Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com Pocas son en el mundo las jugadas recordadas con nombre propio. Semejante orgullo le cabe a un peruano que, en 1984 y jugando por el Deportivo Independiente de Medellín, inventó “su jugada”. Esta es la historia de Eduardo Malásquez y la ‘Malasqueña’.

Los acompañantes de la 'Malasqueña'

 

Corría el año 1984. Después de brillar en Deportivo Municipal, Eduardo Malásquez llegaba como flamante contratación al Deportivo Independiente de Medellín (DIM) junto a su entrañable amigo Franco Enrique Navarro. Ambos llegaban a Colombia para acompañar en el equipo a otro peruano, Jorge ‘Mango’ Olaechea, quien ya tenía una temporada en el club.

Con la jarana armada

Franco, 'Mango' y el 'Flaco': los tres peruanos del DIM en 1984 (Recorte: revista Ovación)Integrar un plantel al lado de algunos compatriotas le permitió a Eduardo Hugo Malásquez Maldonado (Lima, 13 de octubre de 1957) adaptarse con mayor rapidez al cuadro de Medellín, además de ganarse el cariño de la afición. Pese a que la campaña del 'Poderoso' no había sido brillante, la idolatría hacia Malásquez había escalado la cima más alta. El ‘Flaco”, con mucha dificultad, puso al equipo en el octogonal final por la definición del campeonato -que, a la postre, se adjudicaría el América de Cali de César Cueto y Guillermo La Rosa-.

Meses antes de su máxima inspiración, el volante peruano ya cautivado a la hinchada. Se habían jugado tan solo seis segundos del segundo tiempo del encuentro ante Bucaramanga, el 25 de julio de 1984, cuando, moviendo la pelota para iniciar las acciones, Navarro entregó el balón a Malásquez, quien no dudó en disparar directamente a la puerta del arquero Landaburu, colándola en las redes. Uno de los goles más rápidos conseguidos en la historia, qué duda cabe.

Genio y figura

Eduardo Malásquez no fue un goleador: más bien, fue un generador de goles por su ductilidad en la volante. Sin embargo, cuando los hacía, eran de ese calibre. Por ejemplo, el 14 de noviembre de 1984, DIM jugaba ante Unión Magdalena . Era un partido trascendental para intentar llegar a la Copa Libertadores. El partido para el cuadro antioqueño se había complicado. Estaba con el marcador a favor, pero con el rival encima. El ‘Flaco”, incluso, había desperdiciado una clara ocasión de alargar la ventaja al errar un penal que él mismo había generado.

La revancha, no obstante, llegaría para nuestro compatriota en el segundo tiempo. Olaechea inició una combinación con Ibarguren, que sirvió a Germán Fernández. Este, viendo a Malásquez entrar, se la dio en callejón. El ‘Flaco’, cual torero, hizo pasar de largo al portero Gasperoni y al defensor García para ponerla suavemente en las redes.

Con el ritmo del Perú

En acción en el Atanasio Girardot, cancha que aprendió a conocer (Foto: elcolombiano.com)¿Quién ha oído hablar alguna vez de ‘La Maradoneña’? Nadie. Eduardo Malásquez puso su nombre en el gol, como pocos (o, tal vez, como ninguno). Su escapada y naturalidad para driblear a quienes se le pusieran enfrente, eran espectaculares. Cuenta Malásquez que, de cara al gol, trató de buscar el ángulo adecuado, pero (des)afortunadamente alguien se le cruzaba cada vez que lo intentaba. Así, después de haberle roto la cintura a más de uno, aprendió a meterla al fondo.

Como la mayoría de genios al terminar una obra de arte, Malásquez no se dio cuenta de lo que había hecho. El ‘Flaco’ salió a celebrar, lo gritó su entrenador Julio Avelino Comesaña y todo el Atanasio Girardot. Pero el grito más importante lo dio, quizás, el conocido periodista deportivo colombiano Javier Hernández Bonnet para la cadena radial Caracol. Fue él quien bautizó la jugada y el gol con el nombre con el que se le conoce. Fue la cereza en el pastel para Malásquez en el DIM, cuadro en el que es considerado un ídolo histórico.

Como para confirmar que no fue una casualidad, al año siguiente Malásquez, con la divisa de la selección y con la misma tranquilidad con que se había deshecho de los rivales colombianos, le quebró la cintura y las caderas al uruguayo Bossio en el mismo Centenario, durante un amistoso ante los charrúas.

Malásquez y su 'Malasqueña' perduran en las retinas de los antioqueños del Independiente de Medellín, club en el cual permaneció hasta 1987, cuando  regresó al Perú para jugar por Universitario. Fueron breves segundos que dieron una perla para la historia.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Fotos: revista Ovación, elcolombiano.com

Video: You Tube / Usuario: robecha02

Leer más...

Los acompañantes de la 'Malasqueña'

comments powered by Disqus