En el centenario de FBC Aurora, DeChalaca comparte algunos detalles de la mítica gira atigrada a México en 1934: la primera de un club del interior del país fuera de Sudamérica y en la que el cuadro mistiano llegó a derrotar a domicilio a los clubes aztecas más renombrados de la actualidad.

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

Los cien años de FBC Aurora incluyen tres temporadas jugadas en Primera División y sendos intentos de volver a la categoría que se frustraron por muy poco. Pero antaño, en los albores de la historia atigrada, hay páginas rutilantes que encaraman a la divisa amarilla y negra como la primera que supo cobrar gran fama para el fútbol arequipeño fuera de las fronteras del país.

Así, Aurora, por ejemplo, fue pionero entre los clubes del interior del país en emprender durante la primera parte de los años treinta giras a países de la región como Uruguay o Paraguay. Pero ninguna de esas aventuras tuvo tanto renombre como la emprendida por el cuadro atigrado a inicios de 1934, cuando se consiguió financiar un largo viaje por barco hasta México. Allá donde la divisa auroriana supo disputar hasta siete partidos con resultados que hoy, con el club peleando por hacer valer el peso de su historia desde la Copa Perú, suenan a hazañas inalcanzables pero que la historia convierte en emulables.

El esfuerzo por una pasión

El ímpetu del empresario Pedro Pablo Díaz, nacido en Tingo y quien de joven había residido en Iquique, lo llevó en su condición de presidente del Aurora a contactarse con Rafael Belaunde, también arequipeño y embajador del Perú en México, para concretar -en principio- dos partidos amistosos contra un seleccionado local. Díaz, empresario de curtiembres y dueño de la fábrica América, costeó con su peculio el íntegro de los gastos del viaje.

En la foto, los volantes atigrados José Bedoya y Víctor Osorio. (Foto: diario La Crónica) 

Así, el 5 de enero de 1934 partió la delegación del club en el vapor Virgilio desde Mollendo hacia el Callao, con un plantel integrado inicialmente por catorce futbolistas: los arqueros Lucio Sotomayor y José Sardón; los defensas Luis Gómez, Juan Alcócer y Daniel Quiroz; los volantes Víctor Osorio, José ‘La Zorra’ Bedoya y Ramón Castelo; y los delanteros Luis Torres, Fernando Romero, Miguel Lozada, Julio Pérez, Alfredo Hidalgo y Juan Orihuela. Dos días después, en el Callao, se sumaron al grupo Alejandro Quiroz (Atlético Chalaco) y Marcial Albarracín (Frigorífico) como refuerzos, para sumar así dieciséis equipistas en total.

Para el cargo de director técnico, la directiva auroriana contrató los servicios de nadie menos que Julio Borrelli, estratego uruguayo que había dirigido a la selección peruana en el Sudamericano de 1929 disputado en Buenos Aires, además de haber sido el árbitro del primer clásico entre la Federación Universitaria y Alianza Lima, disputado en 1928. Con él al mando y tras ser homenajeado por los residentes arequipeños en Lima, el plantel atigrado siguió viaje martítimo -con escala en Panamá- rumbo hasta el puerto de Mazatlán, desde donde partió en tren hacia Ciudad de México.

Los magníficos resultados

Sobre el desempeño de Aurora en canchas mexicanas no se tenía registro detallado hasta que a inicios de este 2016, el investigador mexicano Erick Lugo rescató para la RSSSF el detalle de los siete cotejos jugados por el cuadro atigrado. Como se había establecido, el debut fue el 28 de enero ante un seleccionado de México, aunque estadísticamente no es considerable como la selección mexicana absoluta, al parecer por estar restringida a futbolistas del DF. En el Parque Necaxa, Aurora comenzó ganando, pero cayó 2-1. Una semana más tarde, el 4 de febrero, hubo revancha en otra cancha: la del Parque España, donde los locales volvieron a imponerse por un luchado 5-3.

El plantel de Aurora formado para enfrentar a Chivas en Guadalajara. (Foto: diario La Tercera) 

Sin embargo, la gira de Aurora prosiguió con enfrentamientos a clubes. El 11 de febrero, otra vez en el Parque España, Aurora cayó goleado 3-0 ante el América; pero una semana después, en el campo Asturias, habría revancha para los atigrados, que derrotaron al pintado cuadro americanista por 0-2. Y el 25 de febrero, en campo del Atlas, llegaría la hazaña mayor: Aurora se paseó con el equipo rojo y negro y le endilgó un contundente 1-5.

Luego de eso, Aurora jugó dos partidos más en territorio mexicano, ambos en Guadalajara y frente a Chivas. En el primero, el 4 de marzo, igualó 4-4; y en el segundo, el 11 de marzo, derrotó 2-4 al 'Rebaño Sagrado', en otro resultado para la historia.

En total, el balance de Aurora en canchas aztecas arroja tres partidos ganados, uno empatado y tres perdidos: excelentes cifras para el primer equipo del interior del Perú que se aventuró a salir de Sudamérica, en una campaña que también incluyó partidos en Guatemala, El Salvador y Nicaragua, y que extraoficialmente -según datos orales recibidos por el club y registrados en la época por el diario El Pueblo- habría llegado a sumar 27 partidos. Algún día, la tarea de seguir rescatando la rica historia del fútbol peruano, de la cual son parte ineludible los cien años del querido club de Antiquilla, arrojará luces más claras al respecto.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Fotos: diarios La Crónica y La Tercera


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy