jornada que sí se cumplió, Boys no tuvo tantos problemas para deshacer a la defensa tarapaqueña y acabar goleando, aunque igual le tocó sufrir un poco al comienzo pues en quince minutos de juego perdía por 0-2. El gol que a los 27’ señaló Baldovino fue el que prendió el motor del ataque porteño, siendo Enrique Aróstegui quien añadió más fuego tres minutos después al lograr el 2-2. La segunda etapa fue toda rosa, más aún luego que el back Pedro Paulet salió expulsado a los 76’ al propinarle una patada en la espalda a Jorge Alcalde.

Con uno menos, la portería defendida por Marcos Huby sufrió otros tres tantos, todos obra de ‘Campolo’: primero a los 60’, cuando conectó de cabeza un servicio en tiro libre de Miguel Pacheco; luego con una veloz carrera por entre los centrales Juan de Dios Bolívar y Cruz que culminó con un fuerte remate; cerrando a los 90’ el 5-2 con otro disparo, esta vez tras asistencia de Baldovino. Boys sumó entonces seis puntos y sacó una ventaja que condicionó al resto.

Senda que aprieta

En la tercera fecha el turno fue de Universitario, que tuvo en su arco la reaparición de Juan Criado luego de superar un entredicho que lo llevó a querer dejar la crema para firmar por el Sucre. El partido contra Sport Boys se jugó el 6 de octubre, presentando también los rosados una novedad en la portería, pues el titular Oscar Oxley se integró como refuerzo al Atlético Chalaco que partió en gira por el centro del país, dejando el puesto en manos de Víctor Marchena.
El primer gol de Boys sobre Universitario, obra de Jorge Alcalde, quien celebra mientras Arturo Fernández yace en el piso luego de su error (Recorte: diario La Crónica)
El encuentro ante la ‘U’ fue el único de esa campaña que comenzó a favor de los chalacos, pues Jorge Alcalde marcó el primer tanto cuando iban trece minutos. El mismo ‘Campolo’ amplió la cuenta a los 30’, cuando con golpe de cabeza sacó provecho del error de Arturo Fernández, que no se puso de acuerdo con Criado para rechazar el balón; pero ‘Lolo’ Fernández descontó nueve minutos después en doble acción batiendo a Marchena con un cañonazo.

Durante la segunda etapa el juego fue parejo hasta que el ‘Pibe’ Baldovino engañó al árbitro Artemio Serra y Hurtado, quien cayó en error luego que Alberto Denegri cruzó dentro del área al delantero porteño para quitarle el balón. La falta la cobró Prisco Alcalde a los 72’ para llegar al 1-3, aunque los cremas aún porfiaron por el empate hasta el final luego que Carlos Tovar aminoró la ventaja en 81’. Era el tercer triunfo porteño que con nueve puntos parecía no tener competidor en la tabla, pues el otro choque de la fecha que debían jugar Tarapacá Ferrocarril y Sucre tampoco se llevó a cabo.

Líos por ausencia

Para llevar adelante la cuarta fecha del campeonato, la Liga de Lima dispuso que los dos partidos se jugaran en la cancha del Círcolo Sportivo Italiano. Tal medida se dio porque en el campo del Nacional se llevó a cabo un torneo de atletismo entre representantes de Perú y Chile, lo que limitó el uso de sus instalaciones durante el fin de semana que correspondía jugar el torneo de fútbol.
Equipo del Sucre el día que se quedó con las ganas de enfrentar a Universitario (Recorte: diario La Crónica)
Esa determinación no fue del agrado de Universitario, que pidió la postergación de su encuentro ante el Sucre por la dificultad que suponía el traslado de los aficionados hasta el estadio del Círcolo, amenazando así el ingreso por taquilla que le correspondía. Y es que en 1935 el transporte en la capital era limitado, siendo el uso del tranvía hacia la Magdalena el principal medio para conectar la zona del Cercado de Lima con las áreas alejadas. El Tarapacá se sumó al pedido de los cremas arguyendo el mismo motivo para aplazar su partido con Alianza, al que debía enfrentar el sábado 12 en el mismo lugar.

En medio de la situación, la Federación Peruana de Fútbol entró a tallar para buscar una solución, pero terminó complicando todo aún más. La FPF consiguió acceso al estadio Nacional para la mañana del domingo 13, pero su acción encontró otra respuesta negativa de la ‘U’, que se negó a jugar porque recibió la noticia de la reprogramación con poca antelación, por lo que le era imposible poder ubicar a todos los jugadores de su plantel para que éstos se presentasen a la hora señalada en la cancha correcta.

Los argumentos al final de nada le valieron a ambos, pues lo programado se mantuvo y tanto Alianza como el Sucre se presentaron a jugar. Luego de cumplir cada uno con salir al campo de juego, a los dos se les dio por ganados sus respectivos partidos por walk over. En Universitario entonces se declararon en rebeldía en contra de la Liga, acusando a sus miembros de favorecer a determinados equipos anteponiendo los intereses particulares por sobre los del campeonato. Esos intereses a los que se refería la ‘U’ eran los del cuadro íntimo, que buscaba culminar cuanto antes sus encuentros, pues se alistaba para salir de gira a Ica esa misma semana y luego en noviembre hacia Chile en la que terminó siendo la gira del ‘Rodillo Negro’.

El once titular de Sport Boys el día que ganó el título venciendo al Sucre (Recorte: diario La Prensa)

Con ellos sí es

Fuera de toda discusión estaba Sport Boys, que miraba de lejos a los demás mientras esperaba a jugar su último partido contra el Sucre FBC, equipo que recién iba a debutar en el torneo. Esa demora en jugar quizás fue la que le permitió a los cruzados tener tantas energías para buscar el gol, pues durante la primera mitad dominaron casi a su antojo, aunque solo consiguieron el gol que a los 23’ logró Alejandro Lavalle.

En la segunda etapa el estadio físico jugó a favor de Boys, pues su rival cedió terreno y en 59’ también cedió el empate, obra de Prisco Alcalde. Ya con 74’ llegó un nuevo tanto chalaco, esta vez con remate de Aquiles Westres, que de cabeza pescó el balón en el camino hacia el arco luego de otro cabezazo de Jorge Alcalde. Tres minutos después todo se acabó en la cancha cuando el mismo Westres señaló el 3-1, ello pese a que aún no sonaba el pitazo final. Y es que los rosados se enseñorearon sobre el césped del Nacional, tocando el balón con Segundo 'Titina' Castillo como eje, “camoteando” a discreción mientras pasaba el tiempo.

Con doce puntos en su haber, a Boys ya nadie lo podía alcanzar. Los titulares de los diarios señalaban que era el campeón, dando además detalles sobre cómo los jugadores del Sucre reconocían el hecho al saludar a su oponente una vez que todo culminó. También se apreció un gesto de gratitud de los mismos jugadores rosados para con Gualberto Lizárraga -fundador del club-, a quien cargaron en hombros por el campo.
El último gol de la campaña rosada en 1935, con definición de Aquiles Westres (Recorte: diario La Crónica)
El título se había definido, pero el campeonato aún no. Y es que se llegó a programar el complemento de la última jornada para el domingo 27. Ese partido era nada menos que el clásico entre Alianza Lima y Universitario, choque que no se llevó a cabo pues los cremas seguían en su actitud de rebeldía contra la Liga de Lima, solicitando además la intervención de la FPF para reorganizar su administración. Los íntimos, en cambio, sí se presentaron el día señalado y ganaron por segunda vez con un walk over.

El último cotejo que se llevó a cabo fue el que tuvo a Alianza y Sucre FBC jugando el 3 de noviembre. Fue el partido que se suspendió por la fecha 2 y que acabó en victoria blanquiazul de 4-0. El otro partido que también se reprogramó fue el de la fecha 3 entre Tarapacá Ferrocarril y el mismo Sucre, que debían jugar el 10 de noviembre pero en cuya fecha se terminó jugando un amistoso entre Sport Boys y el Alfonso Ugarte de Chiclín.

Los líos entre dirigentes continuaron por unas semanas más, aunque los ánimos y las acusaciones se calmaron. Los tres walk over no se convalidaron en la FPF y la tabla solo registró los resultados de lo que se jugó en el campo. Al final Boys fue campeón indiscutido esa temporada, que por lo enredada no tendría nada que envidiarle a alguna de las que ochenta años después aún se organizan en el fútbol peruano.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diarios La Crónica, La Prensa y El Callao


Comentarios (2)add
...
escrito por ORM , octubre 20, 2015
Interesante lo siguiente:
- "Otra nueva disposición que empezó a regir desde ese año fue que ya no se iban a sumar los puntajes de los primeros equipos con los del Torneo de Reserva".
- "Los tres walk over no se convalidaron en la FPF y la tabla solo registró los resultados de lo que se jugó en el campo".
...
escrito por Josue , octubre 24, 2015
Ese es mi boys q qiero ver
Ya llegaremos a reestructurarnos y ocupar el sitial q teniamos
Vamos Boys hasta muert
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy